¿Necesita PSA una nueva jerarquía para Citroën y Peugeot? ¿A qué precio?

 |  @davidvillarreal  | 

Recientemente nos llegaba una pista de un lector acerca de un rumor que ya se está comentando en los medios franceses y que no sería más preocupante o importante hasta que no se confirmase oficialmente mediante un comunicado del Grupo PSA. Hablamos de la necesidad de PSA de establecer una nueva jerarquía de sus productos y acabar con la “canibalización” de las ventas existente entre Citroën y Peugeot. También hablamos del nuevo panorama que se presenta con el desarrollo conjunto de cuatro plataformas entre PSA y Opel.

Hablamos del peligro latente y real de la competencia interna entre modelos, pero también de arriesgadas maniobras y el cambio de rumbo de una marca, y remedios más peligrosos que la propia enfermedad. Según apuntaba el diario francés Les Echos y en declaraciones de Frédéric Banzec, Director General de Citroën, la marca de los chevrones podría apostar por un posicionamiento mucho más modesto que no interfiera en los intereses comerciales de Peugeot, ni tampoco de la gama de modelos DS de Citroën.

El éxito del automóvil asequible

El C-Elysée es un buen ejemplo de automóvil adaptado a los tiempos que vivimos, aunque no sea la ideal a este lado de Europa.

Entendemos que el panorama actual requiere de productos asequibles y competitivos, el nuevo Citroën C-Elysée es el ejemplo perfecto de esta nueva visión de un mercado continental en el que modelos como el Dacia Sandero son todo un éxito, y España ya se ha contagiado de esta vorágine del turismo económico. En 2014 se lanzará también el nuevo Citroën C1, un modelo de acceso del segmento A que seguirá siendo el más económico de Citroën. Al cliente le importa cada vez menos que se ahorre en términos de calidad si se ofrece un precio muy asequible y un equipamiento acorde con un coche moderno.

A favor de ese nuevo posicionamiento para Citroën habría que decir que se hace imprescindible una mayor diferenciación de la gama generalista y la gama “premium” DS, especialmente en casos como el del Citroën DS4 y no tanto en los DS3 y DS5 que realmente no cuentan con un verdadero rival cercano en la gama C.

Llegados hasta este punto también merece la pena en análisis del difícil camino del retorno del 2CV que nos ofrecía nuestro compañero Luis Miguel Ortego en su columna dominical. El clásico 2CV sería probablemente – salvando grandes diferencias socioeconómicas – el mejor ejemplo del concepto de turismo asequible que ha ido evolucionando y cambiando sus pretensiones hasta lo que conocemos hoy como el coche de bajo coste.

Citroën no puede perder el rumbo ni sus estándares de calidad

Es cierto que C4 y DS4 necesitan una mayor diferenciación, pero no a cualquier precio.

Es cierto que Citroën puede ofrecer productos económicos y por esa misma razón especialmente competitivos, como una berlina o un turismo del segmento A. Pero su verdadera competitividad y la preservación de la imagen que ha acompañado a esta marca desde tiempos inmemoriales no podría lograrse sin mantener el estándar de los últimos años en dos modelos clave, el Citroën C3 y el Citroën C4. Recordemos que estamos hablando de dos de los best seller de Citroën, que en muchos países de Europa siguen encabezando las listas de los más vendidos.

Por muy económico que fuera ese sucesor de los C3 y los C4 seguiría sin entenderse que se alejase del concepto que han seguido durante los últimos años, en una posición racional y equilibrada frente a rivales como Renault Clio y Mégane o Ford Fiesta y Focus, también frente a Volkswagen Golf, que en muchos aspectos se ha considerado la referencia del segmento C durante todo este tiempo.

Sinceramente es agradable contar con coches muy prácticos y económicos como el C-Elysée, pero no si eso supone renunciar a productos de calidad, como hasta ahora.

Peugeot ya ha dado un verdadero salto en la calidad de sus productos

La evolución de Peugeot en los últimos años ha sido muy importante. Los resultados se aprecian ya en modelos como el 208 o el 508.

