Lamborghini a las finas hierbas: accidente de 400.000 euros

Fran López  | 

La noticia no es reciente, puesto que tuvo su origen hace ya unos meses, pero debido a su curiosidad no podíamos dejar de mencionarla. La receta de cocina que tenéis delante de vosotros no es especialmente apetitosa: un accidentado Lamborghini al adobo de una verde pradera. Está claro que el césped no es el terreno predilecto de un Lamborghini Murciélago, que tan sólo está a gusto en asfaltos en buen estado. Pero lo más curioso no es el accidente en sí mismo, sino cómo se produjo y sus circunstancias.

Pongámonos en situación. Llevas tu vehículo a un concesionario oficial, o taller para que realicen la rutinaria revisión, el habitual cambio de aceite y filtros por kilometraje o tiempo y poco más. La cosa puede cambiar si el coche en cuestión es un superdeportivo que no se ve todos los días, como por ejemplo el Lamborghini Murciélago de este caso, y el mecánico se da una vuelta antes de entregar el vehículo (ya sabéis, una inocente prueba para verificar que todo está en orden). Pero, ¿qué pasa si en el camino de vuelta al taller tienes un accidente que deja el coche poco menos que siniestro total?

Un mecánico accidenta un Lamborghini Murciélago

Pues esto es, a grandes rasgos, lo que ocurrió hace unos meses en Anzing (Alemania), una ciudad perteneciente a Baviera. El Lamborghini Murciélago había sido dejado en el concesionario Nobel-Autohauses Schuttenbach para un cambio de aceite. Antes de la entrega, uno de los mecánicos, de 32 años de edad, salió con el Lambo a probarlo en carretera abierta, suponemos que con el consentimiento del dueño. Quizás el exceso de velocidad provocado por la emoción (y los 590 CV del monstruo) hizo que se saliese en una curva, yendo a parar fuera de la carretera sobre un verde prado.

El mecánico conductor del vehículo y su acompañante resultaron heridos y fueron evacuados en helicóptero hacia un hospital de Munich. Los daños en el vehículo, según el peritaje, ascendían a nada menos que 400.000 euros. El alemán no es mi fuerte, pero por lo que me parece entender el dueño del Murciélago, Andreas von Schuttenbach, era el gerente del concesionario en cuestión. La historia acabó con la recuperación de pasajero y conductor sin mayores consecuencias, así como con la reparación (pese al elevado importe) del Lamborghini, que sólo tenía dos meses y 1.800 Km de marcador.

Quizás la próxima ocasión el gerente se lo piense más de una vez antes de dejarle su coche al mecánico (si es que todavía sigue trabajando en la empresa). Ahora bien, sin llegar a algo tan extremo, me temo que no es el único caso en el que, tras dejar el coche en el taller para una reparación o revisión, este vuelve a las manos de su propietario con algún golpe, arañazo o desperfecto debido al poco cuidado que tienen algunos de los empleados en la manipulación, aparcamiento o posterior prueba del vehículo…

Gracias a nuestro lector Matt por la pista

Vía: Bild.de
En Diariomotor: A los ladrones también se les queman los Audi R8 | Cómo siniestrar un Ferrari 458 Italia en 24 horas | Curiosas maneras de explicar accidentes de tráfico |

Lee a continuación: El Lamborghini Murciélago LP670-4 SV Twin-Turbo está que echa fuego

Ver todos los comentarios 24