Bugatti Legend “Meo Constantini”, rindiendo su merecido homenaje a la Targa Florio y sus pilotos

 |  @davidvillarreal  | 

Hoy toca recordar una nueva leyenda de Bugatti, la de Bartolomeo “Meo” Constantini. Constantini era un veneciano que desde muy joven se interesó por la competición y que cuando se propuso preparar un Bugatti Type 13 para correr, se encontraría con Ettore Bugatti para entablar una amistad que también le abrió las puertas del equipo de pilotos de Bugatti (dirigiéndolo durante ocho años), en el cual pudo ganar en dos ocasiones la Targa Florio, la carrera más importante en aquella época.

En su memoria nace el Bugatti Legend “Meo Constantini”, una edición muy exclusiva del Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse que costará la friolera de 2,09 millones de euros (sin transporte y sin impuestos). Como en el resto de Bugatti Legends, incluidos el Legend Jean Bugatti y el Legend Wimille, el de Meo Constantini solo se producirá en una tirada limitada a tres unidades. En su decoración Bugatti ha recurrido a uno de sus colores favoritos, el azul, protagonista de la mayoría de los paneles de la carrocería y los tintes de la fibra de carbono pulimentada que contrastan con el aluminio pulido de las puertas y las aletas delanteras.

Este Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse tiene dibujada la silueta del recorrido de la Targa Florio en la base del alerón móvil que sirve de “aerofreno”.

Las referencias a Meo Constantini y a la Targa Florio son constantes. La firma del piloto aparece en el alféizar, en el reposacabezas y en la tapa del depósito de combustible, mientras que la silueta de la carrera siciliana se ha dibujado en el reposabrazos y bajo el alerón móvil, apreciándose con todo lujo de detalles al desplegarse en una frenada intensa para contribuir en su función de freno aerodinámico.

A nivel mecánico preserva el motor W16 de 8 litros del Grand Sport Vitesse, sus 1.200 CV, el 0 a 100 km/h en 2,6 segundos y su velocidad punta de 408 km/h… con la capota descubierta.

Bugatti también nos recuerda que Meo Constatini logró la mayoría de sus victorias con un Type 35, un modelo laureado en más de 2.000 ocasiones. De hecho los de Molsheim acuñaron por aquella época el eslogan de Race on Sunday, sell on Monday, puesto que sobre la mesa de Ettore se acumulaban cada lunes las reservas de los pilotos pudientes de la época que no dudaban en hacerse con un Bugatti tras la gesta de cada fin de semana.

Fuente: Bugatti
En Diariomotor: Bugatti Legend “Jean Bugatti” | Bugatti Legend Wimille

Lee a continuación: Volkswagen pierde casi 5 millones de euros en cada Bugatti Veyron fabricado

  • Daniel Aguilar

    simplemente hermoso

  • ADN

    Hermoso, una enésima edición más a la corta producción de este modelo, que se ha llevado casi toda su producción en ediciones especiales y creo que bien podrían meter una que otra.

    Lo único es que las salidas de escape me parecen un poco más convencionales comparadas con la salida central que tenía el Veyron cuando recién se estrenó.