Por otro lado tenemos el caso de Peugeot, una marca que sinceramente nos ha mostrado una evolución muy positiva en los últimos años. A mi parecer los casos más notables del salto de calidad son los que se han apreciado en los modelos Peugeot 208 y Peugeot 508. A mi parecer ambos han conseguido demostrarnos que Peugeot tiene suficiente potencial para desarrollar productos que se sitúen en una posición casi referencial, o muy cercana a las verdaderas referencias, del mercado.

Además, mediante ediciones especiales y premium-chic, en el caso del 208, y mediante alternativas híbridas o camperas-híbridas como en el caso del 508, han buscado seducir al cliente que busca un modelo más distinguido. Por no hablar del Peugeot 2008, que apunta maneras y que será uno de los verdaderos bombazos de este año.

Definitivamente tanto Citroën como Peugeot necesitan definir su línea y tanto los DS como las ediciones especiales de Peugeot parecen bien encaminadas a ofrecer algo diferente y acabar con esa competencia interna existente. Pero sinceramente no creo que una reducción en los estándares de calidad para Citroën tenga sentido, incluso teniendo en cuenta que pudiera mantenerse una buena oferta de equipamiento y un precio inferior al de todos sus rivales.

A modo de resumen, ¿necesita Citroën reducir las pretensiones de su gama C para no interferir en la gama DS y Peugeot? Rotundamente no. ¿Es una buena idea que Citroën complete su gama con productos más económicos no excluyentes de los ya conocidos? Parece que sí, para muestra un botón.

Fuente: Les echos
En Diariomotor: Las 4 plataformas que desarrollarán PSA Peugeot Citroën y Opel, para lanzar modelos comunes a partir de 2016

Lee a continuación: El Peugeot 208 R5 pasa a llamarse T16: rememorando al 205 del Grupo B

  • Patek

    El grupo VAG ya ha demostrado que esto es posible pero el talento comercial de los franceses siempre ha ido por detrás de su creatividad e inventiva. Por poner un ejemplo, vimos su desastrosa política en materia de SUV, demonizándolos durante años cruciales y finalmente subiéndose al carro tarde y con prisas (Mitsubishi o Samsung con diferente parrilla) o cuando pudieron hacerse de oro en los 80 exportando el Renault Espace a EE.UU. y no lo hicieron para que Chrysler sacara el Voyager en sus narices y crease el segmento de más éxito desde la SGM. Dando bandazos, siguiendo de rodillas lo que dictan los memos del dpto. de márketing. PSA necesita una dirección firme capaz de reestructurar las diferentes gamas sin ambigüedades amén de imprimir una imagen de marca imperecedera lo cual contribuye a reforzar la fidelidad del cliente. En todo caso, no perdamos de vista que Francia está en la ruina siguiendo los pasos de España, Italia y Portugal gracias a las políticas sangrantes y fraudulentas de la UE, réplica de la antigua URSS sólo que al servicio de Wall Street.

    http://www.telegraph.co.uk/finance/financialcrisis/9832845/France-totally-bankrupt-says-labour-minister-Michel-Sapin.html

    • Roger

      VAG son muchas marcas, no es comparable al caso de PSA que por mucho que sean el segundo constructor europeo son sólo 2 marcas. Francia es la segunda potencia económica de Europa (por delante de Reino Unido) si cayera Francia no me quiero ni imaginar como estaríamos le resto de países. Ojo, que las marcas Francesas sigen demostrando que en competición no tienen rival, desde siempre, Peugeot, Renault incluso Citroën han ganado casi todo tipo de competiciones desde hace un siglo. (F1, resistencia, todo tipo de rallyes)
      Enfocar a Peugeot como generalista “alta”, Citroën como generalista, con algún producto más low cost incluso, y los DS aguantarlos un tiempo a ver si reflotan creo que es una buena estrategia.

      • Patek

        No hay marca francesa que pueda comparar su pedigrí deportivo con Porsche, aunque en rallies sí han despuntado, sometidos en distintas épocas por Ford o Lancia. Por otra parte no tiene que ver el número de marcas con asignar una identidad bien definida a una marca frente a otra.

