Subaru Forester 2014 2.0 TD, a prueba. Análisis a fondo del Bóxer Diesel

 |  @sergioalvarez88  | 

Esta semana comenzamos a probar para vosotros el Subaru Forester 2.0 TD, con su motor Bóxer Diésel de cuatro cilindros opuestos. En la primera parte de la prueba pudimos comprobar las cualidades del habitáculo del Forester, que a pesar de pecar de ser un poco soso, es realmente amplio – posiblemente liderando el segmento en lo tocante a plazas traseras – y está acabado con calidad. En esta parte nos toca ponernos al volante y someterlo a nuestra batería habitual de pruebas, en carretera y fuera de ella. Como punto de comparación, nuestra prueba de la anterior generación.

Una configuración mecánica única

Ningún otro coche del mercado emplea un motor bóxer turbodiésel. No, Porsche tampoco.

El Subaru Forester cuenta en sus entrañas con el único motor turbodiésel en configuración bóxer del mercado. Una anomalía, casi podríamos llamarlo. Este propulsor lleva siendo usado por Subaru desde el año 2008, sin ningún cambio más allá de actualizar su equipamiento antiemisiones. Aún así, sigue siendo un motor al día, de prestaciones más que buenas y un consumo del que sus rivales tienen mucho que aprender. Hemos dado cuenta pormenorizada de la técnica del motor en este artículo a fondo, por lo que nos centraremos en sólamente lo esencial.

147 CV de potencia a 3.600 rpm y un sano par máximo de 350 Nm entre 1.600 y 2.400 rpm. Cifras que permiten que el 0 a 100 km/h suceda en sólo 10,2 segundos, con una velocidad máxima de 190 km/h. Es de los todoterrenos más prestacionales de su potencia y segmento, y aunque su consumo combinado de 5,7 l/100 km se antoja elevado sobre el papel, veremos que la realidad es más favorable. Otro detalle importante del Subaru Forester es que está únicamente disponible con tracción total permanente Symmetrical AWD. No hay versiones de tracción a un sólo eje.

Su caja de cambios es manual de seis relaciones, con unos desarollos bastante largos. No obstante, es un coche que es un poco más ligero que su predecesor por lo que mejora sus registros prestacionales y consumos. Un detalle que habla bien a favor del Forester es que su depósito de 60 litros me ha permitido realizar más de 1.000 km a velocidades legales de autopista. Una autonomía que no esperaba en condiciones reales de circulación. Sus neumáticos eran unos Pirelli P7 Cinturato para todo tiempo – no unos M+S – en medidas 225/60 R17.

Un alumno aventajado

El Subaru Forester nos recibe en un interior silencioso y bien rematado. Ya lo percibo al cerrar la puerta, una agradable sensación de solidez y de aislamiento. Arranco el motor y aunque su sonido al ralentí en frío no es agradable, en cuanto se calienta apenas se distingue su sonido de un gasolina. Sus vibraciones son muy bajas por la arquitectura de un motor de cuatro cilindros opuestos. De nuevo, nuestras impresiones de este idéntico propulsor son válidas en nuestra prueba del Forester de la generación anterior, hace ya cuatro años.

En un tráfico urbano es destacable el buen nivel de aislamiento del habitáculo, así como una suspensión que mima a los ocupantes. La sensación que más puedo describir es de tranquilidad y comodidad. Y hay un aspecto clave en ello: visibilidad. El Subaru Forester es el SUV actual con mejor visibilidad desde el interior hacia fuera: sin duda alguna y desde todos los ángulos. Es posible gracias a unas grandes ventanas de formas rectangulares. La ventana trasera es tan grande que veremos al coche que nos precede, en lugar de intuir su presencia.

La excelente visibilidad del Subaru Forester es una de sus mejores cualidades frente a la competencia.

El aparcamiento también es más fácil. Su postura de conducción no es tan elevada como en otros SUV, pero encontraremos un agradable control del tráfico desde no tanta altura. La caja de cambios es precisa y de recorridos cortos, con un tacto tirando a duro; los genes STI se notan en Subaru con una unidad de seis relaciones a la que pocas pegas se le pone. Sus desarrollos son largos, y es por ello que en ciudad rara vez pasaremos de cuarta marcha. Siempre que no dejemos caer el cuentavueltas por debajo de las 1.300 rpm tendremos una buena reserva de potencia.

