comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Saab

3 MIN

Saab ya vislumbra la luz al final del túnel en el mercado chino

De la incertidumbre de las últimas semanas pasamos a la “salvación” de la mano de Youngman y Pang Da, dos conglomerados industriales chinos con bastante experiencia en la industria del automóvil. El escepticismo ahora es lógico y razonable. La inyección de capital chino en Saab no sólo es positiva, sino una verdadera necesidad. Pero ha llegado el momento de valorar hasta qué punto se verá afectada la estrategia comercial e industrial de la marca sueca.

A juzgar por el primer comunicado de Saab tras el acuerdo de hace unos días, la nueva y reestructurada marca no renunciará ni a su legado ni al valor de su sello y de momento no habrá un cambio de rumbo en la línea de producto. La vía que permita la subsistencia de Saab será la de expandirse con fuerza en el pujante y floreciente mercado chino aprovechando, por supuesto, la infraestructura y la fuerza de que ya disponen Youngman y Pang Da en el gigante asiático.

Las previsiones, realistas según Saab, apuntan a un crecimiento tal que las ventas llegarían incluso a duplicarse en 2013 respecto al pasado año.

Aún con todo el optimismo imperante con la aportación de 50 millones de euros de Youngman y Pang Da durante la reorganización y 600 millones adicionales para reanudar la producción, pagar las deudas y financiar las operaciones a medio plazo durante los próximos dos años, la realidad es que 2012 y 2013 se perfilan como años de transición y la vuelta a la rentabilidad no se espera antes de 2014. Además, uno de los primeros pasos para acabar con el círculo vicioso de las deudas será acabar con 500 puestos de trabajo.

A largo plazo el optimismo aún es mayor y se plantean incluso fabricar entre las 185.000 y las 205.000 unidades, muy lejos de las algo más de 35.000 unidades vendidas en 2010 e incluso de las 125.000 de 2007. Una vez más la clave será la introducción en el mercado chino y la ampliación del catálogo de productos en nuevos segmentos más populares y de rápido crecimiento. La implantación de una nueva estructura productiva más eficiente y tecnologías modulares y el aprovechamiento de sinergías, probablemente con otras marcas automovilísticas, serán clave para centrarse en el objetivo de la máxima rentabilidad.

En resumidas cuentas Saab está de nuevo en marcha y, salvo imprevistos, tendrá un margen de al menos dos años para valorar los resultados de una intervención china que pretende que esta reestructuración sea efectiva y definitiva para regresar a la rentabilidad y acabar con las dudas y la incertidumbre que han acompañado a la marca de Trollhättan en los últimos años.

Fuente: Saab En Diariomotor: Saab salva su “match ball” tras ser adquirida por dos holdings chinos | Saab se encuentra más cerca del abismo que nunca | Saab encuentra otro socio chino