      • ADN

        Precisamente PSA són sólo dos marcas, debería ser menos complicado trabajarlas. VAG tiene compitiendo a Skoda y SEAT en el escalón inferior de precios con una muy buena diferenciación de productos, a VW tirándole a los premium y AUDI en el escalón superior (para los mortales). Ni mencionemos a Porsche y a Lamborghini, que si bien son fabricantes de superdeportivos, la alemana ha sabido meterse a otros mercados de manera efectiva, aparte Bentley y Bugatti, muy en lo suyo cada una. Manejan algunos de los vehículos más costosos del mundo y dos marcas generalistas con precios de acceso para el grupo. VAG administra sus marcas como debe ser, diferenciando a las “normales” tanto como es posible, mientras que PSA con la cuarta parte de nombres no sabe que hacer, son como polos iguales en el mismo imán, en vez de complementarse, chocan entre ellas.

    • Protón

      Citroen lo que tendría que hacer es invertir mas en publicidad, esto es su punto fragil, la publicidad hoy en día es fundamental, ejemplo de esto es el grupo VAG que con una política publicitaria fuerte, consigue vender mucho e incluso vender productos de calidad media-baja a precios de mayor calidad. Opino la clave de Citroen pasa por mejorar la publicidad

      • xingular

        Salió el típico comentario quita méritos. Ayyy dios, cuanto tonto de la teoría de la conspiración.

      • Naoto Murayama

        Estoy totalmente de acuerdo. Citroen necesita una mejor publicidad y sobre todo un mejor posicionamiento. En lo que no estoy de acuerdo es en dejar a Citroen como generalista. Deberían dejar a Peugeot como generalista porque tiene monos historia y dejar a Citroen en las gamas altas porque tiene más tradición con carros iconicos de gama alta como el DS y el SM, cosas de las que Peugeor carece. Por el lado de la publicidad, es mucho más fácil posicionar Citroen por su tradición e importancia histórica. Además, si se daja Citroen como generalista y la linea DS como de lujo, se produce una contradicción entre la marca económica y la linea de lujo, lo que no beneficia la imagen de la marca y por ende sus ventas.

  • ADN

    Lo necesitan y pronto. Ambas marcas compiten frontalmente en casi todo segmento y practicamente a igualdad de precios. Salvo la gama DS que apunta a lo premium, y en mi opinión debería relanzarse como una marca, no como una gama. Tienen buenos productos, pero de nada les va a servir si siguen siendo la misma gata pero con la cola retorcida

  • Roger

    En el fondo supongo que a Peugeot le darán un pequeño empujón para situarla ya sin ninguna duda por encima, siguiendo la línea de algunos de sus productos, de momento ya mismo lanzan el 2008 y el 208 GTi, Peugeot siempre ha tenido productos muy interesantes, descapotables desde hace muchísimos años, el 504 coupe, 406 coupe, 405 T16, 205GTi… más recientemente el RCZ, 407 Coupe, 308CC… Citroën tambien pero viendo las cifras de ventas de las dos marcas en todo el mundo y Europa está claro que PSA debe apostar por la marca que más vende que es Peugeot claramente.
    Hacer una gama económica de Citroën y y los DS por otro lado no funcionaría y sería repetir errores: Citroën en los años 70 se fué a la bancarrota por tener productos muy económicos como el 2CV, Dyane etc y por otra parte el SM, le faltaba una gama media que es la que vende. A partir de ahí fué cuando el govierno francés presionó a Peugeot para que la adquiriese y la sacara a flote.
    Yo dejaría a Peugeot en versiones deportivas y algunas versiones más lujosas estilo 508 GT,y coupes, y a Citroën en marca generalista que es cuando mejor pueden vender sus productos. La gama DS sinceramente veo difícil que pueda ser rentable más allá del DS3 viendo las cifras de ventas en las que se maneja en Europa.

  • AB

    No hay duda de que en PSA hay problemas de dirección que, como no puede ser de otra forma, se traducen en problemas económicos que trata de resolver el gobierno francés a base de ayudas.

    Las personas que dirigen las empresas no siempre son las adecuadas a los tiempos que se corren, y por tanto, no dan con la solución de los problemas. Todo se vuelven palos de ciego y parece que en esas estamos…

    La superposición de modelos muy parecidos, con precios muy parecidos, aunque muchos fabricantes lo hagan, parece que no es la mejor solución. En principio debería dar igual que alguien comprara un 508 en vez de un C5 o viceversa, todo queda en casa, pero parece mejor que el abanico de precios sea lo más amplio posible, para captar más clientes, tal como hace VAG con los nuevos A3, Golf y León, básicamente el mismo coche pero con una amplia gama de precios, categoría y, en menor medida, calidad aparente.

