Dacia Sandero Stepway dCi 90, a prueba (II) Análisis del motor turbodiésel y sus consumos

 |  @sergioalvarez88  | 

Seguimos con la prueba del Dacia Sandero Stepway, destripando para vosotros todos sus entresijos. En la primera parte hemos dado cuenta de su habitáculo y su diseño, llegando a la conclusión de que la mejora es impresionante con respecto al Sandero previo. No obstante, hay sombras en forma de fallos ergonómicos, causados por aplicar una filosofía low-cost en elementos donde no se debe ahorrar lo más mínimo. No hablo de seguridad, hablo de que el volante no es regulable ni en altura ni en profundidad, por ejemplo. Un punto a mejorar.

En esta segunda parte haremos un análisis dinámico, de consumos y de prestaciones. El Dacia Sandero Stepway mide 4,08 metros de largo, posicionándose como uno de los grandes del segmento B. Es tres centímetros más largo que el Dacia Sandero por su kit de carrocería, a nivel de cotas interiores son coches idénticos. Mide 1,73 metros de ancho y 1,62 metros de alto, bastante más alto que por ejemplo el Mercedes GLA. Pesa 1.158 kg con una batalla de 2.590 mm. Bajo su capó encontramos el conocido motor 1.5 dCi del Grupo Renault.

En esta iteración, el propulsor turbodiésel common-rail desarrolla 90 CV a 3.750 rpm y un generoso par máximo de 220 Nm a 1.750 rpm. El turbo es de geometría fija y de baja inercia. El Dacia Sandero no lleva su único propulsor turbodiésel asociado a mecanismos Stop&Start, aunque sí dispone de un modo “Eco” que gestiona de manera más eficiente el aire acondicionado y puede aliviar el consumo según circunstancias, hablaremos más tarde de ello. El consumo medio homologado por el Dacia Sandero Stepway es de 4,0 l/100 km, emitiendo 105 g/km de CO2.

Las prestaciones son discretas pero correctas: 0 a 100 km/h en 11,8 segundos y velocidad punta de 167 km/h.

El turbodiésel va asociado a una caja de cambios manual de cinco relaciones, que entrega su fuerza sólo al eje delantero. A pesar de su aspecto campero y una suspensión más elevada, no hay opción a tracción total. Un detalle curioso es que la dirección asistida del Dacia Sandero Stepway es hidráulica en lugar de eléctrica, lo más común hoy día. El eje delantero lleva discos de freno ventilados, el trasero tambores. Los neumáticos que montaba nuestra unidad eran unos Goodyear EfficientGrip de carretera, en medidas 205/55 R16.

Al volante del utilitario low-cost

Me subo al asiento del conductor y arranco el motor. El aislamiento del motor ha mejorado mucho con respecto al anterior Sandero e incluso al ralentí vibra de manera suave. En los primeros compases de la conducción urbana empiezo a darme cuenta de que es un vehículo muy preparado para la ciudad. La postura de conducción es ligeramente elevada y es mejor que la de otros utilitarios, aunque por un margen estrecho. La visibilidad a través de los retrovisores y la ventana trasera es buena, mejor que la de varios rivales de la competencia.

Alguna ventaja tendría que ver un diseño menos atrevido y más práctico. En el manejo urbano la dirección asistida tiene un peso correcto y las marchas se engranan de manera suave y relativamente precisa, con recorridos cortos. Es por ello que conducir el Dacia Sandero en ciudad se hace muy sencillo y cómodo: no supone esfuerzo alguno. La suspensión filtra muy bien los baches, e incluso ante grandes irregularidades el habitáculo permanece “impermeabilizado” ante los vaivenes, lo que nuestra espalda agradece.

Dacia Sandero Stepway dCi 90, a prueba (II) Análisis del motor turbodiésel y sus consumosDacia Sandero Stepway dCi 90, a prueba (II) Análisis del motor turbodiésel y sus consumos

De serie no tiene sensores de aparcamiento, pero empleando las referencias convencionales no se echan de menos. La respuesta del motor dCi 90 en el tráfico urbano es muy satisfactoria. Acelera con decisión y el turbo no tiene retardo, por lo que las maniobras rápidas son un juego de niños. Gracias a un sistema de recomendación de cambio de marcha ahorraremos combustible. El propulsor está bien aislado, en aceleraciones se deja sentir pero no es molesto en absoluto, a no ser que cada salida del semáforo implique acelerar hasta el corte de encedido.

El consumo urbano del Dacia Sandero Stepway dCi 90 no debería superar los 7 l/100 km, en base al resto de cifras obtenidas.

El Dacia Sandero Stepway no puede equipar ordenador de a bordo, por lo que no hemos podido medir con precisión su consumo urbano. El mismo comportamiento cómodo y sencillo se replica en vías extraurbanas como las radiales madrileñas, un buen confort interior y un comportamiento noble. Saliendo a vías rápidas he podido advertir varios detalles. El primero es que mantiene cruceros elevados sin problema, con garantías a la hora de efectuar adelantamientos en vías de doble sentido.

