CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Compactos

8 MIN

BMW 118i Sport 170 CV: a prueba un interesante compacto de tracción trasera

David Villarreal | @davidvillarreal | 9 Ene 2013

Los compactos de tracción trasera son una rareza y una especie en peligro de extinción. No seré yo el “quemadillo” que te recomiende este coche simplemente por esa razón, es más, para la mayoría de los clientes que optan a un BMWSerie 1 asequible y poco potente, ni mucho menos su configuración mecánica marcará la diferencia. No obstante, tengo que decir, y más adelante explicaré por qué, que en un BMW 118i con 170 CV de potencia la tracción trasera empieza a ser cuanto menos, interesante.

Dicho lo cual nos ponemos al volante del nuevo BMW Serie 1, un coche con cierta deportividad, suficiente potencia para viajar seguros y aportarnos ciertas satisfacciones. Además, aunque de gasolina, este BMW es muy ahorrador. El BMW 118i de 170 CV de nuestra prueba era también muy práctico en tanto sus cinco puertas siempre son de gran ayuda cuando viajamos con más de un pasajero. También contaba con la línea de acabado más deportiva, denominada Sport, amén de otros extras.

La prueba completa del BMW Serie 1 ya os la ofrecíamos con antelación, pero con motivo de una comparativa que os presentaremos más adelante he creído oportuno adelantaros una prueba ligerita para hablaros de esta versión.

Un compacto potente y de gasolina, pero austero en sus consumos

Prueba del BMW 118i Sport

Sinceramente creo que el BMW 118i cuenta con el motor más potente y deportivo posible sin llegar a ser demasiado radical ni se disparen sus consumos.

El cliente que elige un BMW 118i (170 CV), probablemente estará esperando unas prestaciones acordes y la suavidad de un bloque de gasolina, sin llegar al extremo – ni mucho menos – de un BMW 125i (218 CV) o un BMW M135i (320 CV). Empuja con fuerza, pero se nota un pelín perezoso respecto a un Audi A3 1.8 TFSI de 180 CV, y esos 10 CV de diferencia se notan, aunque no son determinantes.

Es un coche potente y especialmente efectivo si lo asociamos con la transmisión automática Steptronic de 8 relaciones. La transición entre marchas es muy rápida y no se nota demasiado el tirón que se produce en el cambio de marchas, ni tan siquiera cuando apuramos en exceso el régimen de revoluciones para pasar a la marcha superior. Al menos en suavidad no tiene nada que envidiar y está a la altura de un DSG o un S Tronic de sus compatriotas y rivales del Grupo Volkswagen.

En mi impresión es un poco lento en el kick down, aunque cabe destacar que la octava velocidad hace que en el momento que queramos practicar una recuperación rápida pisando a fondo, el cambio tenga que reducir de inmediato cuatro marchas.

Su cambio Steptronic de 8 velocidades garantiza consumos muy bajos en carretera

El cambio Steptronic de 8 velocidades, con este motor, tiene un precio de 2.551 euros.

Precisamente lo más importante del BMW 118i, y un factor en el que el cambio Steptronic de 8 relaciones afecta muy positivamente, es el de los consumos. Este coche sobre el papel homologa técnicamente lo mismo que un BMW 114i de 102 CV. No obstante la diferencia con un BMW 125i ya es importante y cercana al litro a los 100 kilómetros. En la práctica estas diferencias son incluso mayores. Su consumo homologado es de 5,6 litros/100 kilómetros con esta configuración de carrocería y transmisión.

En nuestra prueba de consumos a 120 km/h de marcador, recorrido relativamente llano y compensado de ida y vuelta, sin carga y poco tráfico, obtuve un resultado de 6,2 litros/100 kilómetros. La medición la realizamos en modo ECO-PRO. Prácticamente en las mismas condiciones aunque en días diferentes, el Audi A3 marcó dos décimas por encima, con lo cual lo dejamos en un empate técnico.

Pero lo cierto es que en casi todas las condiciones el BMW 118i me dio la ligera impresión de ser muy austero, notándose especialmente cuando off the record, mantenemos velocidades de crucero que exceden los límites legales en España. En ese caso la octava velocidad se encarga de la responsabilidad de mantener una velocidad elevada a un régimen muy bajo. En llano y sin carga el cuentarrevoluciones supera ligeramente las 2.000 rpm a 120 km/h de marcador.

La tracción trasera condiciona su dinámica de manera muy positiva

Aunque no está exento de la tendencia a morrear de este tipo de compactos, controlarlo es mucho más sencillo por su tracción trasera.

