Actualizado 17:33

La DGT endurece el examen teórico para obtener el permiso de conducir, con más posibles preguntas

el

Seguro que muchos recordáis aquellos momentos de preparar el examen teórico para el permiso de conducir, haciendo un buen número de tests en la autoescuela e intentando memorizar las preguntas, puesto que muchas de ellas se repetían en los exámenes oficiales. Pues bien, esta costumbre podría tener los días contados, ya que la DGT tiene previsto endurecer los exámenes teórico y práctico del carnet de conducir, buscando que los conductores noveles salgan con una mejor formación.

Con la intención de evitar que la gente memorice las respuestas de otros tests y exámenes, sin mayor razonamiento por su parte, y que así los aspirantes a conductores puedan aprender de verdad el Código de Circulación, la DGT ha previsto que a lo largo de este mismo mes de Noviembre entre en vigor el nuevo examen teórico de conducir. La mayor novedad es que la variedad de preguntas en los exámenes será mucho mayor, pasando de las 800 preguntas actuales a más de 15.000 posibles preguntas.

Con esta generosa ampliación en el número de preguntas del test teórico, que ascenderán a 15.500 y se seguirán realizando de forma completamente aleatoria, aquellos que se examinen se verán obligados a interiorizar más los conocimientos y no sólo a saber responder cuál pregunta debe tacharse como verdadera y cuál como falsa, según la DGT. A finales de este mismo mes debería estar plenamente operativo este cambio en el teórico. Además, también se espera que de los 60 puntos oficiales de examen distribuidos por España, 27 de ellos cuenten con un nuevo sistema, antes de finales de año, totalmente informatizado, examinándose con ordenadores.

Pero no serán estos los únicos cambios que están por llegar a la hora de obtener el permiso de conducción. El examen práctico también se modificará en los próximos meses, implantando lo que denominan “Examen Práctico de Calidad”, y que consistirá en una prueba práctica formada por tres partes: la primera, de diez minutos de duración, consistirá en conducción autónoma, donde el examinado deberá dirigirse a un lugar sin más instrucciones por parte del examinador. La segunda parte, con otros quince minutos, consistirá en la tradicional conducción guiada, mientras que en la última parte el examinador explicará al alumno por qué ha suspendido, si es el caso.

Se espera que este nuevo sistema contribuya a mejorar un poco más la formación de los nuevos conductores, pero probablemente este endurecimiento de las condiciones para obtener el permiso de conducir también haga que los alumnos gasten con mayor facilidad sus convocatorias, teniendo que pagar por más formación en las autoescuelas y de nuevo por las tasas de examen, con lo que la DGT podría recaudar más. ¿Os parece que es una buena idea para mejorar la formación de los futuros conductores?

Fuente: El Economista
Imágenes: Autoescuela Miguel – Valladolid | Circula SeguroCreative Commons 2.0
En Diariomotor: Los 130 km/h de velocidad máxima en autopistas, prácticamente confirmados a medio plazo