3.0 V6 TDI clean diesel: así es como Audi ha adaptado sus diésel de seis cilindros a la Euro VI

 |  @davidvillarreal  | 

Con la entrada en vigor de la Euro VI a la vuelta de la esquina, Audi ya ha comenzado la renovación de sus motores de gasóleo y más concretamente de sus bloques de seis cilindros y 3.0 litros de desplazamiento. El nuevo 3.0 V6 TDI ha tenido que ponerse al día, reducir la fricción de los componentes para mejorar los consumos y reducir sus emisiones de CO2 y, lo que es más importante, actualizar sus sistemas anticontaminación para cumplir con las exigencias de la Euro VI en lo que respecta a emisiones de NOx.

Hasta los 184 CV de potencia, Audi apuesta por motores diésel de cuatro cilindros. Pero en el momento en que se supera la barrera de los 200 CV, los motores de seis cilindros en uve se convierten en la solución ideal para alcanzar las prestaciones necesarias y sobre todo la suavidad y el tacto deseable en una berlina, coupé o SUV de las gamas superiores, empezando por el Audi A4.

El nuevo 3.0 V6 clean diesel se ofrecerá en dos niveles de potencia, con 218 y 272 CV. Por encima, seguirá existiendo el 3.0 V6 biturbo utilizado hasta la fecha con sus 313 CV de potencia.

¿Cómo limitará sus emisiones de NOx el nuevo 3.0 TDI V6 de Audi?

Audi ha integrado la catalización de NOx y el filtrado de las partículas sólidas en un único dispositivo compacto.

Para reducir las emisiones de NOx lo suficiente como para cumplir con la normativa Euro VI, un vehículo del tamaño, y la potencia, de los Audi que equipan estos motores requiere de un catalizador que consuma una solución acuosa de urea, AdBlue, encargada de neutralizar estos gases que a la larga han demostrado ser tan perjudiciales para la salud. Audi no ha especificado los entresijos de su nuevo sistema de AdBlue y detalles importantes como los consumos y recargas del depósito, pero intuimos que con un correcto funcionamiento, estos coincidirán con los periodos de mantenimiento del coche.

Y tan perjudiciales, o más, como los NOx, las partículas sólidas emitidas en la combustión del diésel. Desde hace años todos los fabricantes equipan sus vehículos con filtros de partículas cada vez más avanzados.

Audi asegura que habrían logrado crear un sistema más compacto que integraría dos funciones indispensables de los equipos anticontaminación de los diésel que veremos en los concesionarios en los próximos años, la del filtro de partículas y la de la reducción catalítica de los NOx.

Audi asegura que la mejora en los consumos podría llegar a ser del 13%.

Pero eso no es todo. Los nuevos 3.0 V6 clean diesel también emplearán unos pistones de fricción optimizada, con modificaciones en los segmentos y los bulones. También gozarán de una gestión térmica mejorada, con circuitos de refrigeración independientes para el nuevo conjunto de cárter y culata; amén de otras mejoras en el turbo y la bomba de aceite de caudal variable.

Aún no sabemos el consumo homologado exacto para alguno de los modelos que equiparán este motor. Pero a tenor del 13% máximo de mejora que anuncia Audi, bien podríamos estar hablando de una reducción en cifras de homologación de al menos medio litro cada cien kilómetros.

Fuente: Audi
En Diariomotor: Prueba del Audi A5 3.0 TDI V6 Quattro | Prueba del Audi A6 3.0 BiTDI

Lee a continuación: El nuevo Audi TTS se deja ver por Nürburgring

  • Gasoilófobo

    Clean diesel, oxímoron en toda regla. ¡Gasoil, prohibición!

    • Javi57

      Me uno a tu respuesta, nunca me han gustado los diesel, pero menos desde que estudio ciencias medioambientales y se todo lo nocivo que es para la salud, la OMS lo cataloga de cancerígeno nivel 1. En países como Japón su presencia es menor al 5%. En Europa y concretamente en España de un 70%.