CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Superdeportivos

3 MIN

Mazda RX500 Concept, el superdeportivo "Wankel" de 1970

David Villarreal | @davidvillarreal | 19 Nov 2011

En Mazda siempre soñaron con su propio superdeportivo de motor central-trasero, con una innovadora máquina dotada de una mecánica rotativa, faltaría más, que se posicionase por delante del eje posterior. Ya en 1970 sorprendieron a propios y extraños con un prototipo espectacular, futurista y radical que se fundamentaba en los mismos principios que ya estaban haciendo triunfar por aquella época al Lamborghini Miura de Ferrucio.

El Mazda RX-500 no sólo se presentaba como un prototipo, por su estética, espectacular sino también como todo un laboratorio rodante sobre el que Mazda investigaría nuevos sistemas que garantizasen la seguridad a gran velocidad. Para ello fue dotado con un motor rotativo de 247 CV y un desplazamiento de 1.873 cm3 que le confería una velocidad punta por encima de los 240 km/h. Definitivamente no era una máquina extremadamente rápida (el Miura ya superaba los 275 km/h), pero al menos lo suficiente como para llevar a cabo el propósito para el cual fue diseñado.

El Mazda RX-500 Concept estaba equipado con un avanzado motor rotativo de 247 CV de potencia que le permitía superar los 240 km/h.

La pose y la estética de este prototipo no podían ser más espectaculares. Por aquel entonces Ferrucio aún no podría ni imaginarse que uno de los detalles más característicos de sus supercar serían las puertas de tijera. Pero ya en 1970 los ingenieros de Mazda dotaron al RX-500 de un sistema de puertas de tijera que se adaptase a la caprichosa carrocería de una máquina como esta. Aún había más, el acceso al compartimento del motor se practicaba mediante dos pequeñas alas de gaviota.

En el Mazda RX-500 también se practicó un intenso trabajo aerodinámico (con su estética kammback) y de aligeramiento, por ejemplo construyendo la mayoría de los paneles de la carrocería en plástico. Como curiosidad su trasera contaba con un sistema de luces a cada lado con colores, de rojo a verde, que indicaban no sólo si el vehículo frenaba, sino también si estaba manteniendo la velocidad o acelerando a fondo.

El Mazda RX-500 ya presumía en 1970 de puertas de tijera. Mucho antes de que Gandini las popularizase en el Lamborghini Countach.

La expectación y el interés que generó el Mazda RX-500 en aquella 17ª edición del Salón de Tokio de 1970 fue grandísima. Pero como suele suceder en estos casos en ningún momento Mazda se planteó la idea de llevar a cabo una maniobra tan arriesgada como es la de introducirse en la fabricación de deportivos de altas prestaciones. Tras dar varias vueltas de exhibición en exhibición, el prototipo quedaría escondido probablemente en algún sucio y lúgubre almacén…

No obstante 30 años después el responsable del museo de Hiroshima City Transport Museum recibió la autorización por parte de Mazda para iniciar la restauración del prototipo y exhibirlo en sus instalaciones. De esta forma 40 años después el flamante Mazda RX-500 aún puede ser contemplado por cualquiera que se acerque a la ciudad japonesa que viera nacer a Mazda hace casi un siglo.

Fuente: Conceptcarz En Diariomotor: Lamborghini Marzal Concept (1967) | Lamborghini Miura SV/Jota