Mazda BT-50

Óscar Miguel  |  @omiguel  | 

Mazda presentó en el British Motor Show del mes de julio el lavado de cara del pick-up BT-50 y ahora nos adelanta los detalles de la variante que llegará a los mercados europeos. Sus novedades se presentan en la estética y en pequeños retazos de la mecánica, pero la base permanece inalterada.

El BT-50 es un gran pick-up que alcanza los 5.08 metros de longitud, una anchura de poco más de 1.8 metros y una respetable altura de 1.76 metros, en cuya carrocería de todoterreno se incluyen cinco plazas y se imprime una importante caja de carga: 1.53 metros de largo, 1.45 de ancho y 46 centímetros de altura que configuran un más que aceptable volumen para el transporte de objetos. Los cambios en belleza son aparentemente pequeños pero visualmente convincentes.

Su cuerpo está adornado con tintes diferentes, sobre todo en lo que se refiere a su cara. Ahora introduce nuevas ópticas traseras y una nueva parrilla más sencilla acentuando el contraste plateado, como ocurre de igual forma en los nuevos biseles de los faros delanteros. Las variantes de tracción total se beneficiarán además de un nuevo diseño para las llantas de aleación, en este caso en tamaño 16” y de estribos laterales en plateado. Ahora existen once colores diferentes para pintar el BT-50.

Dentro del habitáculo los cambios también son ligeros, acentuados únicamente por la nueva consola central con cubierta plateada o por la iluminación general en ámbar en los cuadros de instrumentos. Se han modificado además los materiales de los tapizados, que incluyen una nueva tonalidad en gris para el interior de los asientos.

Son dos las principales novedades en cuanto a equipación de funcionalidad: nuevos retrovisores exteriores térmicos y una toma auxiliar de serie para el equipo de audio, que permite reproducir canciones desde un reproductor externo. En materia de seguridad, se le han hecho unos cuantos retoques a la suspensión para hacerla más fiable. Buscando la cara menos agradable, mantiene únicamente dos airbags delanteros y frenos de tambor en el eje trasero.

Bajo el orondo capó del BT-50 se mantiene el motor turbodiésel CRTD de 2.5 litros, que eroga 143 CV de potencia y es capaz de desarrollar 330 Nm de par máximo desde las 1.800 rpm. Es capaz de remolcar 3 toneladas de peso y acoge un consumo medio de 8.9 l/100 km. La tónica general de este bloque incluye un cambio de 5 marchas manual y la transmisión de la potencia a las ruedas traseras o a todas bajo el sistema de acoplamiento electrónico eléctrico RFW.

Con la opción de tracción al eje trasero, alcanza los 158 km/h de velocidad máxima y acelera en unos “lentos” 12.5 segundos desde parado hasta los 100 km/h. Por otro lado, el mercado británico obtendrá una nueva posibilidad, otro turbodiésel de 3.0 litros que desprende 156 CV junto a una transmisión automática de 5 marchas.

Vía: Mazda

En Diariomotor: Mazda BT-50, mejorado en estética y en mecánica

Lee a continuación: Ford F-450 Super Duty Harley-Davidson Edition, una pick-up motera

Ver todos los comentarios 13