CERRAR
MENÚ
Diariomotor Tecmovia
Renault

4 MIN

Renault Frendzy, un eléctrico bivalente

Renault está ya preparada para el próximo *Salón de Frankfurt*, en septiembre de este año, y ya ha presentado la apuesta en la movilidad eléctrica que llevará al salón germano, el *Renault Frendzy*. Un prototipo eléctrico que está concebido como un coche para el trabajo _(por sus formas de furgoneta)_ pero que también serviría para llevar a la familia al completo con la fila de asientos oculta en el espacio de carga, como si fuese un turismo. O como una furgoneta actual, pero eléctrica.

El *Renault Frendzy* se trata de un ejecicio de diseño y como una muestra de las aplicaciones de las tecnologías en baterías de ión-litio y motores eléctricos con las que cuenta Renault. Por tamaño se podría situar en la gama de la Renault Kangoo entre la carrocería Combi y la carrocería normal, ya que tiene unas medidas de *4.091 mm* de largo, *1.872 mm* de ancho y *1.743 mm* de alto.

Diseño asimétrico en el Renault Frendzy

Adoptando el estilo de diseño de coches actuales como el Nissan Cube o el MINI Clubman, el *Renault Frendzy* nos presenta un diseño completamente asimétrico en la parte trasera, lo que vendría a ser la zona de carga cuando se utiliza como furgoneta. Por el lado de conductor, la puerta trasera es abatible en sentido inverso a la marca _(o puerta suicida)_, mientras que en el lado derecho la puerta trasera es corredera/abatible.

Quien firma su diseño es *Laurens van den Acker* y se presentará como un avance tecnológico en el area de los vehículos de trabajo. Por ejemplo, la puerta corredera del lateral derecho en lugar de cristal monta *una pantalla LED de 37 pulgadas*, ideal para anunciar diferentes ofertas en nuestro trabajo o mensaje de utilidad para cuando las dejas en doble fila. «Vuelvo en cinco minutos». Otra cosa es que el que esté aparcado esperándote no la tome con la pantallita.

En «Modo Trabajo», el *Renault Frendzy* se convierte en una oficina con ruedas _(o al menos eso es lo que quiere vender Renault)_ y añade para el uso del conductor y facilitar las tareas del día el table *Playbook de RIM*. Además, en este _modo_, se puede dejar funcional el asiento del conductor y ocultar los demás, para alcanzar una capacidad de carga de hasta *2.250 litros*. Útil pero el conductor va vendido si se llena de bultos.

En «Modo Familia», el *Renault Frendzy* se convierte en una especie de monovolumen ultratecnológico. Los dos asientos traseros se despliegan del suelo y gracias a su posición más elevada sobre la fila delantera, ayuda a ver mejor lo que llevamos por delante. Pero además la pantalla de la puerta lateral cuenta con una reverso táctil _(o eso parece en las imágenes)_ para entretener a los críos en el viaje.

El ambiente también cambia en este modo y la iluminación del interior del *Renault Frendzy* pasa a ser de color naranja, más agradable y en cierto modo más divertida. Salvo las lógicas distancias frente a las actuales furgonetas en cuanto a tecnología _(pantallas táctiles, materiales, etc)_, el *Renault Frendzy* tampoco aporta nada nuevo respecto a los vehículos de recreo/trabajo.

Cero emisiones gracias al motor eléctrico

El sistema propulsor del *Renault Frendzy* se compone de un motor eléctrico de *60 CV* _(44 kW)_ con cero emisiones de CO₂ _(como todos los eléctricos puros)_. Su par máximo es de *226 Nm* y con él, el *Renault Frendzy* alcanza una velocidad máxima de *130 km/h*, más que suficiente para cualquier reparto. No hace falta conducir un bólido para el reparto semanal, pese a lo que piensen muchos…

El conjunto de baterías es de ión-litio, pero no nos dicen ni su capacidad ni su autonomía. Al ser un prototipo y faltar tanto para su presentación _(un par de meses todavía)_, supongo que se guardarán ese dato para anunciarlo más adelante. Por el diseño que se aprecia en el interior de la parte trasera, se podría pensar que las baterías están colocadas bajo la zona de carga, aunque tampoco lo especifican.

6
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: Renault En Tecmovia: Me compro un eléctrico, y… ¿dónde lo reparo? | Th!nk City, a prueba: eléctrico, pequeño y demasiado sencillo