Porsche Top Secret: un 944 Turbo con sed de viajes

 |  @sergioalvarez88  | 

El Porsche 924 Turbo no logró batir el récord de velocidad que se había planteado batir. Este intento fracasado – causa del Mercedes C111 – era una espinita clavada que Porsche quería quitarse de encima. Es por ello que en 1986, empleando el entonces novedoso Porsche 944 Turbo. Una vuelta al mundo, que debía ser la más rápida jamás realizada en automóvil, empleando un nuevo propulsor, gasolina sin plomo y un sistema de catalizador. Ingredientes que damos por hecho hoy, pero que en absoluto lo eran hace 28 años y planteaban un reto.

Una vuelta al mundo que comenzó el 29 de enero de 1986, exactamente 100 años después de que Daimler patentase su triciclo motorizado. La elección de la fecha no fue casual.

Vuelta al mundo en 31 días

Antes de dedicarse a retos de hypermiling, Plattner era famoso por conducción de largas distancias.

“El Águila del Tirol”, este fue el curioso sobrenombre que este bonito 944 Turbo de preproducción recibió. La idea era demostrar la fiabilidad real del nuevo motor del coupé alemán: un 2.5 turbo de cuatro cilindros en línea con 220 CV de potencia. Para la época, un motor de excelentes prestaciones y alta potencia específica. Debía demostrar esta fiabilidad en un complicado viaje alrededor del mundo. Un viaje de nada menos que 41.140 kilómetros, atravesando los cinco continentes.

Soportando condiciones climáticas de lo más extremas y siempre buscando gasolineras con gasolina sin plomo, cuidando el sistema de catalización. Al volante de este Porsche 944 Turbo no había una persona cualquiera. En el asiento del conductor estaba Gerhard Plattner, un experto conductor austriaco al que conocemos por sus increíbles retos de hypermiling, realizados siempre con la inestimable ayuda de su mujer. Este especialista en largas distancias tenía como única ayuda en el viaje un buen puñado de mapas, su pasaporte y talleres Porsche a lo ancho y largo del mundo, que al final ni siquiera tuvo que pisar.

El vehículo estaba prácticamente de serie, sólo equipado con una caja de herramientas, un par de ruedas de repuesto, iluminación de alta intensidad y varios bidones de gasolina. Hoy en día damos por hecha la gasolina sin plomo, pero hace 28 años no era tan sencilla de encontrar, especialmente en zonas menos desarrolladas de África o Asia. En su viaje, hubo de soportar gélidas temperaturas de hasta -28 grados en Canadá y el terrible calor de verano de Australia, cruzando el outback a más de 40 grados de temperatura.

A pesar de todo – y pese a algún golpe de chapa, como el visible en la aleta delantera – el vehículo completó la vuelta al mundo sin avería alguna, regresando en 31 días a Reno (Nevada, Estados Unidos), punto de partida de esta aventura, completando un gran éxito mediático para Porsche. En el camino, este prototipo de preproducción batió varios récords: primera vuelta al mundo en un vehículo catalizado, primera vuelta al mundo en invierno y vuelta al mundo en automóvil más rápida.

En Diariomotor: Porsche Top Secret: 959 C29, los orígenes del mito | Porsche Top Secret: 965 L7, el eslabón perdido entre 911 y 959 | Porsche Top Secret: el 924 Turbo más rápido de la historia y su récord fallido

Lee a continuación: Porsche Top Secret: 959 C29, los orígenes del mito

  • Wahoo

    Gran articulo, gracias. Tansolo un apunte, como puede ser la vuelta al mundo en invierno si ha estado en los 2 hemisferios en esos 31 dias ? Imagino que el invierno en el hemisferio norte :)

    • Una de indios

      Por no hablar de: “El vehículo estaba prácticamente de serie, sólo equipado con una caja de herramientas, un par de ruedas de repuesto, iluminación de alta intensidad y varios bidones de gasolina.”

      Pero con todo y con ello: ” este prototipo de preproducción” recorrió más de 40.000km sin: ” única ayuda en el viaje un buen puñado de mapas, su pasaporte y talleres Porsche a lo ancho y largo del mundo, que al final ni siquiera tuvo que pisar.”

      No está nada mal…

  • TBN

    La evolución de este modelo fue el 968, un deportivo de dos pares de narices. Injustamente tratado por los puristas.