Mazda 3 1.6 CRTD 115 CV Style+, prueba de motor y prestaciones (I)

 |  @vfdezd  | 

En Diariomotor seguimos probando los coches más apetecibles del mercado con un modelo, el Mazda3, perteneciente al segmento compacto, el más exitoso en España. En esta ocasión hemos optado por la fórmula que más triunfa en el mercado: compacto de cinco puertas con motor diésel de un centenar de caballos y un equipamiento medio-alto. Hablamos del Mazda3 1.6 CRTD 115 CV con el acabado Style+, el segundo más completo de los cuatro que ofrece la marca nipona.

Hace algo más de un año mi compañero Sergio tuvo la oportunidad de echar el guante al Mazda 3 2.2 CRTD de 150 CV en acabado Sportive, prácticamente la versión más cara disponible de este modelo si exceptuamos al espectacular Mazda3 MPS. En esa ocasión comprobamos que la ficha no miente y se pueden lograr consumos bajas sin demasiados esfuerzos, y ahora queremos comprobar lo mismo con este nuevo bloque tetracilíndrico de 1.6 litros de 115 CV y 270 Nm, una evolución del archiconocido HDi del Grupo PSA que tan buenos resultados ha dado en los últimos años.

El motor, una evolución del famoso 1.6 HDi del Grupo PSA

Este motor fue introducido por Mazda a finales de 2010 en el propio Mazda3, y también se encuentra en el Mazda5 probado recientemente por mi compañero Sergio. Frente al anterior propulsor de 109 CV de potencia, presenta una reducción de la relación de compresión, un turbo diferente, ligeras modificaciones en la inyección de combustible y, lo más importante, sólo tiene un árbol de levas en lugar de los dos que tenía antes. Presenta dos válvulas por cilindros en lugar de las cuatro del anterior propulsor.

Todos estos cambios van enfocados a reducir los consumos y emisiones, algo que sobre el papel no se ha notado mucho pero que sí tiene efectos en un uso a diario. Antes, las cifras eran de 4,5 l/100 km y 119 g/km de CO2 y ahora se queda en 4,4 l/100 km y 117 g/km de CO2. Las prestaciones no son ni más ni menos que lo que cabe esperar en un coche diésel compacto de esta potencia: acelera de 0 a 100 km/h en 11 segundos y alcanza una velocidad máxima de 186 km/h.

Lo más importante de esta prueba es analizar los consumos y el funcionamiento del motor en condiciones reales de utilización, pero ello lo dejamos para la segunda parte. En esta primera entrega nos centraremos en analizar el diseño y la habitabilidad del Mazda3. Para ello podemos guiarnos por las impresiones de la prueba del modelo con motor de 150 CV, pero la unidad aquí probada presenta un equipamiento inferior y una serie de modificaciones que la hace diferente.

Mazda3 Style+, un diseño muy atractivo y con equipamiento abundante

El Mazda3 es para mí uno de los compactos más bonitos disponibles en el mercado; podría decirse que es el abanderado del diseño de la firma japonesa. El frontal es quizá la parte que más miradas atrae, con unos faros rasgados y una boca que hace que nos fijemos en él, aunque el detalle de los catadióptricos anaranjados afea el conjunto a mi modo de ver. En el lateral destacan las dos nervaduras que presenta la cintura, una en la base y otra a la altura de los picaportes de las puertas.

No podemos dejar de lado las bonitas llantas de 17 pulgadas que se ofrecen de serie en el acabado Style+, y que en la unidad de pruebas venían calzadas por unos suculentos neumáticos de la marca Toyo de medidas 205/50 R17 en ambos ejes. En la zaga destaca el notable escalón formado en la base del maletero y las ópticas en colores blanco y rojo, que dan un toque muy armonioso. La cola de escape está compuesta por una sola salida situada a la izquierda, emplazada en un difusor fabricado en plástico.

El habitáculo presenta ese aspecto que tan característico es en los coches japoneses, con todo bien puesto pero que transmite una sensación fría debido al abuso de colores muy oscuros. La consola central presenta un diseño moderno, con los mandos del equipo de música en el centro y los del climatizador dual en la zona inferior, un detalle que no me gusta demasiado porque obliga a bajar la vista hasta que nos acostumbramos a su uso. El salpicadero presenta un aspecto sencillo, aderezado por un listón metálico.

El acabado Style+ incorpora de serie navegador, que no me ha convencido demasiado. Aunque su funcionamiento es bueno y su posición en la zona superior está bien pensada, sus gráficos son demasiado sencillos y la pantalla es demasiado pequeña. Además, la única forma de utilizarlo es mediante los mandos al volante (tapizado en cuero), concretamente los de la parte derecha. Resulta agobiante tener que escribir una dirección con ayuda de sólo un botón direccional, más aún si llevas acompañante y no puede marcar el destino deseado por su cuenta.

