AAR Aligator: la moto inspirada en la competición automovilística

 |  @sergioalvarez88  | 

Dan Gurney es uno de los nombres más famosos de la competición automovilística estadounidense. Aunque no sea tan conocido a este lado del charco, este piloto nacido en 1931 fue uno de los artífices de la victoria 1-2-3 del Ford GT40 en las 24 Horas de Le Mans de 1966. Además, en su palmarés cuenta con un Gran Premio de Bélgica: el de 1967, a bordo de un monoplaza V12 desarrollado por su propia escudería. Sus 51 victorias y 47 podios en otras competiciones – NASCAR, Indy, SCCA… – no serán el tema a tratar hoy. Será la AAR Alligator, una innovadora moto inspirada en la competición automovilística, que Gurney desarrolló a finales del pasado siglo.

La historia es muy interesante, merece la pena que os quedéis con nosotros.

No es una deportiva, no es una cruiser, no es una custom

El monoplaza Eagle F1 de Dan Gurney venció el GP de Bélgica de 1967. Fue el primer estadounidense en lograrlo con un vehículo propio.

¿Pero qué demonios es la Alligator? Es una motocicleta construida por All American Racers, la empresa de Dan Gurney. Sólo 36 unidades fueron vendidas al público, a un precio unitario de nada menos que 35.000 dólares. Todas ellas fueron vendidas en el año 2002. Lo que diferencia a la AAR Alligator de otras motocicletas es su postura de conducción, que imita a la posición tumbada con las piernas estiradas de un coche de competición. Desde que Daimler inventase la motocicleta a finales del Siglo XIX, su concepto y proporciones de “bicicleta crecida” con un motor central no ha variado. La postura de conducción de la AAR Alligator realmente fue una gran innovación.

Innovación puntual con sólo dos precedentes de éxito limitado, y que desgraciadamente, no ha arraigado en el mercado de la motocicleta de masas. Porque en el fondo, romper las convenciones marcadas por decenas de marcas y décadas y décadas de tradición, no es fácil. Todo comenzó en los años 80, cuando Dan Gurney decidió adaptar una Honda CB350 que tenía en su garaje, convirtiéndola en un curioso engendro con una postura de pilotaje totalmente diferente. Tras este primer intento, Gurney decidió comenzar su proyecto Alligator en paralelo a su trabajo como fabricante de vehículos de competición, principal sustento de su empresa, All American Racers.

La idea tras las Alligator era la de una dinámica sin parangón: al ir el piloto casi sentado en el suelo, el centro de gravedad es mucho más bajo, permitiendo que tanto frenada como aceleración sean más seguras, y el paso por curva más rápido, todo ello con una dosis extra de confort derivada de esta postura “de sofá”. Desde finales de los años 80 y hasta su presentación en 2002, Dan Gurney fue puliendo su concepto de moto, en un proyecto que más que una empresa económica viable, era una simple afición. Un concepto que se iba puliendo poco a poco y que tardó más de 20 años en madurarse, a fuego muy lento.

No era extraño ver al propio Gurney con amigos o miembros de la prensa haciendo excursiones y salidas a diversos circuitos, puliendo la dinámica de las Alligator, de las que cinco iteraciones fueron lanzadas hasta llegar al Alligator A-6, el modelo final.

Un reptil con ruedas y mala leche

Aunque las Alligator parezcan motos hechas sin muchas consideraciones técnicas o de calidad, nada hay más lejos de la realidad. ¿Por qué sólo 36 unidades fueron construidas? Dan Gurney nunca pensó en un mercado de masas y su moto fue un homenaje a su vehículo ganador en el GP de Bélgica de 1967, cuyo dorsal era el número 36, además de estar pintado en el mismo color. La atención al detalle que Dan Gurney puso en sus 36 Alligator fue muy grande, y no se escatimó un sólo dólar en componentes o técnicas de construcción. El chasis es una estructura tipo Trellis con aleación chromoly, sobre la que se ha construido un semicarenado y carrocería de fibra de carbono.

En la última subasta de Monterey, en agosto de 2014, se vendió la AAR Alligator A-6 #4 por sólo 17.600 dólares. Una auténtica ganga.

Todo se ha diseñado ad-hoc o adquirido a proveedores de primer nivel. Es el caso de los frenos Nissin por ejemplo, o sus llantas de aleación ligera. La construcción es realmente ligera, con un peso final de sólo 145 kg. El motor de la AAR Alligator es un monocilíndrico refrigerado por aire de origen Honda XR600. Originariamente con 600 cc, su cilindrada se llevó hasta los 710 cc y se le dotó de un sistema de inyección de combustible en lugar de la carburación original. Aunque no es un propulsor muy potente – desarrolla 70 CV – el bajo peso de la moto y su postura de pilotaje permitían unos pasos por curva espectacularmente rápidos y seguros.

Con todo, la AAR Alligator fue una moto incomprendida, muchos la clasificaban como custom por su postura de pilotaje con las piernas adelantadas, aunque su comportamiento era puramente deportivo. Tampoco se entendía la decisión de un monocilíndrico potente, que era un homenaje de Dan Gurney a las dirt bikes. Pero realmente, a pesar de que la moto nunca tuvo la aceptación del público de masas, no hubo ningún problema a la hora de vender la producción completa de 36 unidades.

Fuente: RM Auctions
En Diariomotor: Un cavallino de dos ruedas: el affair desconocido de Ferrari

Lee a continuación: La magia del time lapse: desmontando el motor de un Porsche 911 Carrera 3.2

  • EL MAS INCOGNITO

    Mi ¨¨curiosidad¨¨ es en que posicion va el piloto… ! ?

  • Xavi Climent Vicent

    Se ve comoda…

  • Miguel

    ¿Seria posible ver alguna foto de alguien montado en ella?, a preferiblemente de este planeta. Ya en marcha seria genial.

    • dani29

      No me he podido resistir a buscarla jajaja

      • Miguel

        Gracias Dani.
        Ya me parecía a mi. Es una postura tan placentera como cuando estas usando el WC… je..je.., pero para conducir y esquivar situaciones de emergencia como las que todos sabemos que requiere una moto… como que no.

  • Ginkler

    Lo siento pero no lo veo. Postura de custom, con componentes de calidad (excepto esos amortiguadores traseros, que rechinan mucho en una moto de 35.000$), motor justo y que manda todo el aire caliente al pecho, manillar poco menos que ortopédico para una deportiva y visibilidad en marcha muy cuestionable (si es que se ve algo).
    Me gusto que se intente innovar, y un conjunto más equilibrado, con otro motor (por ejemplo Yamaha TDM o TRX, que deberían caber bien en ese hueco), fibra de vidrio o plástico en lugar de carbono y una parte ciclo mejor equilibrada (aun me duele ese exagerado basculante y esos amortiguadores de moto básica) podrían hacer un producto curioso a mitad de precio.

  • ADN

    La razon por la que esa idea no triunfó es simplemente por que no tiene sentido. La veo peligrosa en caso de colisión, quedando el cuerpo del piloto entre el motor/tanque y respaldo. Y si no fuese por colisión por visibilidad. Finalmente en una moto parte del encanto es usar el cuerpo como contrapeso, cosa que veo complicada con esta moto.

    • Venga a otro sitio

      Peligrosa es cualquier moto. Protección 0.