Audi A3 1.8 TFSI 180 CV S Tronic, probamos un compacto picante e interesante

    ( @davidvillarreal ) el

    Reconozco que me gusta reivindicar el interés de los compactos potentes, pero contenidos, el verdadero espíritu del GTI de toda la vida: potencia, prestaciones, diseño y un precio nada desorbitado. Por esa razón me pongo de nuevo al volante de un Audi A3 1.8 TFSI S tronic y tracción delantera, con 180 CV de potencia, el más potente y rápido de la gama Audi A3 hasta que a lo largo de este año se ponga a la venta el nuevo Audi S3 2013, que con 300 CV pasará de ser un compacto interesante a un deportivo en toda regla. No entraré a debatir la necesidad o no de 300 CV en un compacto, pero sí diré que para la mayoría de clientes que busquen prestaciones y un producto equilibrado para el día a día, el Audi A3 1.8 TFSI de 180 CV será la mejor opción.

    La segunda razón por la cual me pongo al volante de este Audi A3 es preparar una comparativa con los que a día de hoy son sus máximos rivales, el BMW Serie 1 y el nuevo Mercedes Clase A. Mi primer contacto con el Audi A3, con motores 1.4 TFSI de 140 CV y 1.6 TDI de 105 CV, me dejó muy buen sabor de boca, por lo que tenía mucho interés en probar más en profundidad este compacto con un motor más potente y de paso descubrir si de verdad será mejor que sus competidores.

    Tuve un par de días de pruebas y unos cientos de kilómetros para analizar con detenimiento este compacto, con tres puertas (el Sportback inicia su comercialización este año) y un motor picantillo, sin más, con tracción delantera y cambio automático.

    Sin ser imprescindible, su potencia pide a gritos tracción quattro

    Prueba del Audi A3 1.8 TFSI 180 CV

    Con 180 CV, si no imprescindible, la tracción quattro si que es interesante para corregir los problemas de transferencia de fuerzas y masas, e incomodidades varias, de un tracción delantera potente.

    La unidad que probamos contaba con tracción delantera, una suerte para no gozar de una ventaja estratégica respecto a los rivales escogidos para nuestra comparativa, pero sinceramente en un motor de una potencia cuanto menos interesante, es una verdadera pena no contar con uno de los valores más poderosos de Audi, la tracción Quattro.

    En el sprint este Audi A3 1.8 TFSI es algo perezoso, tarda 7,2 segundos en hacer el 0 a 100 km/h, medio segundo más lento que con tracción Quattro, gracias a que en ese caso al salir a fondo desde parado apenas existirá pérdida alguna de tracción. Reafirmo lo dicho anteriormente al referirme a este compacto como un GTI al uso de los de antaño, pues hablamos de cifras propias del primer Audi S3 de los años 90, aunque por razones obvias y la escalada de potencia de los últimos años, el nuevo S3 con 300 CV es imprescindible en la gama Audi.

    A partir de 180 CV se podría decir que la decisión de incorporar tracción Quattro, con un coste añadido superior a los 2.000 euros, toma sentido por algo más importante que la aceleración, la seguridad o su agarre en firmes deslizantes. Las inercias y la transmisión de fuerzas van haciendo que tanto par sobre el eje delantero provoque una mayor sensación de cabeceo y las vibraciones indeseables características de un tracción delantera que llegan a ser especialmente incómodas cuando aceleramos con el volante ligeramente girado, por ejemplo a la salida de una curva. Esta sensación no la tendríamos, por ejemplo, en un BMW Serie 1 de tracción trasera.

    No es el chasis más dinámico que hemos probado, pero sí muy confortable

    Prueba del Audi A3 1.8 TFSI 180 CV

    Con especificación deportiva S Line y llanta 18” es el más confortable de sus rivales, pero en chasis y dinamismo cuando de lo que se trata de deportividad no es mejor que un Clase A o un Serie 1.

    Aún así quiero seguir recordando el sentido de un motor de gasolina de esta potencia, ofrecer un ápice de deportividad pero sobre todo ser muy práctico para el día a día. Reconozco que durante mi prueba, en ciertos momentos hubiera deseado un tarado de suspensiones más rígido, incluso más que el que ya disfrutamos cuando accionamos el modo Dynamic del Audi drive select, que además garantiza un tacto más directo del conjunto acelerador y dirección. En dicho modo los balanceos negociando curvas serán menores, pero existir existen, aunque en general el aplomo del coche es muy bueno. Nuestra unidad contaba con el paquete deportivo S Line, cuyo precio es de 2.320 euros adicionales y otros 610 euros si queremos contar con llanta de 18”.

    Lo más interesante es que para el día a día y superar los obstáculos urbanos como pasos de cebra, baches o una carretera mal asfaltada, el modo Comfort es ideal para que estas irregularidades sobre el asfalto no nos destrocen la espalda y lumbares, con lo cual la dualidad existente entre deportividad y confort del sistema Audi drive select, es realmente positiva.

    Tampoco olvidemos que esta unidad de prensa contaba con neumáticos Continental ContiSportContact R18 225/40 que con ese diámetro de llanta y perfil, es óptimo por tracción sobre el asfalto, deportividad y estética, pero mejorable en cuanto a confort.

    El cambio S tronic, efectividad y eficiencia van de la mano

    El cambio S tronic es una delicia, muy eficiente y efectivo, pero la factura subirá más de 2.000 euros respecto a uno manual.

    Junto con la tracción quattro, el cambio S tronic (DSG de doble embrague) es uno de los mejores valores de Audi y por ende del grupo Volkswagen. Con este motor y tracción delantera, el S tronic aumenta la factura en 2.230 euros, por lo que se trata de una decisión que jamás deberíamos tomar a la ligera.