Esta unidad ya tenía su rodaje hecho, por lo que el motor funcionaba de manera suave con un lag de turbo que aún existente, puede considerarse normal y perfectamente tolerable. El motor 2.0 Bóxer Diesel no puede montar Stop&Start, por lo que la desconexión del motor en paradas no ocurre. Con todo, el consumo urbano ronda los 9-9,5 l/100 km según mis pruebas, por lo que la cifra no se dispara. ¿Podría ser inferior? Sí, pero no me parece un detalle preocupante. Salgo de ciudad y pongo rumbo a una larga ruta por autopista y carretera secundaria.

De nuevo el Forester me regala enormes dosis de refinamiento, circula muy bien plantado y a velocidades legales el aislamiento del exterior es excelente, incluso en viajes largos. Los retrovisores siguen produciendo ruido aerodinámico, pero es el precio por tener espejos dignos de una furgoneta con una visibilidad magnífica. Las juntas de dilatación, baches o mal firme no descomponen al Forester. El motor circula a unas 2.250 rpm cuando estamos a 120 km/h de marcador. A pesar de su tracción total permanente, sus consumos son contenidos.

Estamos hablando de un consumo medio de 6,4 l/100 km en un promedio de unos 500 km, combinando un poco de ciudad, autopista y carreteras secundarias. Respetando los límites de velocidad, pero sin cortarse en adelantamientos o ascensos en los que exprimir la dinámica del coche. Diferentes rutas a diferentes velocidades arrojaron consumos igualmente bajos, con un pico inferior de 5,2 l/100 km en una ruta a ritmo tranquilo por una ronda de circunvalación. El Bóxer Diésel del Subaru Forester también puede ser un motor más prestacional si le pedimos potencia.

Nuestro análisis técnico y de dinámica off-road de la anterior generación aún tiene plena validez.

Aunque no se estira más allá de las 4.000 rpm – su potencia máxima se entrega a 3.600 rpm – sube de vueltas solícito con un sonido que no nos recuerda a un diésel habitual, sino a un gasolina. El motor responde con brío suficiente para que los adelantamientos no sean peligrosos y no flaquea en la subida con carga a puertos de montaña. En una ruta exigente el Forester exhibe un buen equilibrio entre confort y paso por curva, con un tarado algo más firme que su predecesor y una mayor agilidad en curva. No obstante, su dirección asistida sigue pecando de poco feedback.

Fuera del asfalto el Subaru Forester se defiende muy bien gracias a su tracción total Symmetrical AWD, con un autoblocante central que distribuye el par al 50% entre ambos ejes de manera automática. El sistema Si-Drive está disponible sólo en motores de gasolina, por lo que el Bóxer Diésel no cuenta con diferentes modos de conducción, todo es automático y todo queda delegado a la electrónica. Electrónica muy eficaz que en combinación con el autoblocante permite un comportamiento off-road que sigue siendo tan bueno como en su anterior generación.

¿Merece la pena el Subaru Forester?

El Subaru Forester es una rara avis en este mundo. Un SUV con tracción total permanente es ya una rara avis en un segmento medio, donde sólo las opciones premium cuentan con sistemas avanzados de tracción integral. Aunque su estética es sobria y su interior parece sacado de 2005, es un coche de alta calidad que no flaquea en apenas ningún aspecto, y que destaca por un comportamiento intachable y unos consumos reales reducidos. Con lo que el Forester lucha es contra un mercado que se ha pasado en parte al bando crossover, y donde es casi un desconocido.

Motivos para el triunfo no le faltan, pero también tiene que luchar contra una carencia de Plan PIVE por una calificación energética tipo C. Calificación en la que se ha visto penalizado por la ausencia de Stop&Start, que dispara el consumo homologado: prueba de que las homologaciones de consumo comunitarias no son ni mucho menos perfectas. Sus habilidades off-road están por encima de la media y su equipamiento es muy amplio en la versión Executive probada. Como buen japonés, dotación amplia pero acabados cerrados sin apenas opciones de catálogo.

