27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

El punto de vista de Bosh, BMW y Daimler sobre la conducción autónoma

( @ClaveroD ) el

La conducción plenamente autónoma está cerca, más de lo que creemos si nos ceñimos a las capacidades puesta de manifiesto por la tecnología. Aún así, una vez más, firmas como Bosch, BMW o Daimler vuelven a subrayar que pese a que la escalada tecnológico ha brindado un salto sin precedentes en la capacidad de la tecnología, todavía existen muchos interrogantes faltos de respuesta para evitar dejar cabos sueltos.

Capacidad plena de actuación ante cualquier circunstancia y completa fiabilidad son aún los inconvenientes que muestra la tecnología para encontrar un respaldo masivo en su aplicación a gran escala. Pese a que la presentación del nuevo Mercedes Clase S ha servido para dar un toque de atención a las autoridades encargadas de regular las normas de circulación, las firmas todavía admiten que la funcionalidad plena de la conducción autónoma no es todavía posible.

La tecnología ha avanzado muy por delante de la legislación

Nuevo Mercedes Clase S: la tecnología se convierte en principal argumento de ventas

La posibilidad de que factores externos como falta de iluminación o condiciones meteorológicas adversas sean capaces de reducir las posibilidades de la conducción autónoma, es un argumento de peso para obligar a que los fabricantes sigan evolucionando la tecnología. Sin embargo, firmas como Bosch, BMW y Daimler no dudan en señalar que la evolución del reglamento debe ser pareja al avance tecnológico para no lastrar la incorporación de las mejoras.

Un aspecto primordial que sigue sin respuesta es la repercusión del vehículo autónomo sobre el conductor y el resto de usuarios con los que compartirá vía. La convivencia entre vehículos con diferentes grados de automatización supone un marco que debe ser analizado con detenimiento para conseguir definir las reglas de actuación.

¿Qué cambios plantea la conducción autónoma?

El punto de vista de Bosh, BMW y Daimler sobre la conducción autónoma

Por otro lado, la formación de conductores y usuarios también juega un papel fundamental para conseguir hablar de un vehículo autónomo seguro en cualquier circunstancia. En cierto modo se pretende eliminar el miedo al desaprendizaje, pero inevitablemente es un factor que podría llegar a revelarse como problemático ante el uso y abuso del vehículo en modo «piloto automático».

Es todavía largo el camino que queda por recorrer, pero no cabe la menor duda de que la legislación se está quedando muy retrasada frente al desarrollo de la tecnología. Algo habrá que hacer al respecto.

Fuente: AutomotiveNews
En Tecmovia: El vehículo autónomo de Mercedes-Benz podría ser ya una realidad, si las leyes lo permitiesen | NHTSA crea el primer marco regulador para la conducción autónoma | Bosch comenzará a probar la conducción autónoma en las carreteras de Alemania