Chevrolet SSR (2003-2006), ¿crónica de una muerte anunciada?

 |  @sergioalvarez88  | 

A principios de la pasada década el dinero fluía más que adecuadamente por las arcas de General Motors. Una época dorada para el gigante estadounidense, en la que se permitieron muchos excesos financieros en busca del dinero fácil. Excesos que pasaron factura en 2008, pero eso ya es agua pasada. En aquella vorágine se dieron luz verde a proyectos que hoy en día ni siquiera serían presentados a la dirección. El Chevrolet SSR fue uno de ellos.

El Chevrolet SSR sólamente fue producido y vendido entre 2003 y 2006 ¿Qué demonios era el SSR? Una pick-up deportiva biplaza con techo duro retráctil. Leedlo de nuevo. Una versión deportiva de un vehículo destinado para el trabajo, descapotable y de un precio en absoluto asequible. El mero hecho de que se vendiese fue una locura, una locura genial. Ya tenemos una perfecta excusa para hablar un rato sobre coches con vosotros.

Inspiración hot-rod para una embarcación con cuatro ruedas

El prototipo fue presentado en el Salón de Detroit del año 2000, con un increíble éxito de crítica y público.

Recuerdo que era poco más que un chaval cuando ví las primeras imágenes del Chevrolet SSR en alguna revista de coches. La inspiración del Chevrolet SSR data de los años 40, concretamente del Chevrolet Advance Design, una serie de pick-ups producidas entre 1947 y 1955. Chevrolet trató de mezclar el diseño clásico con la cultura hot-rod, además de intentar dar un toque de modernidad, porque acabábamos de entrar en el Siglo XXI, qué demonios.

El resultado final es un diseño muy personal, con una calandra peculiar de barras horizontales, pasos de rueda muy marcados y una caja que realmente perdía su utilidad al estar completamente tapada. Porque nadie iba a usar una pick-up deportiva biplaza para cargar balas de paja, ladrillos o tuberías. En el interior, la Chevrolet SSR hacía gala de menos imaginación, con un volante de aspecto clásico, y mucho plástico oscuro.

Chasis de pick-up, motor de Corvette

Las Chevrolet SSR se construyeron sobre la base del Trailblazer EXT, a su vez construido sobre una plataforma comercial. En su presentación en el Salón de Detroit del año 2000, iba asociado a un potente 6.0 V8. Sin embargo, cuando fue lanzado en 2003, el SSR se ofrecía únicamente con tracción trasera y un motor 5.3 Vortec V8 de 300 CV asociado a una caja automática de cuatro relaciones. Todo ello para mover más de 2,1 toneladas.

Sus prestaciones no eran impresionantes, hacía el 0 a 96 km/h en 7,7 segundos. Sus gigantescas llantas y un ancho de casi dos metros requerían de más potencia para moverlo ágilmente. El público había sido entusiasta con el SSR en 2000, pero GM cometió el error de descafeinarlo. Para el MY 2005, GM acopló a los SSR el motor 6.0 V8 del Chevrolet Corvette, con 390 CV de potencia y opción a caja de cambios manual de seis relaciones.

Pero el remedio llegó demasiado tarde. Las previsiones de ventas en el primer año fueron un 30% inferiores a lo previsto, y nunca llegaron a recuperarse. A pesar de que el SSR terminó siendo una pick-up deportiva con 400 CV, su comportamiento no era radical y sus escasas ventas – unidas a un precio de partida de 43.190$ para el MY 2005 – motivaron que en 2006 se dejase de fabricar, tras 24.112 unidades vendidas al público.

Aunque nunca fue un coche demasiado popular, el SSR goza de una comunidad de propietarios entusiasta y promete revalorizarse en el futuro de manera muy notable. 8 años después de su fin de producción es imposible encontrar unidades de segunda mano por menos de 20.000$. Ahí queda eso…

En Diariomotor: Ford EX Concept (2001): el prototipo clásico de buggy que Ford no llegó a comercializar | Ford GT90 Concept (1995): el prototipo clásico que hubiera reescrito la historia de los superdeportivos

Lee a continuación: ¿Un Porsche Cayman aún más picante? El sueño de todo porschista, la pesadilla del 911

Ver todos los comentarios 6
  • AB

    Un coche eminentemente lúdico y pasional y que no necesita mas justificación: Me gusta y me lo compro. Y punto… ¿Quién necesita algo mas?
    Si lo que quieres es que sea útil, te compras un Megane o una Kangoo. Y si quieres prestaciones te compras un Ferrari o, en su defecto, cualquier compacto de potencia sobredimensionada.
    Coche para tiempos de dinero fácil y fantasías… para unos pocos. No es extraño que se vendiera mal pero que, a la larga, se convierta en un coche de culto.

  • Pues yo a este cacharro le veo un noseque que queseyo, a mi me gustaría tener un bicho de esos en el garaje, y hacer el mongui por ahí

  • EL MAS INCOGNITO

    me encantaba este coche junto a algunos modelos mas de esos de fuera de lo comun! aquella fue una epoca donde todos gastaban su dinero sin pensar mucho . no se hablaba de downsizing , ni nada de eso.

  • ducklator

    El mundo estaria en armonia si tuviera una SSR y un Prowler en mi garaje.

  • ADN

    El motor lo podía llevar a velocidades increíbles y el chasis se retorcía de lo lindo en curvas. Al ser mas bajo que la SUV de la que deriva no tenia tiene tantos problemas de estabilidad. Sientes que estas en riesgo pero te bajas de el con una sonrisa que puede durar semanas. Así me sentí cuando lo manejé, aunque no se si lo compraría pues es de costosa manutención y al día de hoy sus refacciones (piezas de carrocería principalmente) son demasiado costosas.

  • X 2.0

    Estética original, funcionalidad mala. No es una pick up, tampoco se comporta como un deportivo..