comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

4 MIN

La DGT mezcla la velocidad con el tocino. ¿Hay más accidentes porque se consume más droga?

Teníamos que haber estado preparados para este momento. Durante años, la DGT se ha anotado puntos por la reducción de la siniestralidad en las carreteras, justificando una gestión que puede ser más o menos discutible. Pero sabíamos que llegaría un momento en que los fallecidos en accidentes de tráfico dejarían de descender o incluso ascenderían si no se tomaban cartas en el asunto en temas que nos parecen de vital importancia, como el mantenimiento de las infraestructuras. Llegados a ese punto, ¿asumiría la DGT que no hicieron lo suficiente por preservar nuestra seguridad?

Lejos de asumir que queda mucho trabajo por hacer, la directora de la DGT, María Seguí, sale al paso con unas declaraciones en las que no ha dudado en culpar de ello al repunte del consumo de cannabis – en la población en general. Por supuesto sin mostrar ninguna prueba, ningún estudio que justifique una relación causa-efecto entre ese supuesto incremento del consumo de drogas y el aumento de los accidentes graves que se ha producido en estos meses.

Los fallecidos en carretera crecen… y la abuela fuma

La DGT basa su relación causal en estudios que advierten del aumento de estupefacientes en la población general, independientemente de que conduzcan o no el coche ebrios.

No negaremos que el consumo de drogas y alcohol está detrás de muchos accidentes y también que la DGT no debería cejar en su empeño por perseguir a aquellos conductores que pongan en riesgo su seguridad y la de todos con su actitud irresponsable. Pero sin datos que refrenden lo dicho por Seguí, esto huele como mínimo a una vaga excusa para evitar reconocer que España no solo tiene que invertir en radares carísimos, como los últimos Pegasus que se han incorporado al parque aéreo de la DGT, y para recordar que los recortes en partidas tan importantes como el mantenimiento de las carreteras, tiene consecuencias.

De momento, el único argumento esgrimido por la DGT es el de que algunas asociaciones han determinado que se está produciendo un aumento del consumo de cannabis en la población en general. No me extrañaría que fuera el de esas mismas asociaciones que a veces consumen recursos públicos buscando droga en los ríos en los que se vierten las sustancias fecales (merece la pena leer esta entrada en Nature, en inglés). Y todo ello incluso asumiendo – según sus estadísticas – que el 87,9% de los conductores no se pone al volante después de haber consumido alcohol o drogas.

Pero no. De momento la DGT no ha demostrado una relación causa-efecto entre ese aumento del consumo de estupefacientes en la población en general, que probablemente se haya producido, y los accidentes de tráfico.

El envejecimiento del parque móvil

Lectura recomendada: ¿Cuánto más seguros son los coches nuevos respecto a los viejos?

El segundo y polémico tema es el que respecta al envejecimiento del parque móvil. Según Seguí, tenemos más accidentes y más graves por conducir coches de mayor antigüedad. De nuevo, no hay estudio que lo respalde, aunque teniendo en cuenta que evidentemente el parque de automóviles ha envejecido, no sería complicado encontrar una relación.

Pero aún así, seguimos estando ante una causa difícil de demostrar. ¿Explicaría la siniestralidad que se hayan producido más accidentes con coches de mayor antigüedad? No necesariamente. ¿Se hubieran evitado esos accidentes y fallecidos con un coche moderno? Es posible. Pero para demostrarlo, al menos, haría falta un estudio pormenorizado de cada caso. Y en cualquier caso el problema sigue estando presente, y no solo en el hecho de conducir coches con tecnología de seguridad obsoleta, sino sobre todo en los recortes que nos aplicamos los propios conductores descuidando el mantenimiento de nuestros vehículos.

En definitiva, la DGT no demuestra nada, únicamente su incapacidad para hacer propósito de enmienda y reconocer que la seguridad vial no solo depende de radares por tierra, mar y aire, carné por puntos y pena de prisión. ¿Aprenderán nuestros dirigentes alguna vez a asumir sus errores?

Fuente: El País En Diariomotor: Los coches viejos son más inseguros y contaminantes pero, ¿cuánto más?