¿Y por qué nos interesa que sea tracción trasera? Ni mucho menos es el tipo de coche que disfrutaremos tomando curvas de lado, su chasis es demasiado efectivo y su centro de gravedad relativamente bajo, y sus ruedas 225/45 R17 Bridgestone Potenza se adhieren suficientemente bien al asfalto como para sufrir cualquier susto inesperado, salvo con lluvia, dónde para ir rápido habrá que confiar en nuestras manos y sobre todo en los controles electrónicos.

Pero a partir de 170 CV de potencia se empieza a agradecer el buen comportamiento del coche por la propia física y la transferencia de pesos y potencia. Al salir lanzados desde parados, por ejemplo, apenas existe cabeceo a diferencia de lo que apreciamos en sus rivales de tracción delantera.

Si entramos a fondo en una curva seguirá tendiendo a salirse por la tangente de morro, pero el control del gas con el pedal derecho hace que sea sumamente fácil, y por otro lado divertido, mantener la situación bajo control.

Prueba del BMW 118i Sport

Desde que te subes a un Serie 1 ya notas un tacto duro en dirección, pedales y suspensiones. No es el más cómodo de su categoría, ni mucho menos, pero sí uno de los más – si no el que más – ágiles.

En su conjunto, dirección, suspensiones y frenos, tienen un tacto duro pero muy directo y deportivo. La dirección nos resulta bastante dura incluso en el modo Comfort, que a priori nos debería ayudar al ajustar la asistencia a un tarado más suave gracias a la dirección deportiva de desmultiplicación variable (opcional por 534 euros)

Dinámicamente este BMW 118i Sport es sublime, aunque la amortiguación resulte incómoda al sobrepasar obstáculos en la carretera. La llanta de 17” equipada por nuestra unidad de pruebas aún puede superarse con una de 18” por 2.729 euros. Podemos equipar suspensiones deportivas M por 404 euros (ya van incluidas en el paquete deportivo M) o suspensiones adaptativas M (1.304 euros), una opción recomendable si queremos mantener el equilibrio entre deportividad y relativo confort en el día a día.

El BMW Serie 1 ha mejorado en lo que se refiere a confort, pero en mi opinión un Audi A3 sigue estando en un nivel de confort superior. A favor del Serie 1 diremos que su dinámica, aplomo y tacto directo de la dirección, es mucho más agradable con el conductor que en un A3.

BMW Serie 1 con línea Sport: nos decantamos por la deportividad

La línea Urban por contra, busca un toque de elegancia y distinción diferente al Sport. A mi parecer, este último favorece mucho más al diseño del BMW Serie 1.

Como ya sabrás el BMW Serie 1 puede optar a dos líneas de estilo opcionales, ambas cuestan 1.844 euros. En nuestro caso contamos con un BMW Serie 1 Sport que se diferencia por diversos detalles en el habitáculo y la carrocería que tratan de acentuar la deportividad sin llegar a ser un paquete deportivo M (3.486 euros).

El volante forrado de piel, como también lo están los asientos, y costuras visibles en tonos rojos. Los asientos son bastante cómodos dentro de su diseño deportivo, pues la sujeción lateral es óptima y no demasiado aparatosa como para dificultarnos el acceso al habitáculo. El puesto de conducción ha sido pensado para situar la base del asiento en una posición muy baja, lo cual es agradable para aquellos que gusten de conducir de tal manera, pero no tanto para el resto. A bordo también nos encontramos con molduras rojas y con acabado aluminio. La cubierta de plástico duro sobre la guantera es realmente mejorable, tanto por su aspecto visual, como por ajustes y tacto.

Por fuera lo más destacado de la línea Sport son las llantas de 17” en estrella (1.067 euros), en este caso opcionales, la parrilla con ocho barras verticales, la carcasa de los retrovisores en el mismo tono de la carrocería, la salida de escape cromada y el anagrama Sport en la aleta.

Prueba del BMW 118i Sport

La conclusión a la que llegamos en esta prueba es que el BMW Serie 1 es uno de los compactos más ágiles de su categoría, tal vez el que más, pero no el más confortable. La combinación de motor de gasolina de poca cilindrada, pero potente, y sobre todo muy ahorrador, también nos ha gustado y más aún junto con el cambio Steptronic de 8 velocidades (siempre tendremos en cuenta que elevará la factura en más de 2.500 euros).

Para el resto de conclusiones será mejor que esperéis a la comparativa que os tenemos preparada junto con los modelos Audi A3 y Mercedes Clase A.

Prueba del BMW 118i Sport

37
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fotografías: Mario Herraiz y David Villarreal
En Diariomotor: Prueba del BMW 116i Urban | BMW Serie 1 y Serie 3 Touring, presentación y prueba dinámica en el Circuito del Jarama | BMW Serie 1 2012 de tres puertas y M135i