Range Rover Sport GTS-X

Víctor Fernández  |  @vfdezd  | 

La firma británica Overfinch es un declarado especialista sobre los productos de Land Rover y, especialmente, los Range Rover y Range Rover Sport. Aunque hace tiempo que no hablamos de ellos, de vez en cuando presentan nuevas realizaciones sobre estos todoterrenos de la firma británica, como es el caso del Range Rover Sport GTS-X que tratamos en este artículo. Se trata del último lanzamiento de Overfinch, que fue presentado en el Goodwood Festival of Speed el pasado mes de julio.

Se trata de una preparación completa que modifica tanto el apartado mecánico como el estético de este modelo. A primer golpe de vista destaca la pintura naranja utilizada en la carrocería, pero también hay que reseñar el llamativo kit aerodinámica instalado, que incluye nuevos parachoques, faldones laterales, luces LED diurnas, nuevas salidas de escape y unas espectaculares llantas de 22 pulgadas. A su través podemos ver los frenos Brembo mordidos por pinzas negras acompañadas de la serigrafía Overfinch en naranja.

Range Rover Sport GTS-X

Un detalle muy importante es la reducción de la altura del Range Rover Sport gracias a la utilización de nuevas suspensiones, lo cual da al coche un toque mucho más deportivo ya que va más pegado al suelo. El resto de modificaciones estéticas nos las encontramos en el habitáculo, donde se han añadido numerosas inserciones en fibra de carbono y costuras del cuero en color naranja, a juego con la carrocería. La instrumentación también está iluminada en color naranja y nos encontramos el logotipo de Overfinch en varias zonas.

Por último, se ha realizado un potenciación del motor, algo casi obligatorio en cualquier preparación que se precie. El Range Rover Sport GTS-X se basa en la variante equipada con el motor 5.0 V8 Supercharged de 510 CV. Gracias a las nuevas salidas de escape y a una reprogramación de la electrónica, la potencia se ha elevado hasta 575 CV y el par motor asciende hasta 700 Nm. Con estas cifras, el coche acelera de 0 a 100 km/h en 5 segundos, mientras que la velocidad máxima se ha limitado a 233 km/h.

Range Rover Sport GTS-X

Overfinch ya admite pedidos por esta completa preparación, que en Reino Unido se ofrece desde 147.500 libras (188.000 euros al cambio actual). Sin duda, supone una gran cantidad de dinero para un vehículo de este tipo, casi el doble de lo que vale la versión estándar del Range Rover Sport Supercharged en España. Aún así, seguro que lograrán colocar en el mercado unas cuantas unidades de este Range Rover Sport GTS-X.

Fuente: Autoevolution
En Diariomotor: Range Rover Sport 2012 y Land Rover Discovery 2012, motores diésel de menor consumo y transmisión de ocho velocidades | Overfinch Range Rover Country Pursuits Concept, excesivo

Lee a continuación: Range Rover Sport SDV6 SE por 59.600 euros sólo hasta el 31 de Mayo

El Range Rover Sport se encuentra en la incómoda posición que existe entre el Range Rover Velar y el Range Rover. Suponiendo que ese nicho exista, este coche ofrece un diseño, un interior y unos acabados al más alto nivel, combinando materiales nobles con pantallas táctiles con un exquisito gusto británico. Sus capacidades off-road son notables aunque a primera vista no lo parezca y es mucho más barato que su hermano mayor, acercándose peligrosamente a su hermano pequeño (pero mucho más futurista) Range Rover Velar.

Ver todos los comentarios 2
  • eMeTreees

    Pues para lo que suelen sacar no me parece feo ni tan recargado... lo pintas entero negro, unas llantas bonitas mas normales y no m parece feo, S2

  • paquitochocolatero

    Los pilotos traseros me parecen horteras.

El Range Rover Sport se encuentra en la incómoda posición que existe entre el Range Rover Velar y el Range Rover. Suponiendo que ese nicho exista, este coche ofrece un diseño, un interior y unos acabados al más alto nivel, combinando materiales nobles con pantallas táctiles con un exquisito gusto británico. Sus capacidades off-road son notables aunque a primera vista no lo parezca y es mucho más barato que su hermano mayor, acercándose peligrosamente a su hermano pequeño (pero mucho más futurista) Range Rover Velar.