CERRAR
MENÚ
Diariomotor Tecmovia
Servicios de movilidad

3 MIN

Movilidad inteligente, social y colaborativa en el Salón de Barcelona

David Clavero | 7 May 2015

A la hora de hablar de movilidad está claro que algo está cambiando. Los conceptos que teníamos sobre el transporte ya no valen, y por ello cada vez es más habitual descubrir soluciones que persiguen una nueva reinterpretación del transporte. Entre las grandes revoluciones encontramos como la tendencia en las grandes ciudades pasa por dejar a un lado al vehículo privado, buscando refugio en los nuevos servicios «colaborativos» que han nacido al cobijo de internet. Ir del punto A al punto B nunca fue tan sencillo como lo es hoy, descubriendo como en un futuro próximo el transporte podría ser una prolongación de nuestra oficina o nuestro ocio.

El vehículo privado está condenado en las grandes ciudades. El transporte inteligente pasa por alternar diferentes soluciones para realizar nuestros trayactos

El imparable crecimiento de las ciudades está obligando a rediseñar cómo nos movemos. La concentración de población en núcleos urbano ha vuelo insostenible la posesión de vehículos privados, una realidad que ha forzado al transporte público a evolucionar y, sobre todo, a adaptarse a las nuevas posibilidades que brindan los servicios basados en el intercambio de información en tiempo real. Como si fuese una red social, el transporte del futuro se dibuja como una red plagada de posibilidades donde el usuario podrá seleccionar qué fórmulas de movilidad se adaptan mejor a sus necesidades.

Proyectos como el propuesto por Toyota en Japón o Francia, HA:MO, nos han descubierto cómo el transporte público cobra especial interés en el futuro próximo. Partiendo de líneas de metro o autobús establecidas con paradas fijas, HA:MO ha dispuesto una serie de estaciones con coches y bicicletas eléctricas que sirven para complementar las líneas principales de transporte público.

Para un trayecto dado, el transporte público es capaz de satisfacer entre el 60% o 70% del total de la distancia, dejando el porcentaje restante a los servicios de car-sharing o bike-sharing con los que poder llegar a destino sin necesidad de contar con un vehículo propio.

Microcoches, motos y bicicletas eléctricas pasan a ser protagonistas en nuestros trayectos habituales

Esta visión de futuro del transporte se basa en una gestión de todos los medios de transporte vía internet. Gracias a un dispositivo conectado a internet, el usuario será capaz de planificar sus rutas enlazando diferentes sistemas de transporte, pero planificando una ruta de forma completa de origen a destino.

Pero esto es sólo el principio, y es que gracias al rápido crecimiento de soluciones como el car-sharing o el car-pooling, las opciones en tanto a transporte no hacen más que multiplicarse. El futuro a corto plazo nos adelanta una red que permita introducir nuestro trayecto para a continuación devolvernos una respuesta en forma de múltiples combinaciones. ¿Ha muerto el vehículo privado? Lamentablemente, y especialmente en las grandes ciudades, hacer sostenible la concentración de población en núcleos urbanos pasa por encontrar una fórmula más eficiente de transporte; creando soluciones adecuadas al uso y no viceversa.

En Tecmovia: Grenoble nos enseña cómo será el transporte en un futuro no muy lejano | En Finlandia, una app para smartphones pretende borrar al coche privado de las calles

imp?type(inv)g(22600202)a(2503349)

imp?type(inv)g(22600202)a(2503349)