Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor TecmoviaSearch Icon
Energías alternativas
Logo Icon

3 MIN

El motor V12 más pequeño y artesano del mundo funciona con aire comprimido

Se trata de una de esas curiosidades que dejan a uno con la boca abierta, si ya de por si, el ensamblaje de un motor normal y corriente requiere de unos conocimientos y destreza al alcance de unos pocos, el saber hacer demostrado con este pequeño V12 es asombroso. José Manuel Hermo, comunmente conocido como «Patelo», ha diseñado, fabricado y ensamblado cada una de las partes de este motor empleando un total de 1220 horas, todo un ejemplo de tesón y buen hacer.

El motor posee una cilindrada de 12 cm3 y su funcionamiento se basa en la inyección de aire comprimido. Emplea materiales como son: Acero, Aluminio y Bronce, tallados de manera artesanal con la única ayuda de un torno y diversas limas. El hecho de emplear el sistema de admisión de aire está basado en el deseo del autor de que el motor no contamine de ninguna manera, sin duda todo un ejemplo de que no todo en esta vida son combustibles fósiles.

Lo espectacular del vídeo reside en el funcionamiento de las 221 piezas en total armonía. No hay mayor ejemplo sobre suavidad en automoción, que el de las mecánicas V12, y parece ser que esta obra de relojero es un ejemplo más. Desde el más pequeño de los tornillos, hasta cada uno de los muelles de las válvulas están fabricados a mano y diseñados por él mismo.

El motor de aire comprimido: un prodigio en pañales

Puede que a muchos les suene como algo imposible, pero nada más lejos de la realidad. Un motor capaz de funcionar con aire como único elemento para transformarlo en energía es posible. Además, el aire que expulsa por el escape, ofrecería las ventajas de haber sido filtrado y reducido su temperatura en comparación con la admisión

Tan solo necesita de dos magnitudes para que el motor sea capaz de girar: presión y volumen, las mismas magnitudes que en un motor de combustión, fíjate por donde. Su ciclo de funcionamiento es muy sencillo, y se basa en cuatro tiempos: admisión de aire a baja presión, compresión del aire (reducción del volumen, aumento de la presión), inyección de aire comprimido a 300 bares (que por exceso de presión impulsa al pistón hacia el PMI) y por último, el escape del aire a baja presión.

El único gran problema de este tipo de motor, es el hecho de necesitar un gran tanque capaz de soportar una presión elevada, en torno a los 300 bares, y la autonomía capaz de ofrecer un depósito de este tipo. El consumo de aire comprimido es bastante alto, y el descenso de la presión a medida que consumimos el aire, reduce drásticamente las prestaciones de este tipo de propulsor.

El funcionamiento ideal del motor de aire comprimido, es mediante un sistema capaz de surtir al motor de un flujo permanente a presión constante. Lo cual, en el transporte, se plantea como una utilización bastante limitada y compleja. Aunque si que podrían tener cierta cabida en grupos electrógenos o derivados de este tipo de utilizaciones.

En Tecmovia: El Toyota Ku:Rin bate el récord de velocidad para vehículos propulsados con aire comprimido al alcanzar los 160 km/h | Ventile, un concepto amigo del viento