Koenigsegg Agera: nos subimos a él (y vivimos para contarlo). Foto 32 de 33.