CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Varios

4 MIN

Mapfre podrá rebajar la póliza a los jóvenes que acepten ser monitorizados

La primera aseguradora española acaba de estrenar una innovadora estrategia para captar clientes y rebajar la póliza del seguro de los jóvenes, el colectivo más castigado económicamente, con facturas anuales que suelen superar los 1.000€ con una facilidad sorprendente. Mapfre pretende instalar en los jóvenes que así lo deseen – y bajo riguroso contrato – una especie de caja negra dotada de GPS que monitorizará en absolutamente todo momento la velocidad, posición, distancias y horarios en los que el coche se emplea.

La aseguradora luego empleará criterios estadísticos para premiar a aquellos conductores que presenten un menor riesgo de accidente, y por tanto menores costes potenciales para la empresa. La inversión que Mapfre ha hecho en este proyecto ha sido de 10 millones de euros y espera captar 30.000 nuevos clientes con este metodo. Las rebajas en la póliza pueden ser muy cuantiosas para los mejores conductores, de hecho se afirma de manera muy optimista que algunos jóvenes pagarán incluso menos que sus padres.

Pasemos a analizar el sistema un poco más en profundidad. El aparato encargado de monitorizar a los jóvenes – estadísticamente el colectivo de mayor riesgo – se coloca bajo el salpicadero, y está conectado a la batería del coche. Sus dimensiones son de 16 centímetros de largo, 9.5 de ancho y 4 de alto. Gracias al localizador GPS que lleva integrado, se puede saber a qué velocidad circulamos y si en los lugares por los que pasamos estamos respetando los límites de velocidad o circulamos a una velocidad superior.

También controlará las distancias que recorremos, es evidente que a mayor distancia recorrida mayor riesgo de accidente, por pura probabilidad matemática. El horario también es muy influyente en el cálculo de nuestro riesgo individual, y el sistema de beneficios/penalizaciones premiará a aquellos conductores que eviten coger el coche entre las 12 de la noche y las 6 de la madrugada, así como los días de la semana en los que usamos el coche. El viernes es el día en que se registran más incidencias.

El mayor descuento que podemos obtener es del 70% de nuestra cuota anual, limitado a un máximo de 600€. Para obtenerlo hay que cumplir unas condiciones extremadamente restrictivas: no hacer más de 3.000 km al año, no circular más de 300 km en el horario anteriormente citado y respetar escrupulosamente todos los límites de velocidades. La aseguradora nos ofrece convertir el descuento en vales para gasolina. Periódicamente se nos mandará un email en el que Mapfre analiza nuestra conducción y nos hace una estimación del descuento – o penalización – que podríamos obtener.

En otros países no se ha podido implantar esta innovadora solución debido a conflictos de privacidad y discriminación estadística, pero Mapfre asegura que los datos son totalmente confidenciales. En cuanto al tema de la discriminación estadística, mucho me temo que es inevitable y una de los mayores inconvenientes de este método. La discriminación estadística se define en economía como la discriminación económica que sufre un individuo por pertenecer a un cierto colectivo con unas ciertas características medias a pesar de que el individuo no las posea. Como he indicado, son medias.

Un ejemplo, ¿soy peor conductor por hacer más de 3.000 km al año? Estoy estadísticamente discriminado porque mi grupo tiene mayores probabilidades de accidente. Sin embargo, mis kilómetros pueden ser todos de autopista, a las 11 de la mañana, con visibilidad perfecta y muy poco tráfico, teniendo por tanto un riesgo de accidente notablemente bajo. Si por ejemplo por temas de trabajo me veo obligado a hacer 40.000 km al año, me vería incluso penalizado. En cuanto a los límites de velocidad, resulta muy difícil no saltarse algún que otro límite, o incluso tener que hacerlo para no tener un accidente.

Mapfre ha probado el sistema durante un año, con resultados satisfactorios para la mayoría de clientes. En un futuro planea extender el sistema a más colectivos de clientes, personas mayores por ejemplo. Incluso se plantea en un futuro aplicar el sistema a todos sus clientes, siempre de manera voluntaria y libre de coste en cuanto a la instalación del aparato de medición. Mi conclusión personal es que la medida tiene puntos fuertes y puntos débiles, y en general me ha quedado un cierto regusto de privación de libertad, que en ningún momento tiene nada que ver con no respetar las normas de circulación o no conducir de manera segura.

¿Qué opináis?

Vía: El Mundo Motor En Diariomotor: La primera póliza de seguros ecológica, Precios de los seguros para motos dependientes de las sanciones, el último intento de la DGT, ¿Qué me puede pasar por circular sin seguro?, Las aseguradoras podrán encarecer los seguros según los puntos