CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Ferrari

3 MIN

Jay Kay tiene tantos coches que se deshace de su fantástico Ferrari 330 GT Shooting Brake

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 30 Jun 2015
jay-kay-ferrari-330gt-1
jay-kay-ferrari-330gt-1

De mayor quiero ser como Jay Kay. Además de líder de Jamiroquai, es uno de los coleccionistas de coches clásicos con más clase del mundo, y un hombre de negocios con mucho éxito. Al parecer, tiene ya noventa coches en su garaje - quién pudiera tener esa clase de problemas - y necesita espacio para un "nuevo fichaje". Es por ello que se va a deshacer de su Ferrari 330 GT Shooting Brake. Este ejemplar único carrozado por Vignale fue el último coche creado por Fredo Vignale antes de su muerte, en el año 1967.

De mayor quiero ser como Jay Kay. Su colección de coches tiene unos 90 vehículos.

Es desde luego un coche muy peculiar. Aunque retiene el chasis y propulsor del elegante Ferrari 330 GT en el que se basa, toda su carrocería es completamente artesanal. Y me encanta. Mirad el frontal, que grita psicodelia por sus cuatro costados, ¿por qué sino estarían sus cuatro ópticas tras rejillas? Una solución poco práctica que permite que el frontal sea mucho más estilizado. Suaves líneas continúan su camino hasta el pilar B. En lugar de un portón trasero elegante, ahí nos encontramos con la verdadera locura.

Un espacio de carga digno de un coche fúnebre, en configuración puramente shooting brake. Cuando el concepto de shooting brake no se había desvirtuado, y aún representaba una mezcla directa entre coupé y familiar. Su gran superficie acristalada se enmarca en un color diferente, un dorado que contrasta con el curioso color verde del resto de la carrocería de este Ferrari. Recordemos que Jay Kay es el orgulloso propietario de un LaFerrari en color verde rabioso, posiblemente el único en existencia en todo el mundo.

Este Ferrari 330 GT Shooting Brake es un ejemplar único carrozado por Vignale.

Las mismas ópticas sesenteras se replican en su parte trasera, de aspecto indudablemente sesentero. En su interior hay sitio para cuatro personas y quizá un par de cadáveres en el enorme maletero. Bajo el capó late un motor V12 de cuatro litros que desarrollaba 305 CV, asociado a una caja de cambios manual de cinco relaciones. Mucha potencia para su época. Es un coche con mucha clase que será vendido no por poco dinero, y posiblemente reemplazado por una máquina aún más exclusiva. ¿Qué será, será?

8
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: autoevolution En Diariomotor: Jay Kay se hace con un ejemplar único: Ferrari 330 GT Shooting Brake | ¿Quién dijo que un Ferrari LaFerrari tiene que ser rojo? Jamiroquai se lo lleva en verde