Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Legislación
Logo Icon

3 MIN

Hamburgo: ciudad sin coches para 2034

La Hamburgo de 2034 no tendrá coches circulando por el 40% de su territorio. Esta es la propuesta que pretende llevar a cabo la ciudad para eliminar de raíz el problema de las emisiones que en estos momentos supone un serio tema de discusión para la segunda ciudad más poblada de Alemania.

La ejecutiva de la ciudad ha dibujado un plan de erradicación del automóvil en un plazo de 20 años que afectará al 40% de la ciudad. Dicho plan pretende impulsar un proyecto de regeneración del centro de la ciudad a través de zonas verdes donde el transporte público y la bicicleta será los únicos sistemas de transporte permitidos. La medida tiene un plazo de hasta 20 años para convertirse en realidad, haciendo de 2034 la fecha final para eliminar hasta el último coche.

El transporte público y la bicicleta tomarán Hamburgo

La medida se puede interpretar como una acción drástica para una ciudad de la importancia de Hamburgo en Alemania y, sobre todo, para su planteamiento hasta la fecha que ha convertido a Hamburgo en una de las ciudades europeas más preocupadas por la creación y preservación de las zonas verdes.

Cierto es que el proyecto todavía está abierto a modificaciones, pero la tendencia que esconde de fondo es la que cada vez cobra más sentido en las ciudades europeas asfixiadas por el tráfico rodado. Recientemente Londres nos mostraba como a su cada vez más restrictivo plan de zonas de bajas emisiones, sumará un proyecto de sustitución de la actual flota de taxis por una nuevo parque de taxis eléctricos.

Un modelo de ciudad cada vez más defendido en Europa

El camino a seguir no es otro que el abandono del vehículo en propiedad para los entornos urbanos, más aún en capitales donde su población ha crecido a ritmos vertiginosos. La contaminación y la falta real de espacio para el tránsito y estacionamiento de vehículos es un problema cada vez más difícil de paliar, por lo que su expulsión directa se antoja como la solución más correcta.

Aún así, no hay que olvidar que el sentido de la expulsión está defendido con el correcto funcionamiento y dimensionamiento del transporte público y servicios adheridos como bicicletas y car-sharing. La fórmula que aplicará Hamburgo defiende el transporte público y el protagonismo de los carriles bici como pilar estructural de la idea, mostrando así como eliminar coches necesita de una profunda reestructación de los servicios públicos para cubrir nuestras necesidades.

Fuente: Eleconomista En Tecmovia: Peak car: ¿El principio del fin de la era del automóvil? | La rentabilidad del transporte público: una nueva perspectiva | Pero ¿habrá coches en el futuro? Los fabricantes de automóviles y sus estrategias para el mañana