Inicio de un mito: el primer Porsche 911 Turbo

 |  @omiguel  | 

No todos los días se puede ver en fotografías al primer integrante de una saga que a día de hoy sigue dando lo mejor en los circuitos y sigue contentando a miles de felices propietarios. Ese título lo lleva este Porsche 911 Turbo porque no es un 911 Turbo cualquiera sino el primero que se creó, el número 1 cuya denominación ha llegado hasta el día de hoy con toda su ganada fama.

Pero este 911 Turbo no llevó siempre esa denominación, no nació de la nada, sino que originalmente fue un 911S perteneciente al ingeniero jefe de Porsche en los 70, Hemuth Bott. En 1973 se convirtió en un prototipo sobre el que se iba a construir el primer 911 Turbo y fue el escaparate sobre ruedas que recorrió medio mundo por los salones del automóvil de la época. Un año después comenzaron a venderse las primeras unidades, que terminaron por ser 1.000 en lugar de las 400 inicialmente previstas.

El primer <a href=Porsche 911 Turbo” title=”El primer Porsche 911 Turbo” src=”https://www.diariomotor.com/imagenes/2010/06/porsche-911-turbo-original-1973-prototipo-p2.jpg”/>

Después de ejercer como prototipo acogió otro nombre con las siglas RSR, RennSport Rennwagen, y pasó a ser un competidor en las pistas durante los dos siguientes años en las manos de Allan Hamilton. Ahí finalizaron sus adaptaciones y se terminó convirtiendo en una pieza codiciada a pesar de que su cuerpo había sufrido numerosos cambios que lo alejaban del prototipo original.

El primer Porsche turboalimentado montaba el motor de seis cilindros en plano, comunmente conocido como flat six, con 3.0 litros de cilindrada y 260 CV, exactamente 60 CV más que el Carrera de la época. Aunque se distinguía especialmente por su corazón propulsor también adquirió dos de los detalles que se extendieron los 911 Turbo posteriores como el 930 y el 964: los arcos de rueda ensanchados y el alerón en forma de cola de ballena.

Para los más seguidores de Porsche este 911 significa mucho y por eso día a día mantiene su peso como objeto de coleccionista deseable por cualquiera. Desde luego no para sacarle todo su jugo en una pista sino para conservar como “oro en paño“. Es digno de estar en el Porsche Museum y de compartir espacio con las joyas que fueron clave en la evolución de Porsche hasta nuestros tiempos.

El primer Porsche 911 Turbo

Vía: motorpasiónautoblog.com

En Diariomotor: Porsche 911 Turbo y 911 Turbo Cabriolet 2010Historia del Porsche 911 Turbo, recopilación de 8000vueltasExposición 100 Años de Ferry Porsche en el Porsche Museum de Stuttgart

Lee a continuación: A la venta un Porsche 911 con un motor 8.2 V8 de un Cadillac Eldorado

Solicita tu oferta desde 109.091 €