Una nueva vida para el Ferrari 275 GTB4 de Steve McQueen

 |  @davidvillarreal  | 

Maranello ha recibido con los brazos abiertos, nada más y nada menos que cuarenta y cinco años después, a uno de sus hijos predilectos. Se trata del Ferrari 275 GTB4 que en su día fabricaron para una celebre estrella, Steve McQueen, quien tuvo ocasión de recibir su preciado cavallino en San Francisco en un momento tan oportuno como el rodaje de Bullit, una de nuestras películas favoritas por contar con la que para muchos es la mejor persecución de la historia del cine.

Lo más curioso de este Ferrari 275 GTB4, más allá de su ilustre propietario original, está en que durante estas cuatro décadas y media ha pasado de ser un coupé, a ser transformado en un descapotable, para recuperar una vez más su estado original gracias al departamento de clásicos de Maranello. Un tedioso y laborioso proceso que probablemente merece la pena si tenemos en cuenta lo valiosos que son los deportivos históricos de Ferrari, máxime si en su día perteneció a Steve McQueen. Para muestra tenemos el Ferrari 250 GTO fabricado para Stirling Moss, que por 28 millones de euros en subasta se convertía en el automóvil más caro jamás vendido.

El Ferrari 275 nacía en los años 60, precisamente para suceder al antiguo 250. Bajo el capó un motor de doce cilindros formando 60º en uve y cerca de 300 CV de potencia. En este modelo se introducía la arquitectura de caja de cambios integrada en el eje posterior. La evolución de este modelo en 1966 fue concretamente el GTB4 de nuestra historia, ahora con un motor revisado con seis carburadores y capaz de superar los 266 km/h.

En los últimos años Ferrari ha trabajado para certificar los orígenes de esta unidad tan especial y constatar que en efecto fue la misma que recibió Steve McQueen en San Francisco. Durante los años 80 un nuevo propietario cometió la herejía de transformarlo en un descapotable, pero tras un arduo trabajo de los operarios de Maranello de nuevo ha sido restaurado a su estado original (coupé) siguiendo las especificaciones de este modelo en los años 60.

Según Ferrari en los últimos años han logrado certificar la autenticidad y los orígenes de más de 3.300 cavallinos, ¿qué mejor forma que esta de preservar el legado histórico de una marca tan legendaria como Ferrari?.

Fuente: Ferrari
En Diariomotor: El Ferrari 250 GTO que Stirling Moss nunca pudo conducir es también el más caro de la historia | Cine en Diariomotor: Bullitt | Chris Evans compra un Ferrari 250 GTO por 14 millones de euros

Lee a continuación: Un completo trabajo de restauración: VÄTH se pone manos a la obra con un Mercedes-Benz 300 SEL 6.3 V8

  • X 2.0

    Ya hay que ser cafre para revanarle el techo a este coche, y mas si tenia como especial que fue propiedad de Steve McQueen, bien por el trabajo de Maranello, aunque su pastizal costará, que los talleres de Zanassi no se andan con racanadas.

  • Como aficionado a los clásicos, “chapeau” por la sensibilidad y el gran trabajo del departamento de clásicos de Ferrari. No solamente porqué fué adquirido por el actor Steve Mc Queen (gran aficionado a los coches y buen piloto ) sino por preservar una joya en su estado de fabricación primitiva y así poder disfrutarlo en exposiciones futuras del departamento de Clásicos de Ferrari.

  • ramon

    que preciosidad es este coche!me alegro