Mercedes Clase S, a prueba: así se presenta la berlina más lujosa y tecnológica del mercado

Suena el despertador muy temprano, tanto que dudo si las calles ya estarán puestas. Tiempo justo para asearme, comprobar que llevo todo mi equipo de pruebas en la mochila, cámaras, objetivos, tablet y accesorios. El desayuno lo tomaré a 300 km/h, de camino a Barcelona. Pero no temo por mis puntos, desayunaré relajado mientras leo la prensa del día en un asiento de preferente del tren de alta velocidad. Y aunque esta historia os parezca irrelevante, ya veréis que viene muy a cuento de la prueba que nos traemos entre manos, mi primer contacto con el Mercedes Clase S, un coche que ya pasó por las manos de mi tocayo y compañero David García Artés hace unos meses.

Reconozco que no me gusta nada que alguien conduzca por mí. Pero, sin que sirva de precedente, hoy me toca probar un coche de esos que se disfrutan, incluso más, sentado en sus plazas traseras. El Mercedes Clase S lleva hasta sus máximas consecuencias el objetivo de ofrecer un habitáculo de primera clase, con todos los elementos de confort que podamos imaginarnos, la última tecnología de Mercedes-Benz, una suavidad de rodadura digna de un cómodo tren eléctrico y prestaciones similares a las de un tren de alta velocidad.

Si no fuera por que Mercedes-Benz limita sus modelos, salvo SLS AMG, a un máximo de 250 km/h; y también, aunque huelgue decirlo, porque nos costaría todos los puntos del carné de conducir; este Mercedes Clase S podría medirse – y vencer – contra el tren de alta velocidad en una hipotética carrera para comprobar cual es el medio de transporte más rápido y confortable que el dinero puede pagar.

Mercedes Clase S: un emblema con solera y pionero tecnológico

Históricamente, la Clase S de Mercedes-Benz y sus predecesores se ha erigido como la punta de la lanza de la tecnología de la marca, pero también de toda la industria del automóvil.

Para hablar de un nuevo Clase S es inevitable recordar que Mercedes-Benz es una marca pionera en el concepto de la berlina ejecutiva y de lujo moderna. Hace cincuenta años ya se comercializaba un Mercedes que, en esencia, gozaba de una identidad equiparable a la del último buque insignia de la marca, esa aspiración de alcanzar el culmen de la ingeniería del automóvil en su época, de ser el número uno en el segmento de lujo y de abogar por la máxima perfección. En cualquier caso, la denominación Clase S no comenzaría a utilizarse hasta los años 70.

Desde los años 50, los predecesores de los Clase S modernos se convirtieron en la punta de la lanza de la tecnología de Mercedes-Benz, especialmente en lo que concierne a confort y seguridad. Hablamos de innovaciones en climatización, suspensiones neumáticas, direcciones asistidas, ABS (1978), control de crucero (1975), columna de la dirección con ajuste eléctrico (1985), airbag de conductor y pretensiones de cinturón (1981), airbag de acompañante (1988), airbags de cortina (1996), control de estabilidad (1995), sensores de aparcamiento (1995), controles por voz (1996), faros de xenon (1996) y una larga lista de innovaciones, prácticamente inéditas en el momento de su lanzamiento.

Active Body Control: el sistema que lee la carretera y nos dejó con la boca abierta

Active Body Control, el sistema que lee la carretera, es capaz “allanar” virtualmente cualquier resalto y bache de la carretera. Los sistemas de suspensiones adaptativas de sus rivales no pueden presumir de esa efectividad.

Este nuevo Mercedes Clase S llegará cargado de innovaciones que harán que te sientas especial, como conductor y como pasajero. Aunque parezca increíble, Mercedes-Benz ha refinado su berlina hasta tal punto que no solo goza de unas suspensiones cómodas, adaptativas, sino que lee la carretera para anticiparse a las irregularidades y estar preparada para sobrepasar con solvencia cualquier obstáculo sobre el firme, antes incluso de que pasemos sobre él.

No creo que habitualmente peque de entusiasmarme excesivamente con tecnologías triviales. Pero os digo que lo que ha conseguido Mercedes-Benz con su Active Body Control es digno de admiración, de golpe y porrazo este Clase S es capaz de allanar, hasta el punto de apenas sentir el impacto, los elevados resaltos de paso de cebra que nuestros regidores locales se han obcecado en instalar durante los últimos años.

Ya dedicaremos bastantes líneas en contaros como funciona más adelante.

El Mercedes Clase S está dotado de un despliegue tecnológico sin precedentes, siempre pensado para mejorar el confort y la seguridad de sus pasajeros.

Y aunque de puertas para fuera siga engalanándose bajo la sobriedad alemana, es un producto altamente tecnológico, que ha prescindido por completo de lámparas incandescentes para utilizar cientos de LED, que ha concedido el protagonismo del salpicadero a una inmensa superficie digital compuesta por dos pantallas que se prolongan desde el cuadro de mandos hasta la consola central. En sus plazas traseras reclinables, por supuesto, puedes tumbarte y tratar tu espalda con un sistema que emula un masaje con piedras calientes.

En esta nueva generación de Clase S, la visibilidad está garantizada con un sistema de faros que se adapta al contorno de la carretera; con visión nocturna, que por la noche en tramos oscuros detecta peatones mediante infrarrojos y nos los muestra en pantalla; que reconoce señales y nos avisa si nota que estamos distraídos o tenemos sueño; que incluso frena autónomamente para evitar un accidente; y si, por desgracia, este fuera inevitable, analiza nuestra complexión para calcular el volumen de inflado que necesita el airbag para minimizar los daños que suframos.

Mercedes-Benz también ha puesto toda la carne en el asador para proteger a los ocupantes de las plazas traseras, sus VIP. Estas contarán con medidas tan avanzadas como cinturones de seguridad con pretensores y airbag integrado.

En los próximos días, hablaremos largo y tendido del Mercedes Clase S. Ya hemos tenido nuestro primer contacto, con un flamante S500 de versión larga. Para poneros en situación, este modelo está dotado de un V8 de 4.663 cm3 biturbo con nada más y nada menos que 455 CV de potencia. Para saber de lo que estamos hablando, pensemos que en España arranca en los 122.900 euros con batalla corta y 125.875 euros con batalla larga. Nuestra unidad estaba cargada con casi todos los extras habidos y por haber, incluido

En Diariomotor: Prueba de contacto con el Mercedes S350 Bluetec: la referencia mundial del lujo, convence

Lee a continuación: Mercedes Clase S Maybach: lo veremos en el próximo Salón de Los Angeles

Es el tope de la gama Mercedes y también una referencia tecnológica mundial para la industria del automóvil. No es poco.

Ver todos los comentarios 3
  • Andrés Pacheco

    Quien haya conducido o viajado de acompañante en un clase S, sin importar el año, sabe que es fuera de serie su sensación. En mi opinión siempre ha sido vanguardista y sorprendente la clase S. Por ahí escuche un comentario de un conocedor de la materia automotriz: “el nuevo clase S es el auto de los autos”.

  • Lancia Romeo

    Ya tiene Patek media docena en el garaje, ¿nos enseñará las fotos? ¿Volverá triunfante o será Patektiko de por vida?

    • Tifossi

      No t molestes, no puede contestarte. Sus padres le han castigado sin internet.