Primero de mayo: día de la insumisión contra los peajes

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

La jornada del Primero de Mayo se saldó con interminables colas e importantes atascos en las autopistas catalanas. A las complicaciones habituales del regreso del puente se unió la acción de protesta de la plataforma Prou Peatges que aboga por la desobediencia civil para animar a los conductores a no pagar al llegar a las cabinas de peaje. Obviamente en el rifirrafe entre el empleado de la concesionaria de las autopistas y el conductor, el segundo siempre acaba logrando su objetivo; enfrentándose, eso sí, a multas de hasta 100€ que según algunas fuentes jamás tendrán que pagar amparándose en cierto resquicio legal.

El caso catalán no sólo responde al descontento general del conductor español, es más, sus promotores han aprovechado la ocasión de forma muy oportunista y para lanzar un mensaje independentista de trasfondo. Tras décadas de autopistas de pago la concesionaria Albertis sigue sin eliminar los peajes, entre otras cosas para compensar el póco éxito de vías que mantienen como las radiales de Madrid. Y como bien apuntan nuestros lectores el porcentaje de autopistas de peaje en Cataluña (más de la mitad) es muy superior al del resto de España (en torno a un 18%).

Pero aún hay más, cada vez se hace más patente que de una forma u otra tendremos que pagar un extra en toda España por utilizar las autovías que hasta ahora eran “gratuitas”.

PeajesEl Gobierno estudia la implantación técnica de los peajes en las autovías españolas

La jornada de protesta en los peajes catalana se une con la noticia de que el Gobierno, tarde o temprano, obligará a pagar por utilizar las autovías españolas.

El Gobierno propone peajes “blandos” y flexibles, sin que se haya determinado aún cuán blando será el pago adicional que habrá que efectuar cada vez que utilicemos una autovía. La recaudación obtenida tendría como objetivo “rescatar” el pufo, la extraordinaria deuda, que acumulan las concesionarias de las autopistas.

Pero lo cierto es que tan complicado como convencer al conductor de pagar más por un servicio público que hasta ahora era gratuito, será la integración técnica del sistema de pago. Inundar nuestras carreteras de peajes supondría sacrificar por el camino la fluidez del tráfico, especialmente los días festivos, puentes y las típicas Operaciones Salida y Regreso de la DGT. Hay quien habla de un sistema de telepeajes con un sencillo sistema de pegatinas en el parabrisas, inspirado en el modelo alemán.

Y aún hay más. Necesariamente los peajes serán un método de disuasión que hará que muchos conductores regresen a las nacionales “de toda la vida” para evitar el pago, carreteras que por razones obvias no son tan seguras y en las que además se produce un número superior de accidentes graves.

Fuente: ABC | El País
En Diariomotor: La DGT avisa: las autovías podrían ser de peaje en unos años | El Ministerio de Fomento aclara: no habrá peaje en las autovías actuales

Lee a continuación: Lotus vuelve a la vida gracias a un colchón económico de sus nuevos dueños

Ver todos los comentarios 7