Entre deportivos únicos, Shooting-Brake y otras exquisiteces: la colección privada de Gianni Agnelli, L’Avvocato

 |  @davidvillarreal  | 

El hombre más rico de la historia moderna de Italia, la mano que durante décadas movió los hilos del Grupo Fiat, para lo bueno y para lo malo. Pero para muchos, Gianni Agnelli también fue moda, estilo y el ejemplo a seguir por cualquier hombre de negocios que se precie de serlo, y eso que hasta sus últimos días a Gianni siempre le acompañó el sobrenombre de L’Avvocato (el abogado en italiano).

Pero como sus trajes de franela y el reloj siempre por encima de la camisa, Gianni Agnelli también impuso moda en lo que a estilo y elegancia automovilística se refiere. Da fe de ello la inmensa colección personal de automóviles que atesoró a lo largo de su vida, algunos de los cuales se exhibirán en el Museo Nazionale dell’Automobile en Turín hasta comienzos de junio, en la exposición temporal denominada Le Auto dell’Avvocato.

¿Sabías que Agnelli disfrutó del único y flamante Ferrari 360 de tipo Speedster (no confundir con el Spider) que se construyó? ¿Y qué me dicen del curioso Lancia Delta Integrale Spider?

La primera sorpresa de este museo reconvertido en garaje de exóticas piezas únicas, es un modesto y a la vez elegante Fiat 125, con mucho valor sentimental para Gianni. Pensemos que en cierta medida este modelo marcó una época, coincidiendo en el tiempo con la llegada de Gianni a la cúpula de Fiat y la expansión del Grupo y su ensalzamiento como la marca italiana por excelencia que conocemos hoy en día.

Otra de las piezas exóticas que se exhibirán será el Fiat Panda Rock Moretti, un peculiar Panda 4×4 de 1985 dotado de un techo rígido desmontable que contaba con su correspondiente barra antivuelco. Se trata de una preparación de la extinta Moretti Motor Company que hasta finales de los 80 preparó no pocos deportivos y adaptaciones de vehículos Fiat.

Entre ellos tampoco faltan dos piezas tan elegantes como el Lancia Thema SW “Gianni Agnelli” encargado a Zagato, un lujoso familiar basado en el archiconocido Lancia Thema y una limusina basada en su predecesor, el Lancia K Limousine. Parece que al bueno de Gianni le encantaban los familiares, puesto que también contó en su garaje con un Fiat 130 Shooting Brake, el Maremma, un prototipo del que tan solo se construyeron tres unidades.

A finales de los años 70 se convirtió en el GTI preferido por los yuppies. Actualmente es un cotizadísimo compacto clásico que todos desearíamos tener en nuestro garaje pero muy pocos nos podríamos permitir, por su costoso mantenimiento y la altísima revalorización. Pero el bueno de Gianni no solo podía permitirse tener uno cualquiera sino su propio Lancia Delta Integrale Spider, con techo de lona.

Hablando de descapotables, otro que no faltará en la exposición y atraerá multitud de miradas será el one-off (modelo único, fabricado por encargo) speedster sobre la base de un Ferrari 360. La diferencia más importante respecto a un Spider radica en que este no cuenta con techo de ningún tipo. Con la libertad que ofrece prescindir de capota, la luneta delantera es mucho más baja y estrecha de lo habitual y está perfilada aerodinámicamente, al más puro estilo de las flechas de plata de antaño.

Para terminar, el estrafalario Fiat Multipla Spider que ven en sus imágenes y sobre el cual posa el sucesor del imperio Fiat, Lapo Elkann. Tengo mis dudas sobre si el bueno de Gianni llegó a disfrutar de este prototipo construido sobre la base del Multipla. Lo que sí está claro es que este coche único fue diseñado para recordar otro prototipo de mediados de los años 50 construido, también por Pininfarina, sobre la base del Multipla primigenio.

Algunas fotografías: Autoblog.it
Fuente: Museo Nazionale dell’Automobile | FIAT
En Diariomotor: La impresionante colección de coches de Juha Kankkunen: un paseo por la historia de los rallyes

Lee a continuación: ¿Qué hacen estos once campeones de España en el Jarama?

  • X 2.0

    Muy interesante el Integrale spider, muy bueno.

  • Patek

    Una pena que no se ve el Maremma. Para mí el Fiat 130 Coupé es uno de los coches más bonitos de todos los tiempos. Lo que se ve al fondo, en cambio, parece una reconversión del 130 berlina en familiar woodie, bastante discutible por cierto.