Por los 33.500€ que cuesta – no, no es precisamente barato – se puede comprar mucho coche de la competencia, pero nos llevaremos llantas de 17 pulgadas, tapicería de cuero, navegador, techo solar, apertura eléctrica del maletero o climatizador automático, sin olvidarnos de asientos calefactables y de ajuste eléctrico. El Subaru Forester es decididamente un coche con muchos rivales, pero peculiar en sí mismo y con un cliente fiel que repite en la marca. A pesar de un precio elevado, consideramos que es un vehículo interesante en el segmento de SUV medios.

En Diariomotor: Subaru Forester 2014 2.0 TD, a prueba. No es un SUV convencional

Lee a continuación: Subaru Forester 2014 2.0 TD, a prueba. No es un SUV convencional

Solicita tu oferta desde 26.400 €
  • OAR

    Prehistórico

  • Antonio

    Hombre, me agrada reconocer los alrededores de Gijón en las fotos.
    Supongo que os lo prestaron por allí, sorprende verlo en Somonte al lado de las cimentaciones de Gamesa.
    En cuanto al coche, exclusivo quizá pero caro y con una depreciación muy acentuada.

  • Inferno

    La prueba está fechada a 12 de diciembre de 2014, pero perfectamente podría haber sido publicada en 2004. Quizás, uno de los coches más obsoletos del mercado, como empleado del sector del automóvil me produce mucha curiosidad como narices los proveedores les sirven componentes tan desfasados actualmente.
    Me gustaría tener en mi colección uno de los primeros Forester, una cosa no quita la otra. Pero lo que hacen ahora, nada, incluso este modelo ha cambiado su filosofía para ser una especie de familiar campero a un SUV más en el mercado y encima caro.
    Tiene algo que me encanta aún hoy:

  • Carlos

    Mal vamos si al coche que te “precede” le ves por la ventanilla posterior…¿No sería al coche al que precedemos?

  • Jose

    Diferente y en esto está su encanto…

  • Alberto Santos Dumont

    Un coche magnífico, de muy alta calidad, con acabados sobrios pero muy fiables, hoy vemos como por consumos cada vez hay más cajas CVT (multitronic de Audi, p.ej) y Subaru lleva desarrollando esta tecnología desde hace 30 años. Se sale completamente de la manada de SUV’s que más parecen monovolúmenes con aires más deportivos, cuando lo conduces te das cuenta de de la gran diferencia en términos de manejo con el resto, es simplemente otro nivel. Y por supuesto que no tiene opciones, va completamente equipado, no hay que añadirle nada. ¿Feo? Mira un Mercedes GLK, en el programa Top Gear decían que parecía hecho por un carpintero, así que para gustos los colores.

  • Rest

    Es cierto que no se trata de una belleza o que su físico parece desfasado, antiguo. Peeeero este vehículo trae de serie unos argumentos que apuestan por un continuismo obscinado en todas sus facetas, lo que le hace convertirse en un paréntesis en el segmento. Y se agradece.

    Disponer de un motor bóxer diésel ( único ) tan laureado, tracción permanente repartida al 50% en cada eje en condiciones normales ( torsen, supongo ) y un centro de gravedad más bajo que casi cualquier otro del nicho, son, en realidad, alicientes para pensarse seriamente si disponer de un SUV llamativo pero castaña o de este Subaru menos pintón pero exclusivo.

  • Blady

    Es curioso que este coche esté “penalizado” por un consumo homologado alto cuando en consumo real es de lo mejor que hay en el segmento[1]. El problema es que los de la competencia mienten más [2].

    En cuanto a precio, en diesel, un Mazda CX-5, un Honda CR-V o un Toyota Rav-4, con la misma potencia, similar equipamiento y en versión 4×4 se ponen en un precio muy similar. Hablo de precio real en concesionario, no en catálogo, a pesar de que el Forester no se beneficia del Plan PIVE. Y aún así, con el Forester te llevas un tracción permanente con diferencial central autoblocante y no un 4×4 “conectable” que sólo es 4×4 por debajo de 40km/h, y con un consumo inferior.

    [1] https://suvconsumo.wordpress.com/2015/02/04/comparativas-de-consumos-de-suv-diesel-febrero-de-2015/
    [2] https://suvconsumo.wordpress.com/2015/02/05/los-suvs-que-mas-mienten-en-sus-consumos-oficiales/