Renault Scénic y Grand Scénic, presentación y prueba en León (II): comportamiento, motor y precio

 |  @omiguel  | 

Hemos quedado en que los Renault Scénic y Grand Scénic con vehículos monovolumen pensados para las familias y los viajes. Por ello los motores que los propulsan deben tender a conseguir un viaje confortable con unas prestaciones mínimas y un consumo muy contenido.

Tras la revisión del Renault Scénic 2012 en cuanto a diseño, habitabilidad y tecnología toca sentarse al volante para apreciar su comportamiento tanto en lo referente a sus motores como a su dinámica. De toda la gama de opciones mecánicas existen tres de gasolina: el veterano 1.6 16V de 100 CV, que se sustituirá por el 1.2 TCe de 115 CV, el 1.4 TCe de 130 CV (cambio de doble embrague EDC opcional) y el 2.0 de 140 CV con cambio CVT. En diésel la gama comienza con el 1.5 dCI de 95 o 110 CV, continúa por el nuevo 1.6 dCI de 130 CV y termina en el 2.0 dCI de 150 CV con transmisión automática.

Comportamiento del Grand Scénic 2.0 dCI de 150 CV automático

Este motor ofrece 150 CV y un par máximo de 360 Nm a solamente 2.000 rpm por lo que su capacidad es más que suficiente para mover con soltura los casi 1.600 kilogramos que pesa el Scénic. Tiene además un comportamiento muy constante a lo largo de su evolución en revoluciones y en consumos se mueve por encima de los 6 l/100 Km cuando se conduce de forma ágil.

150 CV diésel con cambio automático para el Scénic, la solución de mayor potencia

Un detalle importante para tener en cuenta en cuanto al confort es el cambio automático. Cuenta con seis velocidades y un modo manual-secuencial para manejarse de forma ágil. Entre sus ventajas está la suavidad con la que actualiza la relación de marcha en función de la conducción, si bien parece algo perezoso incluso cuando se pisa el pedal a fondo – no, no existe un modo Sport para suplir esto y no tiene mucho sentido en un coche viajero – y a las personas que hayan conducido con cambio de doble embrague les parecerá que es algo lento al alternar entre las marchas.

El nuevo motor 1.6 dCI de 130 CV en el Renault Scénic

Aquel bloque 1.9 dCI de 130 CV que acompañó a numerosos modelos de Renault (el Mégane II por ejemplo) y de Nissan, un motor de esos que se suele decir que son “como una roca”, deja paso a un sucesor de solamente 1.600 cc que mantiene la potencia y mejora en los aspectos más importantes en los que podría mejorar: menor consumo (emite CO2 simultáneamente) y mayor par máximo. La cilindrada no es la única novedad interna del motor, hay varios cambios a nivel mecánico que están estrechamente relacionados con el desarrollo tecnológico realizado en la Fórmula 1. Este motor es más cuadrado (la carrera del pistón es similar al diámetro de los cilindro) y cuenta con circulación de agua transversal entre otros aspectos.

El nuevo motor 1.6 dCI bebe de parte de la tecnología usada en la F1.

A la hora de conducir un Renault Scénic equipado con el 1.6 dCI de 130 CV se comprueba de buenas a primeras que es el bloque intermedio de la gama y el más equilibrado en cuanto a prestaciones / consumo. En aceleración no parece estar a mucha distancia del 2.0 dCI y se nota notablemente en las recuperaciones, rápidas y suaves. Incluso se aprecia que su entrega de par a bajas vueltas es bastante importante y constante. Durante la prueba por unas carreteras de bastantes curvas y cuestas el ordenador de viaje marcaba en torno a los 6-6,5 l/100 Km, lo que es bastante para un diésel pero resultaba un valor rebajable fácilmente.

