Toyota Auris 2015, a prueba: foto a foto, así ha evolucionado el compacto de Toyota

 |  @davidvillarreal  | 

El segmento C representa a una categoría de turismos en los que la competencia es implacable. El cliente demanda cada vez más un estándar de calidad alto, variedad de alternativas mecánicas, una conducción que como mínimo transmita algo y, faltaría más, una dotación tecnológica y de equipamiento de confort, y seguridad, realmente alta. Por todas esas razones, y aunque el Toyota Auris de esta última generación ya estuviera preparado para asumir el reto, Toyota ha decidido presentarnos una actualización, el Toyota Auris 2015, que es más completa de lo que parece. Una actualización que ya hemos podido probar en Bruselas.

Un dato: en Europa más de la mitad de las ventas de Auris se corresponden con híbridos. En España el porcentaje es menor, pero Toyota espera que las ventas de Auris Hybrid superen a la suma del resto de mecánicas este año.

Toyota nos asegura que el producto se ha reforzado en todas las áreas, aunque la importancia de los cambios no sea la misma en todos los aspectos. Se ha renovado el diseño, con detalles y pinceladas de estilo, como su nuevo frontal; se han perfeccionado los acabados; se han expandido las posibilidades de equipamiento y tecnología; se ha mejorado el tarado del chasis y la dirección; y por último, se estrena una nueva gama de motores más completa que nunca, que además de la conocida variante híbrida, se completa con motores diésel y gasolina mucho más competitivos.

Y hablando de motores, y de híbridos, ¿sabías que más de la mitad de los Toyota Auris que se venden en la Europa occidental son híbridos? Un dato como mínimo interesante, ¿no crees?

Contémplalo con detenimiento. El Toyota Auris 2015 no ha visto modificada su silueta, el lavado de cara se hace patente sobre todo en su frontal. Toyota habla de cambios que pretendían afianzar su presencia, su halo premium, por decirlo de alguna forma. El frontal se ha ganado una parrilla más estrecha e incluso discreta, que culmina en un grupo de faros de nuevo diseño y tecnología LED. En directo, y como apreciación personal, el Toyota Auris sigue gozando de ese toque original que habitualmente nos ofrecen los modelos japoneses, pero en el fondo ha recurrido a unas claves estéticas sencillas y poco estridentes para agradar al cliente del compacto mainstream.

El Toyota Auris se une a la cada vez más amplia oferta de turismos con faros LED. ¿Por qué LED? La justificación de todas las marcas es sencilla, su iluminación es más natural y más eficiente en términos energéticos, lo cual resulta muy interesante en una industria que está continuamente luchando para reducir consumos y emisiones de gases contaminantes. También se justifica su empleo por su gran durabilidad, a diferencia de los sistemas de iluminación de lámparas incandescentes. La iluminación LED está prevista para una duración superior a las 100.000 horas, es decir, prácticamente la vida útil de un coche. La iluminación diurna se integra en el propio faro. De la luminosidad que ofrecen estos faros aún no puedo hablaros, puesto que en esta primera toma de contacto en su presentación aún no pudimos conducirlo durante la noche.

En la zaga también hay cambios. El tercio inferior del área trasero ha sido ligeramente modificado, por ejemplo, con un nuevo parachoques trasero más ancho y generoso que intenta aportar músculo a este coche.

También con un nuevo diseño de pilotos traseros, por supuesto basados en LED.

Esta que ves es la nueva aleta dorsal que hace las veces de antena para sintonizar las emisoras de radio. Es una solución sencilla, pero también un pequeño aporte estético para este modelo.

A tu disposición también tendrás una nueva selección de llantas de 16″ y 17″. Las que ves más arriba, son de 17″.

Y como habrás podido comprobar, existen diferentes diseños en 17″, como estas con detalles en negro.

Toyota también nos cuenta que han trabajado a fondo su habitáculo, para conseguir un estilo más minimalista y para mejorar, a la vez, la calidad percibida. Para ello también se han mejorado los materiales, con nuevas áreas con acabados granulados, con mullidos y nuevas inserciones. El Toyota Auris no va a sobresalir por el interior de mayor calidad de su categoría, pero sí hemos de decir que se encuentra en un buen punto de equilibrio en este aspecto.

Pero sin lugar a dudas lo más destacado de este Toyota Auris 2015 es la incorporación de un nuevo equipo de entretenimiento más avanzado, con una pantalla a color. Toyota ha optado por un equipo de entretenimiento completamente táctil, sin más interfaces que aprovechen el uso de botones analógicos. Quizás no sea, y de hecho no lo es, la solución más efectiva por comodidad y precisión de los controles, pero sí que huelga decir que el hecho de haber integrado esta pantalla, con controles de iluminación azulada, ha cambiado por completo la apariencia del habitáculo y el salpicadero.

Los controles del cliimatizador, con botones de tipo leva, también se han actualizado y muestran su información en pantallas retroiluminadas en un tono azulado.

El tono azulado también domina la consola central, con una instrumentación que recibe un nuevo ordenador de a bordo basado en una pantalla TFT de 4.2″ a todo color.

Toyota asegura que han trabajado incluso el diseño y el ajuste de los aireadores del sistema de climatización, los tiradores de las puertas, la consola central y todo el área que rodea al pomo del cambio. Todo para hacer que la sensación de calidad percibida mejore.

