Kia Venga 1.6 CRDi EcoDynamics Emotion, a prueba (I) Espacio y luz a raudales

 |  @sergioalvarez88  | 

El Kia Venga es un monovolúmen perteneciente al segmento B. Uno de esos vehículos pertenecientes a un nicho que ha vivido una explosión de ventas en Europa durante los últimos años. Entre sus ventajas, combinar un gran espacio interior y maletero, con un tamaño exterior que ronda los 4 metros. Es en definitiva perteneciente a esa clase de vehículos eminentemente prácticos en cualquier ciudad grande.

El Kia Venga fue lanzado al mercado ya en el año 2009. Desde entonces no ha sufrido cambios de importancia, ni siquiera un lavado de cara. Solamente ha habido retoques en las motorizaciones diésel, que han visto ligeramente reducido su consumo de combustible. El Kia Venga se trata de un vehículo diseñado con el mercado europeo en mente, y de hecho, se produce en Nosovice (República Checa)

La versión que hemos probado para vosotros está equipada con un motor 1.6 CRDi turbodiesel de 128 CV, la motorización más potente de la gama. La unidad de prueba solamente tenía 950 km en el odómetro al recogerla en la sede de Kia en Alcobendas, por lo que prácticamente le hemos hecho el rodaje en esta prueba. Es por ello que las cifras de consumo pueden ser inferiores con el tiempo.

Diseño desenfadado y alegre

A simple vista, el Kia Venga se mimetiza bien con los vehículos de su segmento, que a pesar de su carácter práctico no suelen hacer gala de un aspecto anodino o aburrido, lo que es de agradecer. El Kia Venga no tiene su imagen actualizada a los últimos cánones de diseño de la marca, como una calandra cromada más prominente que el discreto diseño implementado en este caso, flanqueado por dos ópticas grandes.

Al igual que muchos otros vehículos similares, el Kia Venga es alto y corto, pero no da sensación de pequeña furgoneta. Kia ha diseñado un aspecto lateral con una cintura ascendente y varios nervios de expresión que le confieren cierto dinamismo. Ya que es una versión Emotion tope de gama podemos encontrar equipadas unas llantas atractivas de 16 pulgadas. Los intermitentes están integrados en los retrovisores.

En la zaga no hay demasiado que destacar en términos estilísticos, dos ópticas grandes de buena visibilidad, un portón de maletero bastante grande y los emblemas de modelo, que no hacen referencia a la motorización. El tubo de escape está oculto bajo el paragolpes. Esta unidad montaba el techo panorámico practicable, un extra interesante que aporta luminosidad y un toque de distinción exteriormente.

Interior amplio práctico y de calidad razonable

La calidad de materiales es razonable, pero nos quedamos con su gran espacio y alto componente práctico.

El Kia Venga es un pequeño monovolúmen, y como tal, cuenta con una posición de conducción más elevada que la de un turismo. He de decir que las plazas delanteras me han parecido muy satisfactorias para viajes largos ya que los asientos son cómodos, en parte gracias a una banqueta generosa y su regulación lumbar. No hay estrecheces para el conductor, ni siquiera en tallas altas. Los asientos llevan un cómodo reposabrazos integrado, francamente útil.

El volante se puede regular en altura y profundidad, y la palanca de cambios queda a poco más de un palmo del volante, el óptimo de usabilidad. La instrumentación recuerda a la de otros Kia, es sencilla, tiene todo lo necesario y es de fácil lectura en todo tipo de situaciones lumínicas. El ordenador de a bordo muestra su información en una pequeña pantalla sobre la consola central. El cambio de modo se hace con un botón ubicado en la consola central. Desde el volante habría sido más cómodo.

En esa misma pantalla LCD estrecha podemos ver la información del equipo de audio, cuya botonería es sencilla e intuitiva. El climatizador es monozona, y su pantalla queda algo baja para mi gusto. En cuanto a calidades interiores, tenemos cuero forrando volante, freno de mano y palanca de cambios. El resto del salpicadero son plásticos duros, con buen ajuste y una calidad aparente correcta. No es el mejor de su segmento, pero cumple su función y parece tener buena durabilidad.

Si queremos vaciar rápidamente nuestros bolsillos o beber como cosacos – agua o bebidas sin alcohol – el Kia Venga es nuestro coche. Bajo la consola central hay un gran hueco para dejar objetos, con suelo antideslizante. Ahí encontramos también la entrada auxiliar del equipo de música. Hay dos huecos entre los asientos para latas o botellas y en las puertas caben botellas de hasta 1,5 l. La guantera, iluminada y refrigerada, tiene una capacidad grande.

Entre ambos asientos hay un hueco abierto donde podemos dejar aún más objetos, pero al descubierto, sin tapa. El techo panorámico es practicable y tiene unas cortinillas que no dejan pasar la luz si así lo deseamos.

Plazas traseras

Las plazas traseras del Kia Venga son realmente amplias para al menos dos personas. El espacio para rodillas y cabeza es muy satisfactorio, incluso para personas de alta estatura. La banqueta es regulable longitudinalmente en configuración 60/40. No obstante, un tercer pasajero central irá muy encajado. Se pueden fijar dos sillas para niños en las plazas traseras laterales, que cuentan con anclajes ISOFIX. Hay portabotellas en las puertas y no hay salidas de climatización.

Maletero

Los 440 litros de maletero son una cifra enorme para un vehículo de su tamaño. La rueda de repuesto es de tipo galleta.

El maletero del Kia Venga tiene 440 litros de capacidad. Una cifra impresionante para un coche tan pequeño, una cifra que es similar a la de berlinas como el Seat Exeo, con 460 litros de capacidad. Dicha cifra se logra sumando el espacio bajo el piso del maletero, compartimentado. El maletero tiene una forma muy regular y la boca de carga se sitúa a una altura óptima para facilitar la introducción de los bultos.

Bajo el maletero nos encontramos una rueda de repuesto tipo galleta, que siempre es mejor que los habituales kit antipinchazo, francamente inútiles en caso de un reventón o un pinchazo más grande que la punta de un alfiler. Si abatimos completamente los asientos nos encontraremos una superficie de carga completamente plana, con una capacidad total de 1.253 litros, una gran capacidad para un vehículo pequeño. Los asientos se abaten en configuración 60/40, con facilidad.

Pronto, más…

En Diariomotor: Kia Venga, estrena diésel de 115 CV más atractivo para Europa | Kia Venga, toma de contacto | Kia Venga, el monovolumen compacto de Kia

Lee a continuación: Monovolumen, pequeño y espacioso: Ford B-MAX u Opel Meriva

Solicita tu oferta desde 11.621 €
  • guonian

    oh, mi dios. ¿por qué tanta gente obsesionada con este teléfono Android 4? ¿puedes explicar? ver, de manera extraña: http://tinyurl.com/b49jqsc

  • anonymous

    Demasiados caballos para un coche pequeño,este kia con 80 o 90 va muy sobrado y no le hace falta mas.