Cura para el aburrimiento: un Toyota Camry con motor NASCAR

 |  @sergioalvarez88  | 

El Toyota Camry no se caracteriza como un producto pasional. De hecho, me gusta llamarlo “electrodoméstico de transporte“. Cumple a la perfección su función práctica: es cómodo, fiable, asequible y razonablemente rápido. Eso es todo, no hay pasión por ninguna parte. Aún así, es uno de los vehículos más vendidos del mundo, probando que lo que la mayor parte de la población necesita son simplemente soluciones de transporte. Con todo, es posible convertir a un Toyota Camry en una máquina brutalmente rápida y radical.

Es lo que en 2010 – con motivo del SEMA Show de Las Vegas – hizo RK Motors, en cooperación con Toyota. La idea era trasladar a las calles las prestaciones y la eficacia de un Camry de la NASCAR, una máquina de competición en toda regla. Me encanta la NASCAR por lo anacrónico de su tecnología: hasta hace un año eran coches carburados y con cajas de cambio manual. Por tanto, este peculiar Camry con carrocería coupé monta un propulsor 5.9 V8 carburado, con un altísimo régimen de giro y una potencia atmosférica de 680 CV.

Cura para el aburrimiento del electrodoméstico de transporte

Su motor 5.9 V8 se deriva directamente de la NASCAR: es carburado y entrega una potencia final de nada menos que 680 CV.

No es un motor V8 cualquiera, es un propulsor directamente derivado del programa de competición, una obra de arte construida de metal y ensamblada con una precisión prodigiosa. El motor va asociado a una caja de cambios manual Tremec T-56 Magnum de seis relaciones, con embrague reforzado de doble disco. Normalmente un Toyota Camry es un vehículo de tracción delantera, pero 700 CV al eje delantero no es una buena idea. Ahora, nuestro protagonista transmite los 680 CV al suelo en su parte posterior.

No sólo se trata de una conversión a tracción trasera. El conjunto de suspensiones es completamente nuevo e incluso se ha alterado el chasis para que este coche no se desmonte en un par de acelerones a fondo. Una jaula antivuelco se monta en el interior del coche, así como un escape artesanal para poder evacuar adecuadamente el caudal de gases del motor de competición. No hay datos de peso o prestaciones, pero podríamos esperar que fuese más rápido y radical que un BMW M5 o un Mercedes E 63 AMG.

A nivel estético, el coupé lleva pintura bicolor, grandes llantas y un kit de carrocería que ensancha notablemente su aspecto final. La salida de los escapes es lateral, a través de enormes silenciosos Thrush. El interior de esta cura para el aburrimiento tiene multitud de detalles derivados de la competición: inserciones de fibra de carbono, nueva instrumentación montada en la consola central… Retiene el asiento trasero, con un tapizado en cuero negro y rojo que aporta un toque inconfundiblemente americano.

Esta máquina única será subastada en unos días a un precio aún desconocido.

Fuente: WOT
En Diariomotor: 1957 Chevrolet NASCAR Black Widow, el corredor sale a subasta | Un taxi de la NASCAR por las calles de Chicago

Lee a continuación: El nuevo Toyota Camry se viste de Pace Car

  • Guillermo

    Es un error muy frecuente del periodismo del motor creer que este tipo de coches no generan sentimientos. Tanto el Camry como el Corolla son muy apreciados y valorados por muchísimos usuarios. Un coche puede generar sentimientos sin necesidad de tener una estética impactante, ni un motor super potente.
    Saludos.

    • xingular

      Coincido totalmente, pero… tampoco es el caso del Camry. Modelo que gran cantidad de compradores, una vez pasado a mejor vida lo recuerdan como “aquel Toyota que tuve”, no recuerdan ni el nombre jojojo.

      • Gari

        Por eso es el primer coche no americano en entrar en la NASCAR y un superventas en USA desde que llegó. Si no tienes ni puta idea no comentes chorradas solo por despotricar, anti.

        • xingular

          También es la Hilux la líder mundial. ¿Pero tu sabes si sus poseedores la llaman así? De hecho en ningún lado la denominan de esa forma, siempre es la camioneta Pick-up, la Toyota, etc.

          Este coche lo mismo, será un super-ventas, pero pasados 5 años de su compra, sus dueños lo recordarán como “el Toyota aquel que fui de vacaciones”. Precisamente es un super-ventas por ser un producto electrodoméstico ¿te acuerdas de la marca y modelo de tu microhondas?

          ¿Que tienes, quince años? ¿O eres producto de los “grandes” sistemas educativos americanos? ¿Tan difícil es de entender?

  • alexanderpp

    Es el divertido mundo del ‘sleeper’. Me encantan.

  • Fernando Camacho

    Que maquinon, una de mis fantasías es tener un coche con exterior balurdo y simplista para nada impactante pero por dentro una mostruosidad de motor asi como esta, por otra parte no hace falta siempre un fastidioso a ponerse a pelear, que molestia.

    • Paco Tce

      Pues opciones tienes una cuantas, sobre todo con los Volvo, que tienen modelos que andan como demonios y salvo por las llantas y alguna cosita más del exterior nunca dirías que corren como lo hacen

  • NF94

    No está nada mal, aunque la pintura bicolor no me gusta nada, lo deja demasiado hortera para mi gusto. Completamente en blanco y con el interior tal y como está sería perfecto.

  • ADN

    Carburado…simplemente emocionante. Aunque difícilmente logrará ser tan rápido y tan eficiente como un E63 o un M5, precisamente por que el chasis del Camry nunca se ha pensado en las grandes prestaciones, a diferencia de los alemanes.

  • Paco Tce

    Qué bueno, jajajajaja, un lobo con piel de cordero