CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

6 MIN

Qué es un VTC, qué licencias tienen y en qué se diferencian de un taxi

Juan Carlos Lezama Gonzalez | 19 May 2022

Los VTC llegaron a España y han sido protagonistas de múltiples polémicas respecto al sector del taxi cuya llama sigue muy viva todavía hoy. Aunque están sobre todo muy presentes en las grandes ciudades españolas, como Madrid y Barcelona, el concepto del VTC es internacional, y en otros países no solo son llevan más años funcionando que en España, sino que son el medio de transporte preferido.

Sin embargo, la legislación en España, cómo el VTC perjudica al sector del taxi, y la indeterminación que todavía existe sobre si los VTC han llegado o no para quedarse, han hecho que sean tema de debate constante.

Los VTC son vehículo con conductor cuyo servicio de transporte es similar al del taxi. Podemos contratarlos por medio de plataformas y aplicaciones, como Uber y Cabify
Pasajero baja del coche tras finalizar viaje en VTC.

¿Qué es un VTC?

Vehículo de Turismo con Conductor, por sus siglas. Los servicios VTC nos permiten contratar un traslado en coche con chófer desde el punto de recogida hasta el de destino. Pero, ¿eso no son los taxis? En la inmensa mayoría de los casos hoy en día tendremos un servicio muy similar si contratamos un taxi que si contratamos un VTC.

Eso sí, para contratar un VTC necesitamos utilizar sí o sí algún medio que nos permita realizar el pago antes de viajar. Por lo general, estos servicios cuentan con aplicaciones para este fin.

Algunas de las plataformas más populares de VTC en España son Uber y Cabify, aunque hay más y cada vez irán apareciendo nuevos actores en el mundo de los VTC.

¿Cómo son los VTC?

Un vehículo VTC es exactamente igual que un turismo cualquiera. Puede ser de cualquier color, y no tiene por qué llevar indicativos específicos de que es un VTC, con la excepción de que debe llevar la matrícula de color azul de los vehículos de transporte de personas que también llevan los taxis. De hecho, esta matrícula es el signo más evidente de que el coche es un VTC y no un turismo convencional. No obstante, no hay ninguna diferencia ni mecánica ni en aspecto. Si bien es cierto que hay muchos de color negro, un vehículo VTC no tiene por qué ser necesariamente de ningún color.

Usuario utiliza la aplicación de Cabify para pedir un VTC.

Diferencias entre VTC y un taxi

Como decíamos, a efectos prácticos, nosotros los usuarios no encontraremos mucha diferencia entre el taxi y el VTC. Visualmente uno lleva todas las indicaciones de taxi que exige la localidad, mientras que el otro por lo general es un vehículo que podría confundirse con un coche cualquiera.

Un taxi puede circular por la ciudad y detenerse en cualquier lugar cuando una persona solicita su servicio.

Por contra, si queremos utilizar un VTC tendremos que contratarlo utilizando alguna de las aplicaciones de las diferentes plataformas.

Las tarifas también son diferentes. Mientras que un taxi tiene una tarifa generalmente fija que pagaremos al finalizar el trayecto según la distancia y el tiempo del desplazamiento, los VTC tienen tarifas que dependen de la demanda, y por lo general ofrecen un coste fijo que pagamos antes de iniciar el viaje, pudiendo prever cuánto nos costará. En situaciones normales un VTC tendrá un precio similar a un taxi o incluso más barato. No obstante, en momentos de mucha demanda con una gran concentración de personas que quieren tomar un VTC en la zona, el coste del trayecto se podría disparar complicándonos el conseguir un vehículo que nos lleve a nuestro destino.

Adicionalmente algunas plataformas de VTC presumen de contar con vehículos especiales para servicios especiales: como contrataciones grupales de vehículos con muchas plazas, o contrataciones de un vehículo de gama alta con conductor vestido de traje.

¿Tienen licencia los VTC?

Sí. Al contrario de lo que ocurre en algunos países, en España los conductores de VTC tienen que tener una licencia para actuar como tal. Estas licencias dependen de las Comunidades Autónomas y de algunos Ayuntamientos y son ellos los que determinan las cantidades y los requisitos.

En estas licencias también radica una gran diferencia con respecto a los taxis. Mientras que un taxista puede tener únicamente dos licencias de taxi, de forma general no hay límite de licencias VTC por persona.

Y la diferencia de precio fue algo que estableció una diferencia abismal entre un VTC y un taxi. Mientras que las licencias de taxi llegaron a precios similares a los de una vivienda y suponían una inversión a muy largo plazo, las licencias de VTC inicialmente eran más asequibles. Eso sí, con el paso del tiempo se han ido equiparando precios, y ahora ya existe un mercado de especulación también en el mundo de los VTC.

Chófer de VTC gestiona desde la pantalla de a bordo el servicio contratado por el usuario.

¿Dónde comprar una licencia VTC?

En cada Comunidad Autónoma o Ayuntamiento puede haber una normativa diferente con respecto a los VTC y la asignación de licencias. No es raro encontrarse con que de momento no se conceden más licencias porque ya se han entregado todas las consideradas como necesarias por el organismo correspondiente.

Esto nos lleva al mercado de segunda mano, y aquí no resulta difícil encontrarlas en plataformas de compraventa como Wallapop o Segunda Mano.

¿A qué se debe la polémica de los VTC en Madrid, Barcelona y compañía?

Mientras que las licencias de taxi estaban muy limitadas y llegaron a tener precios realmente altos, llevando a un mercado de especulación, la aparición de los VTC en España permitió que entraran conductores a hacer un servicio muy similar al del taxi sin la necesidad de esa gran inversión.

De ahí que se formara una rivalidad tan grande entre taxistas, que han invertido una buena cantidad de dinero en su licencia, y conductores VTC, que vieron una oportunidad de negocio y decidieron aprovecharla.

De momento, veremos convivir a los taxis con los VTC

Es por este motivo por el que se considera responsable a la legislación. Y a lo largo de los años hemos visto de todo. Hemos visto a plataformas que han cerrado y renunciado a dar servicio en nuestro país. Hemos visto propuestas de ley que trataban de complicar la vida a los VTC o incluso pretendían acabar con su servicio. Y hemos visto cómo cada Comunidad Autónoma ha tomado un camino diferente (y dicho camino podría cambiar en el futuro).

En Madrid parece que los VTC podrán seguir operando sin problemas y que no habrá límites especiales de licencias. La intención es que el sector del taxi y de los VTC queden condenados a entenderse.

Mientras tanto, en Barcelona, el segundo gran núcleo de los VTC en nuestro país, podría optarse por un modelo en el que haya una cantidad proporcionada de taxis por cada VTC, en una proporción de 30:1, lo que limitaría mucho el crecimiento de los VTC, y daría algo de oxígeno a los taxistas.

En cualquier caso, lo que parece claro es que los VTC aterrizaron en España para quedarse, y que los veremos junto a los taxis durante mucho tiempo por las calles.