Opel Astra GTC 2.0 CDTI Sportive a prueba, segunda parte: conduciendo el diésel más potente

Es el momento de salir a rodar con el Opel Astra GTC para apreciar cómo se mueve con su motor diésel de 165 CV. Con esta potencia cabría pensar en que es un coche muy rápido y es cierto que lo es pero no es el más ágil de los felinos. Puede que sus más de 1,5 toneladas de peso impidan tal cualidad.

Parece que ahora todos los coches compactos son bastante pesados, tanto como una berlina de las de antaño, pero es conveniente mirar este aspecto con otra perspectiva. Las estructuras de los coches de ahora no son las de antes y el equipamiento tampoco, cada vez los coches traen más extras y su esqueleto es más resistente. Eso tiene un precio, y nunca mejor dicho.

Opel Astra GTC 2.0 CDTI Sportive a prueba

El motor diésel en datos técnicos

Con el motor diésel el Astra GTC acelera de 0 a 100 km/h en 8.9 segundos, pudiendo alcanzar hasta 210 km/h.

Por debajo del capó de este Opel Astra GTC se esconde un motor turbodiésel de 2.0 litros, con denominación CDTI, y 165 CV de potencia. De su tecnología destaca el uso del common-rail, usada en prácticamente la totalidad de los motores a gasóleo modernos – y la sobrealimentación mediante un turbo de geometría variable.

En su momento álgido, que transcurre entre las 1.750 y las 2.500 revoluciones por minuto, el bloque entrega a la transmisión un máximo de 350 Nm de par. Esta fuerza llega al eje delantero a través de una caja de cambios manual de seis velocidades. Opcionalmente se puede adquirir este mismo

Comportamiento en carretera

Opel Astra GTC 2.0 CDTI Sportive a prueba

A pesar de que el GTC no sea un peso pluma, su potencia y elevado par motor le permiten ser un coche ágil en definitiva. Las primeras marchas facilitan una aceleración muy rápida hasta los 100-120 km/h si se exprimen no más allá de las 3.500 rpm, tope límite a partir de cual las cualidades del CDTI comienzan a decaer. En marcha a velocidades de carretera como mucho hay que rebajar hasta cuarta marcha en cuestas puesto que en tramos rectos con el juego de quinta y sexta es suficiente. La conducción durante tramos largos se hace así menos tediosa.

Con sus 165 CV las recuperaciones son bastante rápidas incluso con la sexta relación engranada.

Ello no quiere decir que estas dos últimas marchas no sean bastantes largas, pensando en minimizar al máximo el consumo a velocidad de crucero. En las recuperaciones su potencia y sobre todo su elevado par se dejan notar en positivo, especialmente cuando lo hacemos en la sexta marcha a unos 110-120 km/h y el motor “circula” en su zona de mayor fuerza por giro.

A la hora de rodar a velocidades de crucero la suspensión y la amortiguación adaptativa (que Opel denomina FlexRide) se comportan muy bien. Personalmente me ha costado mucho notar las diferencias entre los diferentes modos. Es cierto que con el modo “Sport” la dirección ofrece un tacto más rígido pero no se aprecia bien que la amortiguación sea más dura o que la respuesta del motor sea más enérgica.

La amortiguación adaptativa FlexRide funciona bien pero las diferencias entre sus modos casi no se notan.

Otro tanto ocurre con el modo de paseo, denominado “Tour”, que aumenta la asistencia en la dirección y disminuye la sensibilidad del chasis del vehículo a las irregularidades del asfalto. Pero distinguirlo del “modo normal” en carretera no es nada sencillo. En resumen, el chasis del Opel Astra GTC se comporta muy bien. Por cierto que se puede ajustar en la configuración del coche (botón Config) qué parámetros queremos que se modifiquen cuando activamos el modo Sport.

Opel Astra GTC 2.0 CDTI Sportive a prueba

Comportamiento en ciudad

La tecnología Start&Stop también está presente en este Opel tan tecnológico. Es desconectable con un sencillo botón pero cuando está en funcionamiento realiza el apagado del motor nada más detenernos con el embrague pisado para inmediatamente encenderse de nuevo con solamente pisar el embrague (aunque es necesario pisarlo enérgicamente, casi hasta el fondo). A la ventaja del ahorro de combustible en los semáforos se une la de que tarda muy poco en re-arrancar por lo que no resulta molesto.

Dada la agilidad del motor, con amplia respuesta cuando circula girando a pocas revoluciones, el Astra GTC puede “callejear” bien. Volviendo al tema de la suspensión quizás en firmes menos regulares como el asfalto de la carretera si se hace notar la suspensión adaptativa, con el modo “Tour” se circula un pelín más cómodo por adoquinados y por encima de los baches. Aún así no es la panacea, este modo “viajero” no nos hace perder el contacto con el suelo.

Corto radio de giro y cambio algo tosco, las dos únicas pegas del Astra GTC en este sentido.

Uno de los puntos que menos me ha gustado ha sido el tacto del cambio; llamadme purista pero para mi si la quinta marcha me ofrece en todo momento una mayor resistencia de la que me ofrecen el resto de marchas no me siento tan cómodo. Quitando ese punto y resumiendo, el Opel Astra GTC con este motor se comporta de una manera ágil.

A la hora de aparcar también me fijé en un detalle que parece una tontería pero que no lo es tanto: el radio de giro. En el Astra GTC el radio de giro es ligeramente más corto de lo habitual en un compacto – al menos, en los que he probado yo – y obliga a más maniobras. El hecho de que sea uno de los más largos del segmento tampoco ayuda a la hora de buscar aparcamiento en la ciudad.

Opel Astra GTC 2.0 CDTI Sportive a prueba

Consumos en general, por encima de lo “oficial”

Parece ya demasiado típico exclamar lo de que los consumos se disparan por encima de los que marca la homologación, es algo que ocurre prácticamente siempre – en una conducción normal, se entiende – debido a la naturaleza de las propias pruebas europeas de los ciclos de consumo.

De media dicen que consume 4,8 litros cada centenar de kilómetros pero eso es un valor que no he conseguido alcanzar ni circulando a punta de gas por autopista. Sería más razonable decir que de media rondará los 5,5 litros en una conducción mixta que combine al 50 % carretera y ciudad. Este es un punto clave pero también lo es que circulando por carretera apurado, con muchas aceleraciones y frenadas, no superé en ningún caso los 6,5 litros.

¿Consume mucho para sus prestaciones? Al menos es razonable.

Para mañana queda la última parte de la prueba con un análisis del equipamiento – con especial interés en la completa tecnología de este Opel – así como sus precios y rivales principales en el mercado español. Continuará ...


En Diariomotor: Opel Astra GTC, toma de contacto en el circuito del RACC | Opel Astra GTC, también con techo panorámico y motores diésel 1.7 CDTI | Nuevo Opel Astra GTC, nuevas fotos y más datos

Lee a continuación: Opel Astra GTC 2.0 CDTI Sportive a prueba, primera parte: el Gran Turismo Compacto

Toda la información que necesitas sobre el modelo Opel Astra GTC: análisis general del modelo, ficha técnica, precios, fotos y todas las noticias relacionadas.

Ver todos los comentarios 3