27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

Probamos BePark, la nueva app para buscar y pagar el parking

( @davidvillarreal ) el

Ya ha pasado un año desde que dejé de preocuparme de llevar dinero en el bolsillo para coger un taxi. Desde entonces, las diferentes aplicaciones de móvil creadas a tal efecto me solucionaron muchos problemas. Por esa misma razón aguardaba con tanto entusiasmo la prueba de un sistema similar que promete ayudarnos a la hora de dejar el coche en un parking público. Decidí pasarme por The App Date, un evento de desarrolladores de aplicaciones, y de paso aprovechar para probar una de las apps que se presentarían ese día, BePark.

Me preguntaba si por fin tendría que olvidarme de pasar por el cajero, buscar monedas sueltas o pelearme con los lectores de tarjetas de estos, si me despreocuparía de perder el ticket de cartón o de tener que bajar del coche para recogerlo antes de pasar la barrera del parking. Y es que, reconozco que soy de brazos cortos y por si no fuera poco estas barreras parece que en muchos casos no fueron pensadas para tipos bajitos conduciendo coches muy altos o muy bajos. Ya os adelanto que aunque la aplicación me parece muy interesante, de momento no resolverá todos mis problemas.

BePark

Aunque hay que darle tiempo a los desarrolladores para que mejoren la app, de momento no permite reservas ni conocer en tiempo real las plazas disponibles en cada parking.

Para este primer contacto con BePark me encuentro con la situación ideal en la que utilizaría esta app. Tengo que ir en coche al centro, a un Área de Prioridad Residencial, en el que salvo residentes y autorizados está prohibida la entrada de coches y los pocos aparcamientos públicos que hay cerca – por cierto, regulados por O.R.A. – suelen estar colapsados.

Cargo la aplicación y me encuentro con once aparcamientos públicos concertados en Madrid. Primer problema, de momento la aplicación para España solo está disponible en Madrid, aunque indudablemente escalará a otras grandes ciudades en los próximos meses. Segundo problema, el número de parkings es muy limitado, solo hay concertados en el centro de la ciudad y ninguno cercano a lugares tan importantes para mí como el aeropuerto. Por suerte, encuentro uno cercano a mi destino y también a un punto estratégico de la ciudad, la estación de tren de Atocha.

Quiero reservar una plaza, saber si el parking está lleno. Me parece imprescindible a la hora de buscar un parking público y más temiéndome que no sea el único que acuda a este evento y decida probar la aplicación en el estacionamiento más cercano. De momento BePark no permite reservas ni proporciona dicha información. Nos consta que en otros países si se facilita el número de plazas disponibles, pero en su lanzamiento en España era prioritario simplificar los sistemas que se integran en el parking para facilitar su escalabilidad y extenderlo a diferentes ciudades con el menor coste.

BePark

Evita sorpresas al recoger el coche. Con la app de BePark podemos conocer en todo momento el coste acumulado de la estancia de nuestro coche en el parking.

Hablando de reservas, BePark no pretende ser una aplicación efectiva para este fin, sino para la búsqueda improvisada de un parking cercano en el que dejar el coche. El parking utilizado nos presenta su tarifa mensual y la cuota por minuto y por hora, que es aproximadamente diez céntimos más económica a la hora que si prescindimos de la aplicación. Al seleccionar el parking directamente podemos trazar la ruta hasta este utilizando la navegación del propio móvil. BePark está disponible para iOs y Android.

Una de las funciones más interesantes de esta aplicación es la de apertura automatizada de la barrera. Se acabó coger el ticket y temer perderlo. Basta con que nos acerquemos a la barrera, seleccionemos el parking en la aplicación y pulsemos en nuestro móvil para que la barrera suba en unos segundos y podamos buscar sitio en el que aparcar.

Durante el tiempo que el coche permanezca aparcado podremos consultar la aplicación para saber en todo momento el coste que llevamos acumulado. No habrá sorpresas cuando regresemos a por el coche.

BePark

No hay que pasar por el cajero. Podemos pagar directamente desde el móvil en el momento en que solicitemos la apertura de la barrera.

También es muy interesante que podamos realizar el pago directamente desde la app de BePark, asociando un número de tarjeta de débito o crédito a nuestra cuenta. No tendremos que pasar de nuevo por el cajero, basta con que nos acerquemos a la barrera para abrirla de nuevo y salir del parking y automáticamente se realizará el pago. A posteriori, podremos ver el historial de servicios desde el móvil o desde el portal web de BePark, así como solicitar extractos y facturas, muy importante para gestionar el gasto y para profesionales.

Aunque el ahorro, generalmente, sea de unos céntimos a la hora en los aparcamientos que de momento prestan servicio con BePark, también existen diferentes ofertas promocionales de registro con saldo gratis y otras promociones temporales que pueden hacer incluso más atractivo su uso.

De momento, soy consciente de que BePark no ha resuelto todos mis problemas. Pero estoy convencido de que utilizaré esta aplicación a menudo, al menos para aquellas ocasiones en las que tenga que aparcar por el centro, cerca de alguno de los aparcamientos concertados.

Más información: BePark
Descarga de la aplicación: App Store | Google Play
En Tecmovia: BePark: gestión, reserva y pago de aparcamiento en una sola App

Comentarios...

No está permitido comentar.