Volvo muestra la seguridad del C30 Eléctrico

 |  @davidvillarreal  | 

Tal vez no sea la duda más habitual en un futuro cliente de un vehículo eléctrico. Aún así, más de uno podría preguntarse hasta que punto es seguro viajar en una máquina que tras su carrocería esconde cables por los que circulan más de 400 voltios. Por esa misma razón y dada la trayectoria de Volvo en el campo de la seguridad de los automóviles, la marca escandinava ha mostrado en su stand de Detroit un Volvo C30 Eléctrico accidentado para mostrar las consecuencias que un choque podría tener.

Se trata de la primera muestra visual de un vehículo eléctrico colisionado y principalmente nos muestra su seguridad en dos puntos clave: la resistencia del cableado, que no se quiebra, y la ausencia de daños derivados por el pack de baterías. Recordemos que las baterías eléctricas de un eléctrico pueden pesar varios cientos de kilogramos, en este caso concreto 300 kg. Para garantizar su seguridad estas deben estar perfectamente ensambladas y aseguradas al chasis, de forma que en caso de accidente no salgan proyectadas.

Este Volvo C30 Eléctrico nos muestra las consecuencias de un choque a 64 km/h. Además de todos los sistemas de seguridad pasiva disponibles, todo vehículo (eléctrico o no) debe contar con un dispositivo solidario al sistema de airbags que mediante unos sensores desconecte los fusibles 50 milisegundos después de la colisión. En un eléctrico esto es aún más importante dado que los voltajes son mayores y por lo tanto la probabilidad de un cortocircuito que derivase en un incendio es mayor.

Vía: Volvo
En Diariomotor: Volvo C30 Eléctrico, las primeras 50 unidades rodarán en 2011 | Volvo C30 Recharge Plug-In Hybrid | Volvo C30 en Frankfurt 2009

Lee a continuación: Autocar prueba el Volvo C30 Polestar Concept y sus 400 CV

Ver todos los comentarios 3