El Nissan GT-R pasará a la historia como uno de los superdeportivos más “explotados” si las firmas de tuning siguen peleándose de esa manera por ver quién es capaz de sacarle más punta al lápiz de potencia y por ver quién es el que gasta menos décimas en volar en el cuarto de milla. ¿Os acordáis del GT-R P800 con 800 “burras” bajo el capó? Pecata minuta con lo nuevo de Switzer Performance.

Continuar leyendo »

Hay preparaciones de motor racionales y hay preparaciones de motor menos racionales. Sin embargo, lo que Switzer ha hecho con el Nissan GT-R podría calificarse como peligroso. Si los 480 CV del superdeportivo oriental ya están más que bien aprovechados, imaginad casi duplicar la salida de su 3.8 V6 biturbo. Como quien no quiere la cosa, le han sacado nada menos que 800 CV de potencia y 815 Nm de par máximo. Así nace el Switzer GT-R P800, la preparación más bruta sobre un GT-R hasta la fecha.

Continuar leyendo »

Switzer Performance Innovation (o SPI) ha preparado un programa de potenciación bastante suculento para el Porsche 911 GT2 y por otra parte algo soso en cuanto a estética. Para hacer un resumen rápido antes de entrar en acción, son 800 CV los máximos que puede desprender el bóxer y son unos 39.000 dólares lo que cuesta.

Continuar leyendo »

SPI, la compañía de Tym Switzer, gusta de los Porsche desde hace muchos años aunque no los tratan como si fueran vehículos de paseo precisamente. De hecho uno de sus proyectos es la preparación de un Porsche 997 en el que se intenta llevar al límite la resistencia de su motor flat-six, y parece que lo han hecho bastante bien porque han alcanzado nada menos que 1.000 CV.

Continuar leyendo »