Fisker Karma Plug-in Hybrid en el Salón de París

 |  @davidvillarreal  | 

Desde que en marzo de 2009 en el Salón de Ginebra desembarcase por primera vez el Fisker Karma en Europa, aún en fase de prototipo previo a su producción, no son pocos los retrasos que se han ido produciendo. Pero Fisker Automotive ya ultima los detalles de su proyecto comercial en el que se han propuesto el objetivo de superar las 100.000 unidades anuales, para lo cual ya están preparando toda una red internacional de distribuidores e importadores en Estados Unidos, Europa y Asia.

En el Salón de París se nos mostró el nuevo Fisker Karma Plug-In Hybrid en su versión definitiva, tal y como debería llegar en cuestión de meses a los concesionarios. Estamos hablando de una berlina deportiva y de lujo, con cuatro puertas y cuatro plazas y sobretodo con una mecánica eléctrica que se encarga del desarrollo de sus prestaciones, apoyada por una mecánica de combustión que únicamente se encarga de recargar las baterías que proporcionan energía a los motores eléctricos.

403 CV tienen la culpa de que el Fisker Karma haga el 0 a 100 km/h en 5.9 segundos. Lo innovador e interesante es que su eficiente mecánica eléctrica le permite conseguir consumos imposibles para cualquier vehículo de esa potencia, o incluso para cualquier otro vehículo híbrido. Con las baterías completamente cargadas es capaz de recorrer unos 80 km en modo eléctrico, a partir de los cuales entraría en funcionamiento el motor de combustión para recargarlo.

Según los promedios que baraja Fisker Automotive, sus clientes podrían conseguir promedios de consumos anuales en torno a los 2.4 litros/100 km. Obviamente esa cifra presupone que la mayoría de desplazamientos los realizarán en su entorno y en recorridos cortos habituales (por ejemplo, ir al trabajo) que con las baterías completamente cargadas no requiere un consumo adicional de combustible.

El Fisker Karma Plug-In Hybrid tiene un diseño musculoso y realmente atractivo, muy acorde con el típico cliché del deportivo norteamericano. Pretende posicionarse como un vehículo de lujo sostenible, en el entorno de los Mercedes-Benz CLS, Audi A7 Sportback o incluso el propio Porsche Panamera. Realmente el equipamiento y la calidad de acabados y materiales son acordes con su cometido.

A priori, uno de los mayores defectos que se le puede achacar es la falta de espacio de carga del maletero. La culpa la tienen los motores eléctricos situados en la parte trasera que se encargan de mover esta elegante berlina. Las baterías por su parte se han instalado en la base del vehículo para ahorrar espacio y reducir el centro de gravedad. El motor de combustión se encuentra en el vano motor delantero.

Fisker Karma Plug-in Hybrid en el Salón de París

En Diariomotor: El Fisker Karma está listo para su comercialización | El Fisker Karma se retrasará hasta finales de 2010 | Prueba del Fisker Karma

Lee a continuación: Chevrolet Cruze Hatchback en el Salón de París