Conducir bajo los efectos del alcohol, drogas y ciertos medicamentos supondrá 1.000 euros de sanción

 |  @davidvillarreal  | 

La Ley de Tráfico pone cerco, y cada vez más, a la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas. Durante estos días estamos siendo muy críticos con algunas de las reformas que previsiblemente entrarán en vigor el próximo año. Ya lo fuimos con el tema de los accidentes cinegéticos y volveremos a serlo con el tratamiento de las sanciones por alcohol y drogas.

A partir de ahora la sanción por un exceso de alcohol o cualquier presencia de drogas aumentará de 500 a 1.000 euros. Es decir, cualquier conductor que supere el límite en aire espirado de 0,25 miligramos/litro y en sangre de 0,5 gramos/litro, acarreará una multa de 1.000 euros y la retirada de entre 4 y 6 puntos del carné. Las tasas superiores a 0,6 miligramos/litro en aire espirado seguirán estando penadas como delito.

La nueva Ley de Tráfico se convertirá en una de las legislaciones europeas más estrictas con el consumo de alcohol.

Sanciones económicas muy duras para los excesos de alcohol

La tolerancia al alcohol depende de muchos factores (hábitos, tiempos, sexo, edad, peso…) pero según datos de la DGT un hombre adulto de complexión media podría dar positivo (y acarrearía 1.000 euros de multa) con dos o tres tercios de cerveza.

Algunas asociaciones de automovilistas han puesto el grito en el cielo ante una medida que bien podría tener afán recaudatorio y que no deja de ser la confirmación de la tolerancia cero con el alcohol que persigue la Dirección General de Tráfico, aunque no exista un límite máximo de alcohol en el cero absoluto como sí tenemos en otros países de la Unión Europea como Hungría, República Checa y Eslovaquia.

Los diferentes tramos de los límites de alcohol pueden suponer la retirada de más o menos puntos, o incluso incurrir en un delito, pero una cerveza de más supondrá la diferencia entre no recibir una sanción o tener que apechugar con 1.000 euros de multa. Es para pensárselo ¿no?

Sobre 0,25 mg/l habrá 1.000 euros de multa y retirada de cuatro puntos, que si se superan los 0,5 mg/l serán seis puntos. Aquellos que se nieguen a someterse a las pruebas también recibirán 1.000 euros de multa, además de la sanción penal pertinente (está considerado un delito penado con prisión de seis meses a un año y retirada del permiso de conducir entre uno y cuatro años).

Precaución con las drogas, pero también con medicamentos sin prescripción médica

Mucho cuidado con la ingesta de medicamentos sin prescripción médica. Si estos contienen trazas por las cuales pudieran ser considerados ilegales para su conducción podrían provocar un positivo en los controles.

Volviendo al tema de las drogas surge un nuevo problema, la tolerancia cero con las drogas y algunos medicamentos podría facilitar los casos de “falsos positivos”. La presencia de sustancias prohibidas en el organismo se puede prolongar durante horas y días posteriores a su ingesta y muchos medicamentos comunes contienen trazas de sustancias que podrían generar un resultado positivo en la prueba. Ya no solo estamos hablando de la detección del consumo de cannabis o cocaína, sino también de medicamentos que incorporen derivados de benzodiacepinas, codeína, anfetamina y metadona.

Hasta ahora, para que la sanción prosperase, era necesario constatar que el conductor no se encontraba en condiciones de conducir por su ingesta de drogas y cualquier medicamento.

Otro problema más que se añade a los ya mencionados. La nueva Ley de Tráfico eximirá de sanción a aquellos que hayan tomado medicamentos por prescripción médica o estén en un tratamiento rehabilitador por drogadicción, en el caso de la metadona. Pero si esos medicamentos afectan a su conducción y son suficientemente perniciosos para que cualquier conductor sea sancionado con 1.000 euros, ¿no debería privarse a todos esos conductores de ponerse al volante de un coche?

Por último, recordar una vez más que esta ley y la problemática que suponen las drogas en la conducción, no solo afecta a los consumidores habituales de drogas ilegales. Algunos medicamentos pueden llegar a ser tan peligrosos como estas alterando nuestras capacidades y provocando somnolencia. Antes de tomar cualquier medicamento es indispensable leer su prospecto. Pero sinceramente creo que Tráfico debería hacer más hincapié en la normativa de etiquetado de estos y en conminar a los profesionales, los médicos que los recetan y los farmacéuticos que los dispensan, para recordarnos que el consumo de cierto medicamento es incompatible con la conducción.

Fuente: Consejo de Ministros
En Diariomotor: Estas son las 7 reformas de la nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial para 2014

Lee a continuación: La nueva ley de tráfico y los accidentes cinegéticos: el único atropello es el que se está cometiendo contra el conductor

  • nombre

    cuestión de acostumbrarse, yo cuando conduzco no tomo alcohol que es , junto a la cafeína las únicas drogas que consumo.
    y no se echa de menos y cuando otro conduce me tomo una caña tan ricamente.

    no pasa nada, lo de los medicamentos habrá que poner cuidado de cuales son eso sí.

  • xingularito

    En este caso sí que me parece correcto. Pero preferiría antes que aumentar la sanción, que también, la tolerancia 0 con el alcohol, drogas y derivados. Pero volvemos a lo de siempre…

  • AB

    El tema de los medicamentos puede ser problemático y leer el prospecto no basta, pues los prospectos suelen “curarse en salud”, y nunca mejor dicho, y advertir de todo tipo de efectos secundarios, por si acaso. Por tanto, deberían ser los médicos los que, al recetar un producto que afecte a la conducción adviertan, y mejor por escrito, de sus posibles efectos peligrosos, pues no solo se trata de la posible sanción, sino de que, en caso de accidente, el seguro se puede negar a pagar los gastos basándose en que el conductor incumplía la ley y no era apto para conducir.

  • monosconteclado

    yo me drogo el vienres y doy positivo el domingo cuando vuelvo de comer las rabas. Vaya putada.

  • Manuel Castro Outeiriño

    Estafa de ley. mucha gente toma metadona prescrita hace años. Su medico, no sabe si conduce o no, ya que esta sustancia también se receta como mal menor, es decir, no para desenganchar de la heroína, sino para que esta, no tenga síndrome de abstinencia, y no se comentan más delitos. Las unidades encargadas de atender a los enfermos de adicciones, no pertenecen normalmente al sistema de salud del estado. Son contratos de servicios. Como los que hay en los juzgados de media España. ¿se cree alguien que en esos lugares se controla la salud?, para nada. Dispensarios de lujo, con jefes con parientes contratados y gente que no acude al trabajo. No deja de ser, como la contratación de cualquier otro servicio, malo, y caro. En este caso, hasta peligroso para TODA LA SOCIEDAD.