No obstante, a una velocidad de 120 km/h el ruido en el interior del coche es considerable, fundamentalmente de origen aerodinámico, con un aderezo de rodadura en el paisaje sonoro. No se hace excesivamente molesto, pero en viajes largos cansa, de la misma manera que cansa mantener el pie en la misma posición durante 500 km si nuestra unidad no dispone de control de crucero (un extra de 150€). La dirección me ha resultado ligera a alta velocidad, lo que implica tener que hacer correcciones de dirección con más frecuencia de la deseada.

El comportamiento de la suspensión es mejorable a alta velocidad, ante las irregularidades rebota demasiado y no da la sensación de aplomo que tenemos en otros coches. En cuanto al consumo medio, hemos obtenido una media extraurbana de 5,3 l/100 km reales – medidos en gasolinera – en un recorrido entre Madrid y Asturias, a una velocidad de 120 km/h de aguja, con dos puertos de montaña por el camino. Me parece una cifra correcta, en la media para vehículos de sus características.

El comportamiento de la suspensión, aunque cómoda en ciudad es poco firme en vías rápidas y rebota en exceso, dando sensación de falta de aplomo.

El modo “Eco” de conducción afecta al funcionamiento del aire acondicionado, pero en nuestra prueba el aire acondicionado no fue usado. No he notado diferencia alguna en el comportamiento del coche activando o desactivando el modo “Eco”. Como en todas nuestras pruebas, tratamos de llegar al límite del coche para evaluar sus reacciones al límite. Un punto muy positivo es que el control de estabilidad ESC es de serie en toda la gama. La niñera electrónica entra en funcionamiento en cuanto el coche tiene algún desmán, cortándolo de raíz.

El Dacia Sandero Stepway subvira de manera considerable, en parte por el comportamiento de sus suspensiones, que inclina la carrocería de manera importante al entrar en las curvas de una forma más agresiva de lo habitual.En este tipo de conducción la dirección tampoco nos aporta gran confianza, y los balanceos evidencian que es un coche ideado para una conducción tranquila y relajada, en la que resulta más que satisfactorio. No es un coche que vaya a poner en peligro a sus ocupantes ante una esquiva en firme deslizante – bendito sea el ESC – pero no es una máquina hecha con la dinámica o un gran paso por curva en mente.

Pronto, la tercera y última parte de la prueba.

En Diariomotor: Dacia Sandero Stepway dCi 90, a prueba (I) ¿Una compra inteligente? | Caso de éxito: así funciona la fórmula Dacia Sandero | Dacia Sandero y Sandero Stepway 2013, toma de contacto. ¿De “low-cost” a “compra inteligente”? | Dacia Sandero 2013, a fondo

Lee a continuación: Dacia Sandero Stepway dCi 90, a prueba (I) ¿Una compra inteligente?

Solicita tu oferta desde 6.700 €
  • .Motorhome.

    Sinceramente yo no le tendría miedo a la fiabilidad en Dacia(de la que tanto se habla) . Supuestamente, mecánicas ultra probadas del grupo Renault que también supongo que utilizaran algunos Nissan, y además todo es muy simple en estos coches, menos probabilidades de fallar.
    Lo que tendría miedo sería del paso del tiempo en el interior, o de como también soporta el paso del tiempo la carrocería.

    • Yo conozco a uno con 3 años que tratan bastante mal y el interior está impecable, solo que el volante se ha empezado a desgranar con 50.000km.

  • Yo he conducido un Sandero normal con acabado Laureate de la generación anterior con este mismo motor, y sí lleva ordenador de a bordo. No entiendo como el modelo nuevo no puede llevar ni en opción.

    La dinámica de este coche es bastante mala, y no da confianza ninguna para conducir rápido. Es un coche para personas mayores, que son la mayoría de sus compradores. Yo por ejemplo tengo un Ibiza Reference de 2005 y le da mil patadas en dinámica al Sandero, y un Ibiza antiguo tampoco es un deportivo.

  • Matías Arg.

    Primero quisiera felicitarlos por la calidad de las pruebas, ya que transmiten muy bien y con gran detalle las percepciones de los vehículos probados, lo cual ayuda mucho a la hora de analizar la compra, lamentablemente en Argentina cuesta encontrar pruebas de esta calidad y por lo que veo varios leemos páginas Españolas, me parece que debido a esto.
    Lo segundo es que me gustaría sugerirles que realicen las pruebas de consumo a la antigua (midiendo en surtidor) ya que veo que se confían mucho de los ordenadores de a bordo, los que generalmente tienen bastante error. Digo esto porque no ponen datos en ciudad por no contar con ordenador; yo se que es más engorroso, pero la calidad de las pruebas se lo merece, y de esta forma podríamos tener una comparación mas certera.

    • miguel

      Yo compre el sandero stepway hace un mes…….fantástico. …no te vas a encontrar un interior de lujo….pero las prestaciones muy bien junto con el consumo….lo mejor……es diésel. ….bien en autopista…….