Citroën define su estrategia: una gama C más tecnológica frente a los DS más premium, cuyas ventas siguen creciendo

 |  @davidvillarreal  | 

Citroën atraviesa un momento clave para definir su estrategia de cara a los próximos años. Ya sabemos que el Grupo PSA necesita replantearse su jerarquía de marcas y productos para evitar el peor de los males de cualquier empresa, la canibalización, o en otras palabras, que diferentes productos de la casas comiencen a robarse ventas unos a otros. Citroën apostó por su línea DS para diferenciarse, pero incluso en ese panorama con aspiraciones premium Peugeot también ha ganado terreno con nuevos modelos, líneas más distinguidas o incluso más deportivas como el nuevo 208 GTI.

Según la dirección de Citroën en España y Portugal “la línea DS crecerá y la línea C seguirá apostando por la relación entre calidad y precio con un enfoque más tecnológico y un diseño fresco y creativo“. Dicho lo cual, entendemos que el nuevo Citroën C4 Picasso será uno de los mayores exponentes del cambio que se avecina a la línea C. Entre las claves del nuevo monovolumen ya mencionamos que, aún conservando su carrocería con forma ovoide cuenta con rasgos muy modernos, y que la plataforma EMP2 y los sistemas multimedia a bordo han permitido el mayor salto cualitativo de la saga Picasso.

Los DS ya suponen una parte importante de las ventas de Citroën

Los DS ya representan una parte importante de las ventas de Citroën y esa cifra aumentará mucho más en los próximos años con la llegada de nuevos productos y la irrupción de China como el mercado más importante de la gama DS.

¿Y en qué lugar quedan los DS de Citroën? Según la marca francesa los DS ya tienen bastante peso en su distribución de ventas. En Europa han llegado a copar el 18% de las ventas de Citroën y en España la cifra es ligeramente mejor, con un 11%. Está claro que Francia sigue siendo un fortín para Citroën y que los DS habrían sido profetas en su tierra, aunque quizás no tanto para robar ventas a los tradicionales fabricantes premium alemanes (en su presentación el DS5 se mostró como alternativa a berlinas alemanas de tipo Audi A4).

El efecto más interesante y beneficioso de los DS en Citroën pasaría por el mayor margen de beneficios que deja cada venta de un DS respecto a cualquier otro C del mismo tamaño. Si al menos has conseguido que un cliente opte por un DS frente al C equivalente, pagando también una cantidad muy superior, ya tienes una gran victoria. En España las ventas ganan importancia en orden decreciente de segmentos, es decir, el más vendido es el DS3, seguido del DS4 y muy de cerca del DS5.

Pero la reflexión más interesante que debemos hacer es que la gama DS de Citroën no ha tocado techo. En los próximos años llegarán nuevos modelos, incluidos posiblemente un gran SUV y una berlina, y según las expectativas de los franceses, China pasará a convertirse en el mercado más importante para los DS de Citroën.

Fuente: Citroën
En Diariomotor: ¿Necesita PSA una nueva jerarquía para Citroën y Peugeot? ¿A qué precio? | ¿Dónde queda Citroën frente a una Peugeot más premium y prestacional?

Lee a continuación: Citroën Méhari: 45 años del todoterreno de Mayo del 68

  • Smat

    Sigo sin ver claro el desdoblamiento de citroen en C y DS, una marca como citroen no puede descuidar los C pues son la base de se negocio, pero dotar a éstos de mayor tecnología deja poco margen de diferenciación (más allá de lo puramente estético) a los DS, a demás por el momento los DS comparten base y motores con modelos más asequibles, por lo tanto no acabo de ver de donde les viene su superior estatus.

    Por otra parte entiendo que los DS son aún un experimento (de momento no van mal), y si funcionan podríamos acabar viendo una marca diferenciada presente en segmentos donde citroen no entra, pero por el momento y en mi siempre humilde opinión, un D43 no es más que un C3 de 3 puestas, sí más bonito y con supensiones más firmes, pero al final incluso comparte interior, al DS4 yo no le acabo de encotrar la gracia pues me parece un C4 más alto con una trasera distinta y menos práctico, y la verdad, ni siquiera le veo más bonito, el DS5 al menos es un producto diferenciado y específico, con una línea extravagante pero exclusiva y un interior espectacular, pero sin embargo, tiene un chasis inferior al de el “humilde” C5 y carece de la suspensión neumática emblema de los modelos superiores de la marca…en definitiva, si se asientan, tal vez acabe saliendo algo interesante de aquí pero por el momento más les vales mantener bien competitiva su gama tradicional.

  • ADN

    Si quieren ir por el buen camino, DS tiene que ser una marca, y no solo una linea.

  • Pingback: Citroën C3 2013, presentación y prueba en Madrid: ¿qué hay de nuevo en este francés?()