Porsche 911 Turbo y 911 Turbo Cabriolet

 |  @omiguel  | 

El nuevo Porsche 911 Turbo ya está aquí, hoy mismo los de Stuttgart nos han revelado las primeras imágenes y los primeros datos del lavado de cara que le han practicado a uno de los 911 más potentes y más populares de todos. El superdeportivo se ha adaptado a las nuevas normas de Porsche en diseño y ha ganado unos cuantos caballos de potencia.

La esencia del 911 Turbo no varía demasiado, sigue siendo un superdeportivo coupé de dos puertas, con cuatro plazas y unas medidas de 4.45 metros de largo, 1.85 metros de ancho y 1.3 metros de alto. Sin embargo por fuera ha adoptado el estilo de cambios producidos en el 911 Carrera con unas luces LED diurnas diferentes, nuevas ópticas traseras y un diseño renovado para los retrovisores. Las llantas que incluye son de 19 pulgadas y sus diseños siguen siendo de lo más bonito de Porsche.

Porsche 911 Turbo

No ha variado tampoco el ligero compartimento de carga, que permite almacenar un par de pequeñas maletas sin exceder de los 105 litros de volumen, ni el funcionamiento del alerón retrácil: por encima de 120 km/h se eleva y no se vuelve a replegar hasta bajar de los 60 km/h. Este valor es similar en el 911 Cabriolet, que comparte todo con el 911 Turbo coupé menos la capota de lona. Ésta tiene un sistema eléctrico que automatiza el proceso de apertura y clausura para dejarlo en tan sólo 20 segundos de tiempo. Obviamente en la carrocería Cabriolet se refuerzan los pilares y se incluyen las barras antivuelco.

Para el interior se pueden ver los mismos cambios que en el resto de la gama del 911, paneles de instrumentos con diseños mejorados* y la pantalla táctil principal también de más calidad. Los diseños de volante o de las diferentes palancas de cambio permanecen sin cambios, adheridos al cuero de la mejor calidad. Los logrados indicadores situados en el cockpit o los asientos deportivos que Porsche sitúa en sus modelos siempre son de lo mejorcito y en este caso no podía ser menos.

Porsche 911 Turbo Cabriolet

Toda la adrenalina del 911 Turbo está aportada por el motor boxer de seis cilindros y 3.8 litros de desplazamiento. Es un bloque de gasolina que incorpora como novedad la inyección directa y destapa todo su potencial gracias a dos turbocompresores con paletas variables en la turbina de escape. Entre otras características usa un conducto de admisión similar al del “GT2” y ha aumentado su relación de compresión hasta de 9.8 a 1. En su punto máximo de curva desarrolla 500 CV, 20 CV más que en la generación anterior.

Otro valor importante que mejora en el 911 Turbo es el par máximo, incrementado hasta los 630 Nm. Éstos se desarrollan de forma constante entre las 1.950 y las 6.000 rpm, un rango más amplio que en el anterior 911 Turbo. Este generoso nivel de par se trasladar a las cuatro ruedas de forma permanente gracias a la tracción integral con control electrónico y embrague multidisco, que puede engranarse con el motor mediante una caja de cambios manual de seis marchas o la automática PDK de doble embrague y siete velocidades.

Porsche 911 Turbo Cabriolet

Prestacionalmente el 911 Turbo crece y ahora es capaz de alcanzar en buenas condiciones los 312 km/h. Utilizando el cambio PDK y el paquete Sport Chrono Turbo su aceleración entre 0 y 100 km/h es de 3.4 segundos, 3 décimas que el anterior 911 Turbo Tiptronic. Justamente esa es la que consigue el nuevo 911 Turbo con cambio manual. Son credenciales especiales con un ligero incremente de potencia pero es que donde realmente se nota la mejoría es a la hora de consumo, que ha caído desde los 12.8 litros de la anterior generación hasta los 11.4 litros/100 km actuales.

También hay novedades en cuanto a las ayudas electrónicas para la estabilidad, centralizadas en el PSM (Porsche Stability Management) que pone toda la carne en el asador para controlar posibles subvirajes y sobrevirajes especialmente en las fuertes aceleraciones en curva. La novedad llega con un nueva función denominada PTV (Porsche Torque Vectoring) que mejorar el paso por curva frenando la rueda trasera que queda en el interior de la misma, dependiendo obviamente del radio de la curva, de la velocidad, de la posición del pedal y del ángulo de giro lateral sobre el centro del vehículo.

Porsche 911 Turbo

La introducción del cambio de doble embrague PDK en lugar del cambio automático con convertidor de par Tiptronic de la anterior generación permite no sólo perder menos energía sino además aumentar la comodidad del conductor. Éste tiene 7 marchas seleccionables y por defecto se puede controlar mediante dos botoneras situadas en el volante desde las que se puede subir o bajar de marcha. Opcionalmente se puede intercambiar ese volante por otro sin botonera pero que agrega las famosas levas detrás de la rueda de dirección. La leva de la izquierda cambia a la marcha anterior y la de la derecha cambia a la marcha posterior.

Relacionado con el motor y la estabilidad hay un interesante extra que merece la pena comentar: el Sport Chrono Turbo. Mediante este dispositivo se puede modificar en tiempo real los ajustes del motor, de la caja de cambios PDK o, incluso, de los soportes que unen al chasis el motor y la transmisión. De esta forma se puede acceder a la función Overboost, que añade 50 Nm de fuerza extra al motor, realizar cambios entre marchas más ágiles o aumentar la firmeza de las uniones mencionadas para que soporten mejor los cambios de carga en las aceleraciones o curvas pronunciadas.

Porsche 911 Turbo

Las mejoras para el 911 Turbo no han llegado exclusivamente por aumentar la potencia sino que además se ha hecho más ligero, disminuyendo 15 kg en el caso del coupé y 10 kg en el caso del descapotable. Incluso han alcanzado esta reducción manteniendo un equipamiento de serie completo que incluye la climatización automática, las luces bi-xenón (de cruce y largas), las llantas de aleación de 19”, el navegador GPS con pantalla táctil o los asientos con ajustes eléctricos. Como extra se puede incorporar el alumbrado el curva, las llantas RS Spyder de una sola tuerca o unos asientos más deportivos con reglaje manual (en este caso sin pagar más).

Lo veremos por primera vez en público durante el Salón de Frankfurt de septiembre y estará disponible a partir del día 21 de noviembre de este año aunque todavía no se sabe la fecha de las primeras entregas para España. Conocemos su precio que será de 161.440 euros para el 911 Turbo y de 173.730 euros para el 911 Turbo Cabriolet. Podéis consultar más datos en la micro-site oficial del nuevo 911 Turbo y ver las más de 90 imágenes de la galería, con todas las combinaciones de colores y de llantas posibles para las dos carrocerías.

(*) Actualización: añadidos dos vídeos del nuevo 911 Turbo, cortesía de ZerCustoms.

Porsche 911 Turbo

Vía: Porsche

En Diariomotor: Porsche 911 Carrera 2009 | Porsche 911 Carrera 4 y 4 S 2009 | Porsche 911 Targa, imágenes oficiales | Porsche 911 GT3 2009

Lee a continuación: Espiado un enigmático prototipo de Porsche 911

Solicita tu oferta desde 109.091 €