comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

3 MIN

El coche oficial del Presidente de Extremadura cazado a 170 km/h, ¿es realmente preocupante?

Hace un par de años fue el coche de Pere Navarro y ahora es el del Presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el que ha sido “cazado” a mayor velocidad de la permitida. En este caso la diferencia entre la velocidad máxima permitida y la del vehículo es mucho mayor.

El coche oficial fue cazado esta misma semana por una autovía de la propia Comunidad Autónoma a 170 km/h mientras trasladaba al citado presidente a una de sus múltiples citas de su agenda. Conducía el chófer habitual pero ha sido el propio Presidente quien se ha nombrado, en parte, responsable de la infracción debido a la abultada agenda que debe cumplir. No voy a entrar ahora mismo en si es una falsa disculpa o la causa real.

¿Cuál es el tema que puede surgir de esta cuestión? Lo primero que se me ocurre es que probablemente el coche oficial ha sido registrado por un radar por casualidad y que también es probable que otros coches oficiales estén circulando muchas veces de forma indebida pero simplemente no han sido “cazados”. Está claro que no deben saltarse las normas como el resto de nosotros pero es conveniente analizar otros aspectos del asunto más allá de los legales.

¿Realmente el radar que registró al coche oficial a 170 km/h estaba en una zona de concentración de accidentes? Parece ser que no sino que, como la mayoría de los radares, están situados en zonas con rectas largas o sin curvas que ofrezcan un mayor peligro. No suelen estar en los puntos negros, donde deberían según su propósito original, sino donde es más fácil cazar infractores para, directa y llanamente, recaudar más.

Desde la DGT nos han intentado inculcar una y otra vez que lo recaudado en las multas va destinado a mejorar la seguridad vial pero apuesto a que casi nadie tiene la sensación de que ahora se esté mejorando la seguridad en las carreteras españolas. Además con la crisis actual me da que todavía será menos trozo del pastel el que llegue a los que tienen la competencia de mejorar la seguridad vial.

Al final el sentido común nos dice que lo que le ha pasado al Presidente de la Junta de Extremadura nos ha pasado a todos alguna vez, por culpa de la agenda nos hemos visto obligados a correr más de lo debido. El problema surge si realmente corremos en circunstancias y carreteras que exigen una velocidad más contenida o si ponemos en peligro al resto de conductores, no si lo hacemos en rectas de excelente visibilidad, varios carriles para el mismo sentido y con buen tiempo.

Me gustaría pensar que el chófer de Guillermo Fernández Vara no va a tener que pagar finalmente los 300 o 400 euros de multa por la infracción ni perder los consiguientes puntos. Personalmente me parecería terrible que este conductor, que realmente es un “mandado”, tuviera que cargar con las culpas y pudiera perder su carné de conducir. Lo más lógico es que sea la administración del Señor Fernández quien se ocupe de cargar con “las culpas” y que después trate de ajustar mejor su agenda.

Vía: motorpasión | elperiódicodecataluña En Diariomotor: Pere Navarro a vueltas, cazado su coche oficial infringiendo normas de circulación