comscore
MENÚ
Diariomotor
Lamborghini

2 MIN

Un Lamborghini para el día a día, palabra de Winkelmann

Pensar en un Lamborghini es pensar en circuitos, en potencia, en diseños afilados, en sensaciones. El concepto de un Lamborghini es directamente opuesto al concepto que tenemos para un coche de uso diario, con el que ir de compras o llevar a la familia a cenar al bar de la esquina (que también los habrá que lo hagan, claro). Pero esto cambiará en unos años, según ha dado a entender el CEO de Sant’Agata Bolognese, MartinStephan Winkelmann.

En una conferencia de prensa de Reuters, el CEO de Lamborghini ha dado algunos detalles sobre un tercer modelo de Lamborghini, un coche para uso en el día a día y más suavizado respecto a sus hermanos de sangre, el Lamborghini Aventador LP700-4 y el Lamborghini Gallardo. Los detalles que ha dado son más bien escasos y poco podemos intuir sobre su concepción, pero aventuro que los tiros irán hacia algo parecido al Porsche Boxster, un pequeño deportivo más cómodo para el día a día.

Aunque es complicado saber por dónde se van a mover en Sant’Agata Bolognese, más o menos por ahí deberíamos mirar. El segmento donde se va a mover este nuevo Lamborghini aún no está claro y según comentaba en la entrevista Martin Stephan Winkelmann, tardarán unos cuatros años en desarrollarlo una vez se decidan como enfocar este nuevo modelo.

Lo que si ha avanzado el CEO de Lamborghini es que no trabajarán con ningún socio para desarollar el tercer modelo de la casa, pero no dudarán en usar las sinergías disponibles dentro del grupo Volkswagen AG. Dicho esto, parece claro que el Porsche Boxster tiene papeletas para pasar a convertirse en un Lamborghini un día de estos, en un futuro no muy lejano. Siempre que le encuentren un hueco, claro.

Por cierto, para el que se pregunte porque he usado una imagen del Lamborghini Urraco, por prestaciones es el único clásico dentro de la gama de Sant’Agata Bolognese que podría pasar por un daily driver. El Lamborghini Urraco P200 montaba un motor V8 2.0 con 180 CV de potencia máxima. Su velocidad máxima era de 205 km/h y diría que es el Lamborghini más acorde a esta definición. De ahí que lo haya elegido para representar lo que sería un coche del día a día en Lamborghini.

Fuente: Automotive News En Diariomotor: Genesis, el monovolumen de Lamborghini que nunca existió