CERRAR
MENÚ
Diariomotor Tecmovia
Coches híbridos

3 MIN

Williams instalará su diseño de propulsión híbrida en autobuses urbanos

David Clavero | 19 Mar 2012

Al nombrar el apellido Williams en automoción es irremediable pensar en la persona que ha hecho de este apellido un símbolo de éxito, Sir Frank Williams. Poseedor de la escuderia Williams en Formula 1 como escaparate más conocido por todos, pero propietario además de un conjunto de empresas dedicadas al diseño, ingeniera y fabricación de todo tipo de piezas que puedan ser instaladas en un vehículo, eso sí, siempre haciendo gala, en cada elemento salido de su fábrica, de una superioridad tecnológica difícil de encontrar en otros lugares.

En concreto, fuera de la Formula 1, Williams está siendo nombrada con bastante asiduidad por su revolucionario concepto de propulsión híbrida que nada tiene que ver con lo que conocemos hasta la fecha. En la actualidad son dos marcas las que han confiado en este avanzado diseño de propulsión híbrida: Audi y Porsche, y pretenden conquistar los campeonatos de resistencia con su innovador sistema de propulsión. Los modelos donde podemos ver funcionando el sistema creado por Williams son: Audi R18 e-tron quattro y Porsche 911 GT3 R Hybrid.

El diseño de Williams se fundamenta en un acumulador de energía que en nada se parece a unas baterías tal y como estamos acostumbrados a ver. La principal característica de este sistema de acumulación es que dicha energía acumulada proviene de un volante de inercia capaz de girar hasta las 60.000 rpm. Cuando el vehículo necesita ese extra de potencia, el sistema descarga dicha energía en el eje conectado durante un corto periodo de tiempo aportando esa ventaja frente a un sistema de propulsión convencional.

Tanto en Audi como en Porsche, el diseño implementado unicamente actúa en el eje delantero. La recuperación de la energía y la entrega de esta se realizan en el tren anterior, ofreciendo breves periodos de tiempo donde el vehículo cuenta con cuatro ruedas motrices. La recuperación de la energía se lleva a cabo en las fases de frenada, mientras que la entrega de potencia se realiza principalmente en la trazada de curvas.

Las ventajas del sistema son claras frente a otros sistemas híbridos: reducido peso, reducido tamaño, alta velocidad de carga y descarga, mayor tolerancia de ciclos… pero su gran desventaja son unos costes bastante más altos que los de un sistema híbrido basado en baterías, o los más recientes sistemas que emplean baterías y condensadores según las necesidades del vehículo.

Sin embargo, el grupo británico Go-Ahead, consorcio empresarial dedicado al transporte, ha confiado en el sistema de Williams para instalarlo en su próxima generación de autobuses. Gracias a la alta capacidad de carga y descarga y a la alta tolerancia a la consecución de los ciclos, el ámbito del transporte urbano en autobús representa un claro candidato. El arranque de los autobuses en cada estación donde se haya detenido pasará a ser una impulsión eléctrica, evitando el excesivo gasto de combustible que se asocia con cada una de estas maniobras.

Fuente: GreenCarCongress En Tecmovia: Nueva e interesante tecnología K.E.R.S. de la mano de Ricardo | El Porsche 911 GT3 R Hybrid conquista su primera carrera de resistencia | Audi R18 e-tron quattro: primeras imágenes del favorito para conquistar Le Mans