Y lo cierto es que la sensación de calidad es buena. Hay aspectos mejorables, como los materiales utilizados en la consola central del híbrido, que por la posición del pomo del cambio – estilo Toyota Prius – difiere ligeramente de las versiones no híbridas, ya sean con cambio automático o manual. Hay otras soluciones que nos gusta cómo se han rematado, como la parte superior del salpicadero, en la que Toyota ha optado por acabados con ligero mullido o granulado evitando el socorrido y sufrido negro piano.

El Toyota Auris 2015 estrena dos nuevos colores: azul Dark Blue Mica (el que ves más arriba)…

… y azul Blue Metallic. Los dos colores escogidos por Toyota para decorar la carrocería del despliegue de coches de que dispusimos en esta presentación en los alrededores de Bruselas.

La calidad de rodadura de esta nueva generación de Toyota Auris ya era óptima. En cualquier caso, para este lavado de cara de 2015 la marca ha trabajado una vez más este aspecto, el tridente mágico en el que insisten todos los fabricantes, de NVH – Noise, Vibration and Harshness. Para ello ha habido algunos cambios en las estructuras McPherson del tren delantero. También ha habido mejoras en las suspensiones traseras, que mantienen el esquema de barra de torsión en los motores “pequeños” (1.3 VVT-i y 1.4 D-4D) y multibrazo en el resto de motores. El Toyota Auris sigue siendo correcto, sin más, en este sentido, y no son cambios tan evidentes ni apreciables a simple vista, al menos con las versiones de llanta 17″ que hemos probado y con las que pudimos conducir por las típicas carreteras belgas, muy bacheadas y adoquinadas en algunos tramos.

La dirección también se ha perfeccionado, concretamente su sistema de dirección asistida, que aumenta el peso a velocidades a partir de entre 60 y 80 km/h, para que dibujemos los giros con mayor precisión. Su dirección, en comparación con la de otros modelos como Focus o Golf, podría definirse de ligeramente blanda. Pero su precisión nos resultó bastante correcta. No es una dirección que te exija realizar demasiadas correcciones en los giros.

En cuanto a su dotación tecnológica de seguridad y ayudas a la conducción, se estrena un nuevo paquete Toyota Safety Sense que comprende identificación de señales de tráfico, sistema de precolisión, automatismo para luz de largo alcance y detector de cambio involuntario de carril. El sistema de precolisión tuvimos ocasión de probarlo, concretamente en las instalaciones del Centro Técnico de Toyota en Bruselas, su gran sede en Europa. Este sistema -basado en lidar – cuenta con un frenado progresivo que a 30 km/h es capaz de aplicar automáticamente toda la fuerza de frenado para evitar la colisión contra otro coche y a velocidades superiores, de hasta 80 km/h, es capaz de aplicar una ligera fuerza de frenado para anticiparnos a una situación de riesgo.

Tal y como pude comprobar durante mi prueba, es demasiado sensible a la hora de reconocer riesgos en las cercanías de la carretera, por ejemplo una valla marcando una obra, o esas dichosas “chicanes” que existen en los pueblos belgas para reducir la velocidad del tráfico haciendo que ambos sentidos se vayan cediendo el paso en un estrechamiento de la calzada. Pero en esas situaciones, el coche únicamente nos avisa del riesgo mediante una señal luminosa en el cuadro de mandos, y una advertencia sonora, sin actuar aplicando fuerza de frenado.

Con los atmosféricos en peligro de extinción, Toyota apuesta por el turbo. El 1.2T se convierte en uno de los motores más interesantes de la gama con 116 CV. Pero también seguirá comercializándose con los motores 1.33 Dual VVT-i y el 1.6 Valvematic.

Y por supuesto, con su mecánica híbrida basada en una combinación de motor eléctrico y motor 1.8 VVT-i para llegar a los 136 CV de potencia. El híbrido ya supone más de la mitad de las ventas de Auris en Europa. En España, el híbrido aún no habría conseguido esas cifras, y su cifra más alta la habría alcanzado en 2015 copando un 35% de las ventas. Pero Toyota España espera que el reparto de ventas entre híbrido y la tupla diésel y gasolina, se aproxime cada vez más a las cifras europeas, entre otras cosas promocionando mucho más el híbrido, que a partir de ahora costará tanto como el diésel 1.6 D-4D.

En cuanto a los diésel, una novedad realmente importante. El Toyota Auris recibe el nuevo 1.6 D-4D de 112 CV, un motor que sustituye al antiguo diésel de dos litros, un motor que, por cierto, es originario de BMW. También se comercializará con una versión mejorada – y ya compatible con la normativa Euro VI – del 1.4 D-4D de 90 CV.

Los motores 1.2T y 1.6 Valvematic estarán disponibles con un cambio “automático”, basado en un variador continuo, que ofrece la posibilidad de seleccionar mediante levas en el volante hasta 7 falsas marchas – que intentan emular a un cambio de convertidor de par – en modo secuencial.

Pero, si me lo permitís, dejaremos a los motores para hablar de ellos en la próxima ocasión.

En Diariomotor: Toyota Auris 2015: sutil lavado de cara

Lee a continuación: Toyota se rinde al turbo: el Auris estrenará un 1.2 Turbo de 116 CV con tecnologías muy interesantes

Solicita tu oferta desde 15.550 €