    Además de las razones obvias por las que alguien podría adquirir un cambio automático, el S tronic nos obliga a pensar en efectividad del cambio de marchas, pues se trata de un cambio muy rápido no sólo en la transición entre marchas sino también en las recuperaciones, dado que basta un pisotón en el acelerador para que la función de kickdown baje varias marchas y obtengamos el empuje máximo en una situación comprometida, por ejemplo incorporarnos a una autovía o autopista. Mi sensación es que con diferencia es mucho más rápido y efectivo, sobre todo en el kickdown, que los correspondientes cambios de sus rivales de BMW o Mercedes-Benz.

    Con cambio S tronic este Audi A3 1.8 TFSI de 180 CV no sólo ofrece su mejor registro de prestaciones sino también de consumos.

    En carretera, consumos sobre los 6 litros/100 kilómetros

    Prueba del Audi A3 1.8 TFSI 180 CV

    A la hora de hablar de consumos llegamos a un motivo más para reivindicar los compactos de gasolina con menos de 180 CV. Evidentemente aquel que quiera hacer muchos kilómetros seguirá encontrando en el gasóleo su mejor aliado, pero las diferencias, especialmente en carretera, son cada vez más pequeñas con estos motores de gasolina de poca cilindrada y sobrealimentación. Nuestra unidad de pruebas, homologa 5,6 litros/100 kilómetros en ciclo combinado.

    En carretera, a 120 km/h de marcador, con tráfico despejado y en trayecto compensado de ida y vuelta logré un consumo de 6,4 litros/100 kilómetros, con una diferencia entre la ida (descendente) y la vuelta (ascendente) de 1 litro/100 kilómetros. Ya os puedo ir adelantando, aunque profundizaremos en ello en la comparativa, que roza el empate técnico con un BMW 118i de 170 CV y similar configuración.

    El Audi A3 1.8 TFSI de 180 CV, si dosificamos nuestra marcha, bien se puede mantener en ciclo mixto por debajo de los 7 litros/100 kilómetros sin problema alguno.

    1.4 TFSI de 140 CV: otra opción muy interesante

    El motor 1.4 TFSI con desconexión de cilindros nos demostró en nuestra prueba del Audi A3 en Mallorca su funcionamiento suave y refinado, con un sistema de desconexión de cilindros transparente.

    Pero aún hay más, si realmente no estás obsesionado con la potencia y las prestaciones, el 1.4 TFSI con 140 CV de potencia y desconexión de cilindros, puede ser una buena opción. A igualdad de nivel de acabado este motor cuesta en torno a 2.300 euros menos y la diferencia en cuanto a consumos, según homologación, es aplastante, ahorrándose en torno a 1 litro/100 kilómetros.

    Siendo realistas siempre debemos pensar que esta cifra de homologación se beneficia de lo interesante que resulta el sistema de desconexión de cilindros para obtener un buen resultado en los tests del ciclo NEDC. A fuego, me temo que los consumos serán igualmente descabellados pero es probable – sin que aún lo hayamos probado a fondo – que en carretera a velocidades legales experimentemos un ahorro considerable y cercano o superior al litro cada cien kilómetros.

    El coste de un Audi A3 1.8 TFSI 180 CV bien equipado

    Prueba del Audi A3 1.8 TFSI 180 CV

    De los 27.400 euros del 1.8 TFSI de 180 CV más barato, podemos elevar nuestro presupuesto por encima de los 40.000 euros si nos lo proponemos, pero eso sí, con un Full Equipe en toda regla.

    Como conclusión ya ven que estamos ante un compacto que nos ha gustado por lo que puede ofrecer en deportividad y agilidad, pero sobre todo en lo confortable y práctico que es para el día a día. Un Audi A3 1.4 TFSI de 180 CV con equipamiento Ambiente parte de los 29.990 euros, si lo queremos con S Tronic son 32.220 euros y si además del S Tronic también queremos tracción total quattro, ya serán 34.460 euros. Hablando de precios, un Audi A3 2.0 TDI de 150 CV sería unos 800 euros más barato.

    Si queremos más deportividad los paquetes S Line (2.320 euros) y S Line exterior (1.540 euros) nos pueden ayudar, amén de unas llantas de 18” (610 euros) con diseño rotor de cinco brazos. La combinación de asientos en piel y Alcantara que ven en las fotos (1.100 euros) me encantó, pues recoge muy bien el cuerpo, es adherente y confortable por el tapizado de Alcantara y en definitiva, salvo que nos encante la piel completa, una mejor opción que este último.

    El equipo de navegación y entretenimiento cuenta con la ventaja de ir instalado en una pantalla escamoteable que se esconde en el salpicadero cuando aparcamos el coche. Funcionalmente es muy similar a la de sus rivales de BMW y Mercedes-Benz. El paquete de navegación básico ya cuesta 1.050 euros, con MMI navegación plus y MMI touch sube hasta 2.445 euros. Los altavoces opcionales Bang & Olufsen suben la factura otros 965 euros, aunque el sonido de serie con ocho altavoces pasivos ya debería ser suficiente para aquellos que no cuenten con un oído sibarita.

    Creo que esto es un buen adelanto de lo que veremos más adelante, en las próximas semanas, la comparativa definitiva entre Audi A3, BMW Serie 1 y Mercedes-Benz Clase A. ¿Cuál será el mejor del trio alemán? ¿Nos mojaremos y os diremos cuál de los tres nos compraríamos sin dudarlo ni un momento?

    Prueba del Audi A3 1.8 TFSI 180 CV

    En Diariomotor: Audi A3, presentación y prueba en Mallorca