Buena posición de conducción pero una practicidad por debajo de la media

Para encontrar la posición de conducción, resulta fácil debido a la regulación de volante y profundidad del volante, y al gran margen que permite el asiento delantero. Dicho sea de paso, los asientos son sencillos, más que en la versión Sportive probada por Sergio, pero resultan cómodos para una conducción normal. Tanto el control de crucero (de serie) como el propio navegador o el ordenador de abordo se manejan desde el volante. Las luces son de serie halógenas con encendido automático, y junto al mando que las comanda va situado el botón que activa o desactiva los sensores de aparcamiento (también de serie).

En todo caso, el puesto de conducción es muy aceptable, sin ningún tipo de agobios para una persona de 1,75 metros de altura como yo. La habitabilidad del coche es buena hasta cierto punto, puesto que las plazas traseras son demasiado pequeñas para la longitud del coche (4,46 metros). El espacio para las piernas en esa zona es pequeño, y viajar tres persona atrás es complicado debido al túnel de transmisión y a la dureza del respaldo. Hay numerosos huecos para dejar objetos, incluyendo un cofre y un cajón en la zona del freno de mano. Por cierto, la palanca del freno de mano es sencillamente horrible, jamás me acostumbraré a ese tipo de palancas.

Podría pensarse que la escasez de espacio para las piernas traseras redundaría en un mayor maletero, pero en este caso no es así. El volumen útil cubica 340 litros, quizá ligeramente por debajo de la media del maletero de los compactos, que suelen tener volúmenes de entre 350 y 400 litros. Un punto a su favor es la regularidad de las formas del maletero, que permite cargar bultos de gran lontitud o anchura. Además, los asientos traseros se pueden abatir en configuración 60:40 para ampliar la capacidad de carga hasta los 1.360 litros.

Tras esta breve descripción del nuevo motor y unas impresiones sobre la habitabilidad del Mazda3 CRTD de 115 CV Style+, llegamos al final de la primera entrega. En la segunda parte realizaremos un profundo análisis de consumos del vehículo y de las prestaciones del motor, con diversos casos de funcionamiento en situaciones reales para obtener una clara conclusión acerca de la prometida frugalidad de este nuevo motor.

En Diariomotor: Mazda3 | Mazda3 2.2 CRTD 150 CV, a prueba | Mazda3 MPS

Lee a continuación: Más de 400.000 Mazda3 son llamados a revisión por culpa de los limpias

Solicita tu oferta desde 17.525 €
  • 98octanos

    Me acuerdo de la anterior prueba que hicistéis y aunque era el acabado sportive no me gustó demasiado (el interior le veo muy de plástico). Como sugerencia (y creo que probastéis el sti) a ver si toca una comparativa al Impreza Rally Edition y en diesel (ahora que ya va a desaparecer y hay ofertas), que es un compacto 0 vendido y podría estar bien comparárlo con otros compatos de 150cv.

    • Intenté pedir un Impreza de prensa hace unas pocas semanas, y salvo el STi, no tienen unidades diésel para préstamo. Una pena.

      • 98octanos

        Joe pues vaya pena… La verdad es que tengo entendido que Subaru España es un tanto “rarita” no dan muy buena cobertura.

  • Kejikus

    “la palanca del freno de mano es sencillamente horrible, jamás me acostumbraré a ese tipo de palancas.”  ¿porque los japoneses las hacen siempre asi? Bueno, no todos, pero Honda tambien en algunos modelos hace semejantes churros de palancas…Por lo demas el interior me encanta!! Por fuera, bonito, pero el de 4 puertas tiene algo…especial.

  • Felipe

    Seguro que lleva xenón de serie?, porque en las fotos no se aprecia que sean de xenón.

    • Claro que no lleva, de hecho ni siquiera se ofrecen en opción. Fue un lapsus, la costumbre de escribir “de xenón con encendido automático”. Gracias por estar atento.

      Saludos!

  • Anónimo

    Siempre me ha parecido un coche muy atractivo, aunque me gusta más el de tres cuerpos, el sedán, pero no termina de cuajar en el mercado español, no se ven muchos por la calle.
    Espero con ganas la parte dinámica de la prueba, a ver de qué es capaz este motor.

    PD: Puntazo en la aleta delantera. Cómo joden jejejeje

  • Bruno343_

    Si bien me gusta el auto en general, me parece que el interior está muy apagado por los tonos oscuros y parece haber plásticos duros que se pueden marcar fácilmente, si se fijan en la foto de las plazas traseras, la puerta tiene marcas en el plástico en la parte de arriba. 

  • Pingback: Mazda 3 Iruka, el equipamiento imprescindible desde 20.910€()