CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Citroën

4 MIN

Tras 60 años de suavidad y confort, la suspensión hidroneumática de Citroën morirá con el C5

citroen-ds-suspension-1

En un movimiento de lo más inesperado, Citroën ha confirmado hoy que el fin de sus sistemas de suspensión hidroneumática está cerca. El motivo parece ser la reducción de costes que el CEO de Citroën - Carlos Tavares - busca implementar a lo largo y ancho de su gama. Un representante del Grupo PSA ha confirmado esta triste noticia y comunicado que cuando la actual generación del Citroën C5 se deje de fabricar, así lo harán los sistemas de suspensión hidroneumática en Citroën. El Citroën C5 lleva a la venta desde el año 2008, sin cambios más allá de un ligero lavado de cara.

El Citroën DS original no habría sido el mismo coche sin su suspensión hidroneumática, entonces absolutamente revolucionaria.

Actualmente, el Citroën C5 es el único Citroën en equipar suspensión hidroneumática. La berlina media equipa la última generación de una suspensión hidroneumática - llamada Hydractive 3 - que el Citroën DS estrenó en el lejano año 1955. Su funcionamiento es bastante complejo: esferas situadas en cada rueda reemplazan a los amortiguadores convencionales. Estas esferas están rellenas de un fluido compuesto principalmente de nitrógeno, comunicadas con una bomba hidráulica central que regula sus presiones a la hora de absorber los baches.

Suena complicado, y realmente es un sistema sofisticado, pero su efecto en circulación es muy palpable. La diferencia con respecto a una suspensión neumática convencional está en el fluido presurizado empleado por las esferas en Citroën, por lo que también se conoce a este tipo de suspensión como suspensión oleoneumática. Los sistemas convencionales de suspensión neumática emplean simplemente aire, por lo que también son conocidos como "suspensiones de aire". La diferencia terminológica es pequeña, pero en la práctica es muy palpable. Y eso se nota en la comodidad de esta suspensión en condiciones reales de circulación.

Comodidad suprema. Si alguna vez habéis viajado en un Citroën equipado con suspensión hidroneumática sabréis de qué hablo. Una sensación similar a la que se debe experimentar viajando en una alfombra voladora. Las imperfecciones del asfalto dejan de existir y el coche flota sobre los baches. Además, se mantiene sorprentemente firma en curvas. El mantenimiento del sistema es más complicado: las esferas deben recargarse y si un componente del sistema presurizado se estropea, la avería es cara. Con todo, era un sistema con el que Citroën aún retenía parte de su personalidad, esos ramalazos de locura de los franceses que han enamorado al mundo desde hace décadas.

La actualidad del confort pasa por suspensiones convencionales de dureza adaptativa y regulación electrónica.

Este anuncio coincide con el relanzamiento de DS como marca propia. Es casi irónico: en 1962, un sistema de suspensión hidroneumática salvó la vida de Charles de Gaulle cuando unos terroristas dispararon contra su Citroën DS. Sin la estabilidad de su suspensión Francia habría perdido a su héroe con seguridad. En el imaginario colectivo quedan anuncios icónicos, como el de un Citroën DS circulando con tres ruedas sin problema alguno de estabilidad. Es una pena que la actual gama DS nunca haya equipado la suspensión Hydractive, ni lo vaya a hacer. Futuros modelos de DS y de Citroën seguirán enfocados al confort, pero lo harán con suspensiones convencionales.

Siendo francos, las ventas de la suspensión Hydractive han sido bajas últimamente. Sólo 10.000 Citroën C5 la equiparon el pasado año. Aunque quizá el motivo es que no fue promocionada por parte de Citroën y el C5 es un coche que pide un reemplazo a gritos desde hace ya años. Un detalle a tener en cuenta es que la fábrica donde Citroën produce la suspensión Hydractive también suministra componentes a Rolls-Royce, concretamente para los Phantom. Equipados con la misma suspensión - dato que quizá desconocías - se quedarán huérfanos de proveedor. Imaginamos que Rolls-Royce tendrá que buscar otra alternativa a esta externalidad negativa.

Actualmente, sólo ofertas tope de gama por parte de fabricantes como Audi o Mercedes siguen disfrutando de suspensiones neumáticas similares a las pronto difuntas Hydractive.

En Diariomotor: Hablamos con Thierry Metroz, jefe de estilo de DS | Citroën define su estrategia: una gama C más tecnológica frente a los DS más premium, cuyas ventas siguen creciendo