    Y es probablemente lo que pretenden hacer en PSA, aunque es más fácil decirlo que hacerlo. Por una parte es muy peligroso dar a una marca histórica y consolidada como Citroën el sello de “coche barato”, porque para que funcione deben ofrecer auténrticos “chollos”, coches simples y de buen precio, pero de gran calidad, de lo contrario, degradarán la marca sin mejorar las ventas. Y tienen además un suelo que no pueden traspasar: No pueden convertir Citroën en una marca “low-cost”.

    Convertir una marca generalista en premium es mucho más dificil todavía: Sería necesario pasar bastantes años dando calidad premium a precio de generalista, o casi, hasta que calen en la mentalidad del personal las ventajas, y de ahí el prestigio, de la marca.

    De lo contrario, el personal seguirá comprando alemán. A partir de 40 mil euros, o de algo menos, muy poquitos van a comprar un Peugeot en vez de un Mercedes o un Audi.

    • AB

      … Y sin olvidar que, hagan lo que hagan, lo tienen que hacer ganando dinero, que es la clave, porque de lo contrario se van a la mierda. Este es el problema.

  • Motor Cabanes

    Citroën ahora estaría aprovechando muy bien la crisis de haber seguido en la linea de los Picasso, Saxo, Xsara, primeros C3, coches a un precio competitivo que con la crisis ahora venderían mucho más que su gama actual.

    En parte estoy deacuerdo con el comentario del compañero, pero es que es mucho más fácil manejar varias marcas muy diferentes que dos: Audi premium, VW (generalista alta) y por debajo Skoda y Seat (generalistas medias o incluso medias bajas) aparte las demás marcas del grupo.
    Fácil tambien el caso de Renault y Dacia, que una es una generalista y otra una low-cost.

    Peugeot tiene que estar por encima, vale lo entiendo, pero tambien deben dejar más claras las diferencias, porque ahora aparte de que unos son un poco más deportivos de enfoque, y los Citroen más cómodos y un pelo más baratos no hay mucha diferencia.

  • Rest

    Lo mismo da, q da lo mismo; el mismo perro con difrente collar etc…En los 90 colaba, había más diferencia entre ambas. Actualmente, x abaratar costes d producción, emplean los mismos materiales diferenciándolas x algún q otro detalle estilístico. La cosa se complica con DS, q presenta un sobreprecio apostando x un toque “chic”a sus vehículos. M resulta insulso su planteamiento comercial y nula diversificación a nivel “perfil d potencial comprador”, vamos, un fraticidio en toda regla.

  • nombre

    psa tiene dos marcas que ofrecen calidad a precios asequibles, y cada cual que elija su marca.

    y eso de jerarquizar entre marcas dándole méritos no ganados a un nombre más importante al final se traduce en pagar mucho por poco coche.

  • ufff, acá se armara un verdadero desastre.. Si Citroën piensa reducir la calidad percibida de los modelos C, la competencia se llevara todas sus ventas. El Golf, y el Megane, por ejemplo tienen una excelente calidad acorde a su precio. Cuidado con experiencias pasadas como lo fue el C6 muy de alta gama para la linea C pero el diseño no convenció mucho. habrá que ver como la marca resuelve eso.

  • Naoto Murayama

    Es un error de mercadeo posicionar a Citroen por debajo de Peugeot porque se produce una contradicción entre la linea DS y la marca que la “hace”, Citroen. Si quieren una linea de lujo como DS, deben posicionar toda la marca Citroen arriba, dejar a Peugeot en los generalistas y abrir una linea de Peugeot low-cost para cubrir todos los segmentos. Por otro lados, es más fácil posicionar a Citroen como “de lujo” que a Peugeot, dada su importancia histórica, tradición y modelos icónicos de gama alta como el SM y el DS. Desde la parte publicitaria, Citroen tiene más historia y se pueden adopát estrategia como la de Mercedes miestras que con Peugeot no.