Scénic 1.5 dCI de 110 CV, igual pero con nuevas tecnologías

Parte de las novedades incluidas en el diésel de 130 CV han pasado a formar parte de la evolución del 1.5 dCI, sin duda uno de los bloques más comercializados en Reanult. Como hasta ahora ofrece 110 CV de potencia pero ha sumado 20 puntos para ofrecer un par máximo de 260 Nm. Al margen de diversas mejoras mecánicas como un nuevo turbo de geometría variable, en la bomba de aceite o en la inyección ha incorporado dos “ayudas” que ya son habituales hoy en día: la función Start&Stop y la recuperación de energía en la frenada (Energy Smart Managemente).

Aplicado al Scénic con el 1.5 dCI homologa 4,1 litros cada 100 Km de consumo medio y una emisión de CO2 que se ve reducida hasta los 115 g/Km. Ni que decir tiene que resulta interesante un monovolumen que nos permite evitar el pago del impuesto de matriculación. ¿Y qué decir a nivel de comportamiento? Es un motor que ofrece una aceleración suficiente en la mayoría de los casos y consume poco siempre que no se le trate de forzar. Para circular por ciudad, carretera o en autopista a velocidades legales es un motor adecuado. En el recorrido por autopista el ordenador reflejaba una media de consumo que oscilaba dentro de los 5-6 litros.

Dinámica en general, comportamiento de suspensiones, frenos y rumorosidad

Suspensiones equilibradas, dirección precisa pero poco sensible y frenos suficientes…

No puedo negar que me ha sorprendido el Renault Scénic en cuanto a balanceo lateral y en cuanto a que las suspensiones no se mostraban excesivamente suaves, algo típico de los coches de este tamaño. Ofrece una sensación de firmeza y control propia de un compacto a pesar de tener mayor altura y mayor peso.

En el capítulo de la dirección huelga decir que tiene un comportamiento muy noble y es precisa, si bien se le puede achacar como como crítica que el tacto es poco sensible. No quiere decir que sea algo negativo pero, personalmente, prefiero notar más la carretera. Algo similar se aprecia con los frenos que son muy correctos pero poco más, en una emergencia seguramente se agradecería una capacidad de deceleración mayor.

A 120-130 km/h no introduce en el habitáculo más ruido que el que se produce aerodinámicamente, y en ninguno de los casos probados el motor ofrecía un ruido palpable salvo que se llevase por encima de las 3.000 vueltas.

Precio del Renault Scénic 2012: desde los 19.300 euros

El Renault Scénic tiene un precio base de 19.300 euros mientras que el Grand Scénic lo hace desde 21.700 euros (todos equipamientos y los precios del Renault Scénic / Grand Scénic). A mayores Renault está introduciendo actualmente un descuento que puede alcanzar hasta los 2.500 euros para todas las versiones por lo que podríamos adquirir un Scénic básico (1.6 de 110 CV con acabado Authentique) por 17.300 euros.

Preguntar por un rival para el dueto Renault Scénic / Grand Scénic es nombrar obligatoriamente a los Citroën C4 Picasso y Grand C4 Picasso, los cuales pelean duramente por alzarse con los primeros puestos en ventas dentro del segmento. Ambos cuentan con espacios interiores similares, una gama de motores parecidas y precios ligeramente inferiores sin contar los descuentos convenientes.

Otras alternativas a la pareja de los Scénic serían el Ford C-Max y Grand C-Max, ambos con tamaños parecidos a los del dueto francés y con precios más atractivos: la versión diésel de 95 CV del C-Max arranca en los 14.720 euros con un equipamiento Urban un pelín más corto que en el Scénic Authentique.

Conclusión

En general estamos ante un vehículo monovolumen muy equilibrado y apto para los viajes familiares, con motores buenos y consumos contenidos. Uno de los aspectos más positivos es su modularidad anterior y entre los aspectos que considero a mejorar se encontrarían la dirección y los frenos.

En Diariomotor: Renault Scénic y Grand Scénic 2012, más eficiente y moderno | Renault Scénic y Grand Scénic Collection 2012, también les ha llegado el lavado de cara

Lee a continuación: Renault Scénic y Grand Scénic 2012, presentación y prueba en León (I)

Solicita tu oferta desde 17.100 €