Audi R8 e-tron, todo sobre el deportivo eléctrico de Audi

 |  @davidvillarreal  | 

¿Estaba muerto o estaba de parranda? Las dudas sobre si el proyecto Audi R8 e-tron se ha detenido por completo, o tan sólo se ha retrasado siguen acechando. En cualquier caso parece que Audi sigue desarrollando su deportivo eléctrico sino con el fin de producirlo, al menos de obtener la experiencia suficiente para que algún día este proyecto llegue a buen puerto. Mientras tanto Audi pone toda la carne en el asador, en este caso su tecnología, para analizar el funcionamiento de un prototipo que se basa en cinco pilares fundamentales: construcción ligera, diseño y aerodinámica, gestión térmica, almacenamiento energético y los entresijos de su mecánica eléctrica.

Para empezar podemos ir adelantando que el Audi R8 e-tron, incluso si llega a los concesionarios, jamás será una alternativa de sus hermanos de gasolina, sino una opción tecnológica, previsiblemente cara y muy limitada, puesto que muy pocos llegarían a producirse, para aquellos que quieran tener en su garaje el estado del arte de la tecnología eléctrica en un deportivo. No obstante, su dinamismo debería estar a un buen nivel y su aceleración ya será superior a la del recién renovado Audi R8 2013 con ocho cilindros en uve, lo cual es un dato realmente positivo.

Los últimos prototipos desarrollados se basarían en un Audi R8 con carrocería coupé, sin que de momento tengamos noticia de algún Audi R8 Spyder eléctrico.

El Audi R8 e-tron ha sido diseñado y construido a conciencia

La mayor parte de la carrocería y los elementos estructurales fueron diseñados a propósito para e-tron.

Aunque la fachada del Audi R8 e-tron sea muy similar a la de cualquier otro Audi R8 de producción, la realidad es que en su carrocería tan sólo tendrán en común nueve piezas, entre ellas las puertas, la estructura del techo y el parabrisas y las cubiertas de los retrovisores. En total la estructura pesará 199 kilogramos, 23 menos que en cualquier otro Audi R8, empleando sólo un 75% de elementos metálicos y dejando el resto a la fibra de carbono reforzada que prácticamente se cubre todos los paneles exteriores.

Junto con el aligeramiento el diseño del Audi R8 e-tron ha permitido reducir la fricción aerodinámica y así ganar ese pequeño extra de eficiencia que permita extender un poco más su autonomía, algo imprescindible en un vehículo eléctrico de estas características, hasta los 215 kilómetros que podrá recorrer con una única recarga completa.

Al tener limitada su velocidad máxima a 200 km/h por restricción electrónica, no exige la instalación de un alerón específico que mejore la estabilidad en alta velocidad.

375 CV eléctricos, todos galopando detrás

El e-tron es un Audi R8 de tracción trasera y más rápido que el ocho cilindros.

El corazón del Audi R8 e-tron se divide en dos ventrículos, en este caso motores eléctricos que bombean al son de 280 kW (375 CV en conjunto) para lograr unas prestaciones como mínimo interesantes. Para el 0 a 100 km/h requiere 4,2 segundos, siendo por tanto más rápido que un Audi R8 V8 ya sea con transmisión manual o el nuevo S tronic de doble embrague. Subiendo de vueltas hasta las 12.500 rpm podría, en teoría, superar los 250 km/h, pero por la problemática del coste energético y de su almacenamiento, ya adelantábamos que está limitado a 200 km/h.

Tampoco olvidemos que el e-tron es un deportivo eléctrico de tracción trasera, a diferencia del resto de R8 que emplean de serie y sin alternativa la tracción quattro de Audi.

El arte de dominar la masa: pesado, pero bien distribuido

Pese a la carga extra que suponen baterías y motor eléctrico, el Audi R8 e-tron cuenta con una autonomía de 215 kilómetros.

Para ofrecer una buena distribución de pesos, las baterías se han instalado entre ambos ejes, suponiendo 577 kilogramos en conjunto, a los que habrá que añadir los 184 kilogramos de sendos motores eléctricos en el eje posterior. Su distribución de pesos es del 42:58 (eje anterior:eje posterior). En general el trabajo de los ingenieros pasa por librar una batalla contra los kilogramos y con la óptima distribución del peso que no se pudo rebajar, para lograr un coche manejable, ágil y con un centro de gravedad muy bajo.

Una recarga completa de la batería, con un sistema de recarga rápida, puede llevar una hora, lo suficiente para contar con otros 215 kilómetros de autonomía (según ciclo de homologación NEDC).

Tecnología exclusiva para el Audi R8 eléctrico

Las levas permiten al conductor ajustar la retención del motor sin mover las manos del volante.

Entre las tecnologías que lo diferencian de cualquier otro Audi R8, el e-tron carece de retrovisor interior al uso, este ha sido sustituido por un retrovisor digital conectado a una cámara de alta resolución. El cuadro de mandos también ha sido adaptado en consecuencia y además de contar con los clásicos indicadores de estado de carga de la batería, también incluye un pictograma del coche coloreado en el que se nos indica el flujo de energía del sistema eléctrico.

Aunque no requiere levas para cambiar de marcha, puesto que en realidad carece de caja de cambios al uso, el Audi R8 e-tron conserva las levas en el volante para ajustar el nivel de retención del motor y hacer un uso aún más eficiente de la energía y la recuperación de esta en frenada.

¿Pensáis que sería una pena que no llegase a los concesionarios como sí lo hará el Mercedes SLS AMG Coupé Electric Drive?

Fuente: Audi
En Tecmovia: El Audi R8 e-tron podría no estar cancelado por completo
En Diariomotor: El Audi R8 e-Tron sobrevuela silencioso Nürburgring en apenas 8 minutos y 9.099 segundos | El Audi R8 e-tron casi definitivo se dejó caer por Frankfurt

Lee a continuación: Audi R8 China Edition, 80 unidades de agasajo al gigante asiático

Solicita tu oferta desde 194.720 €
  • Rest

    Quiere decirse q lo tienes q recargar más o menos cada hora yendo a una media d 200 Km/h? Claro, y eso n el mejor d los casos, x eso no t permite ir a más d 200, si no tendrías q estar recargándolo cada media hora. La apuesta tecnológica es buena, pero subrealista para adaptarla a un deportivo como es el R8; y luego otra movida, pasar con él al lado d una Picasso y q se rían d ti xq su monovolumen corre más, jajajajaja.

    • Ni mucho menos. Quiere decir que en condiciones de homologación harías 215 kilómetros. A 200 km/h seguro que las baterías durarían unos minutos ;)
      Para un deportivo así es el mayor problema que veo, que si quisieras darte un homenaje en un circuito tendrías que recargar baterías cada cuatro vueltas…

      • Rest

        A eso iba, mejor m lo pones. Como las condiciones d homolagación exactas parece ser q las desconocemos, x eso he calculado las cifras basadas n “el mejor d los casos”, es decir, siendo optimista – autonomía d 215 Km yendo a 200 Km/h-. Si circulando a 200 Km/h la autonomía duraría unos minutos, no m parece una apuesta sólida, competitiva y viable, estaríamos ante algo meramente experimental y en fase d proceso muy verde todavía.

  • xingular

    Evidentemente, sólo algunos “genios” como Rest y otros analfabetos del volante/técnica-comeblogs pensarán que el R8 e-tron va a llegar a la serie.
    El R8 vive sus últimos años. Dos como mucho. Hasta la siguiente hornada, donde ya si estará el e-tron.

  • Pingback: Audi dice no definitivo al "superdeportivo" eléctrico Audi R8 e-tron()