comscore
MENÚ
Diariomotor
Superdeportivos

3 MIN

Ferrari deberá indemnizar por el incendio de un 612 Scaglietti

Hace meses que no hablamos de los incendios de los Ferrari, un tema que se volvió tan recurrente en las webs de motor que nos ha llevado hasta el hartazgo. El tema parecía zanjado después de que en el mes de septiembre se hiciera público un informe de Ferrari que recogía que la culpa de los incendios del Ferrari 458 Italia era de un simple adhesivo. Este problema se resolvió mediante la sustitución de esta sustancia por unos anclajes mecánicos más efectivos. Sin embargo, hay muchos más modelos anteriores al 458 Italia que se han visto afectados por las bautizadas como combustiones espontáneas.

Entre muchos otros ejemplos, existe el caso de un Ferrari 612 Scaglietti que era propiedad de Gabi Popescu, un futbolista rumano que en España es conocido por haber militado en Salamanca, Valencia y Numancia. Allá por abril de 2006, apenas dos semanas después de haber adquirido su superdeportivo, esta persona iba conduciéndolo por un autopista rumana cuando repentinamente echó a arder, quedando el vehículo completamente calcinado. Investigadores de Ferrari se desplazaron al lugar de los hechos y concluyeron que el incendio fue debido al estilo de conducción de Popescu.

Evidentemente, desde nuestra posición no podemos saber si realmente fue esa situación la causante del incendio, pero su dueño no se quedó de brazos cruzados y decidió emprender acciones legales contra Ferrari. Obviamente, a nadie nos hace gracia perder un coche, y menos un Ferrari, aunque hayamos practicado una conducción agresiva con él. Así pues, el futbolista denunció a Ferrari en un tribunal de Bucarest. Curiosamente, la marca desapareció de tierras rumanas poco después.

Tras cinco años de batallas legales, el tribunal ha resuelto el caso a favor del dueño del excoche. El litigio le va a salir muy caro a la marca, puesto que ha sido condenada a indemnizar al futbolista con casi 400.000 euros, desglosados de la siguiente forma: 288.000 euros por el precio original del vehículo, 44.000 euros por los intereses del dinero en estos últimos cinco años y otros 50.000 euros por daños morales. Si la cantidad de dinero es considerable, puede que la pérdida de reputación sea aún más grave.

Desconozco todo el proceso judicial completo, pero me imagino que el juez habrá ordenado nuevas investigaciones para esclarecer que realmente ha habido un fallo por parte de Ferrari en la fabricación del 612 Scaglietti afectado, o al menos así debería haber sido. En todo caso, Ferrari vuelve a encontrarse una vez más quebraderos de cabeza por los incendios de sus vehículos, y Gabi Popescu ha visto recuperada su inversión con creces a pesar de lo tedioso que ha sido todo el proceso.

Fuente: Auto Evolution En Diariomotor: Ferrari investiga por qué se están incendiando sus flamantes 458 Italia | La culpa de los incendios del Ferrari 458 Italia es de un adhesivo